Jurado federal encuentra culpable a tres integrantes de La Rompe ONU

7sA2D7SaDArodriguez_velez_rosa_emilia-300x202SAN JUAN – La fiscal federal Rosa Emilia Rodríguez informó el jueves, que, después de un juicio de 17 días, un jurado encontró a tres miembros de la organización de tráfico de drogas conocida como La Rompe ONU culpable de cargos de tráfico de drogas y asesinato.

Explicó que, el jurado encontró acusados Rubén Cotto Andino, también conocido como “Rubén El Negro”, José Resto Figueroa, también conocido como “Tego”, y Carlos Velázquez Fontánez culpables de violar la Ley de Testaferrato y Organizaciones Corruptas (RICO), conspiración para poseer con intención de distribuir sustancias controladas, portando armas de fuego durante y en relación con un delito de tráfico de drogas, tiroteo homicidios y delitos con armas de fuego relacionadas.

“La banda Rompe ONU dictaminó ciertos barrios en San Juan, la difusión de la violencia y el miedo en sus comunidades”, dijo Rosa Emilia Rodríguez Vélez, fiscal federal para el Distrito de Puerto Rico en declaraciones escritas.

Detalló que Rubén Cotto Andino fue un líder de La Rompe ONU y supervisó las actividades de tráfico de drogas de la organización en Jardines de Cupey y Brisas de Cupey. José Resto Figueroa, un matón de la organización, fue encontrado culpable de participar en un tiroteo que se produjo el 28 de agosto de 2012, en la que ejecutores de La Rompe ONU dispararon y mataron a Luis Ojeda Andino, también conocido como “Pollo”, Luis Velázquez Aquino, también conocido como “Urraca”, y José Ayala García. Estos asesinatos son conocidos como “La masacre de Jardines de Cupey”.

Además, Carlos Velázquez Fontánez, un agente de la Policía Municipal de San Juan, que suministra los miembros de La Rompe ONU con municiones y se dedican al tráfico de drogas, también fue encontrado culpable de un tiroteo asesinato. Es decir, que participó en un tiroteo el 25 de junio de 2011, durante el cual ejecutores de La Rompe ONU dispararon y mataron a Edwin Díaz Cruz, Hervin Valcárcel Martínez, alias “Prieto”, Javier Catala-Bermúdez, y Orlando Meléndez Villegas. Estos asesinatos son conocidos como la “Masacre de Tortuguero.”

Durante el juicio, el gobierno presentó el testimonio de testigos colaboradores, agentes del orden, los técnicos de la ciencia forense, expertos y pruebas físicas, tales como armas de fuego, municiones y narcóticos incautados, lo que demostró que los acusados eran culpables más allá de una duda razonable.

Los fiscales federales adjuntos Alberto López Rocafort y Victor Acevedo Hernández estaban a cargo del procesamiento del caso. Los acusados se enfrentan a penas de hasta cadena perpetua.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.