Perú, la última escala de Obama como presidente

FOTO AP

FOTO AP

Donald Trump terminó menguando la despedida del actual presidente de E.U., Barack Obama, en su último viaje a Lima, Perú, como jefe de Estado.
El tono de la agenda planteada para el foro anual de la Cooperación Asia Pacífico, desde hoy en la capital peruana, buscaba revivir el casi extinto Acuerdo Transpacífico y generar resultados de los encuentros entre el presidente de Estados Unidos y sus homólogos de China, Xi Jinping, y de Rusia, Vladimir Putin.
No obstante, la inesperada victoria electoral del magnate, hostil a los acuerdos de libre comercio, cambia el panorama.
Según Miguel Martínez, internacionalista de la Universidad Externado, Obama será blanco de cuestionamientos sobre la transición de un Estados Unidos demócrata a uno en manos de Trump. Entre las dudas están qué impacto tendrá ese suceso sobre la política comercial, sobre el control de la inmigración irregular y sobre el Acuerdo Global contra el Cambio Climático, que la potencia firmó y ratificó, pero con el que el empresario newyorkino está en desacuerdo.
¿Oportunidad con Putin?
Cuando Obama asumió, prometió reconfigurar las relaciones con Rusia. Sin embargo, en los últimos 8 años, los conflictos en Ucrania y Siria los llevaron a niveles de hostilidad nunca registrados desde la Guerra Fría.
De acuerdo con Pamela Urrutia, investigadora de la Escuela de Cultura de Paz de la Universidad Autónoma de Barcelona, la suspensión de contactos entre los dos países no ha hecho más que evidenciar las tensiones y desconfianzas entre esas potencias y escenificar el crónico bloqueo diplomático frente a la guerra en Siria.
“El cese el fuego que se prometieron los dos en Alepo transcurrió de manera accidentada tan solo unos días y desde entonces la situación no ha hecho más que empeorar”, anota la experta, y añade que el nuevo escenario hace aún más complicado reeditar un cese el fuego, indispensable para el acceso de ayuda a la población.
Por eso, aunque no está programada una última reunión entre Washington y Moscú, la esperanza estaba puesta en Lima, en el último encuentro entre los dos líderes.
Sin embargo, la cercanía de Trump con Putin y las declaraciones de los mandatarios alejan cada vez más la posibilidad.
Mientras Yuri Ushakov, asesor del presidente ruso, decía a medios de comunicación que “la administración saliente (la de Obama) lo hace todo para acorralar nuestras relaciones bilaterales”, Obama, en rueda de prensa en Berlín con la canciller alemana, Angela Merkel, no solo le dio respaldo para buscar un cuarto mandato y convertirse en la nueva líder del bloque occidental, sino que alertó sobre Rusia y Trump.
El presidente de E. U. insistió en que las sanciones contra Moscú por la anexión de Crimea desde Ucrania deben continuar, en que ese país deberá responder por ciberataques que influyeron en la carrera presidencial de Hillary Clinton y pidió que “el presidente electo (Trump) esté dispuesto a hacerle frente a Rusia cuando se distancien de nuestros valores”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.