Investigación de la tragedia en Colombia: el avión pudo haberse quedado sin combustible

El que los restos de la aeronave no se hayan carbonizado está llevando a los investigadores a considerar la falta de carburante como uno de los factores que contribuyen a la caída.

El que los restos de la aeronave no se hayan carbonizado está llevando a los investigadores a considerar la falta de carburante como uno de los factores que contribuyen a la caída.

(CNN) – Mientras los funcionarios de seguridad aérea comienzan su investigación sobre el mortal accidente mortal del vuelo 2933 de LAMIA cerca de Medellín, Colombia, el lugar de descanso final de los restos del avión pueden ser una pista fundamental para determinar por qué se estrelló.

El accidente causó la muerte al menos a 71 personas durante un vuelo a Medellín, incluidos miembros del equipo de fútbol brasileño Chapecoense, que se disponían a disputar la final de la Copa Sudamericana. Al menos tres jugadores, dos miembros de la tripulación y un periodista sobrevivieron, dijeron las autoridades colombianas.

El que los restos del British Aerospace Avro RJ85 no se hayan carbonizado está llevando a los investigadores a considerar la falta de carburante como uno de los factores que contribuyen a la caída, dijo una persona familiarizada con la investigación preliminar.

La falta de carburante puede estar causada por una serie de factores, incluyendo una fuga de combustible, el congelamiento interno, el fallo de las bombas de combustible o medidores, o un error de la tripulación.

Alfredo Bocanegra, director de la Autoridad de Aviación Civil de Colombia, dijo que a pesar de que una investigación preliminar indicó que un problema eléctrico, la posibilidad de que el avión se quedara sin combustible no se ha descartado, informó la filial italiana de CNN, ANSA. Sin embargo, Bocanegra dijo que los investigadores tendrían que determinar por qué el avión no tenía suficiente combustible, ya que estaba a solo 8 kilómetros de distancia del aeropuerto.

La Autoridad de Aviación Civil de Colombia se negó a hacer más comentarios sobre los detalles técnicos. Fotos publicadas por autoridades de Aviación Civil mostraron escombros del cuatrimotor Avro RJ85 esparcidos por una colina, sin carbonización aparente.

“Sabemos que no hubo fuego cuando el avión impactó contra el terreno, lo que puede ser una de las razones por las que hay supervivientes de esta terrible tragedia”, dijo Geoffrey Thomas, editor en jefe de Airlineratings.com.

Tal patrón en investigaciones anteriores sugirió que quedaba poco o nada de combustible en el avión.

La falta del combustible es “muy, muy rara en la aviación comercial, porque hay muchos controles y equilibrios para asegurar que se tiene suficiente combustible a bordo”, dijo Grant Brophy, un investigador de seguridad aérea.

Brophy advirtió en contra de sacar conclusiones apresuradas a partir de fotografías de la escena.

Los investigadores tendrán que reconstruir las últimas horas del vuelo utilizando los datos de las cajas negras, así como los registros de mantenimiento y fabricación. Las cajas negras se recuperaron el martes temprano y estaban en excelente estado, de acuerdo con funcionarios de la aviación en Colombia.

El vuelo despegó del aeropuerto internacional Viru Viru, en Santa Cruz, Bolivia, a las 6:18 pm, hora local, según el controlador aéreo Manuel Palamas.

Los informes indicaron que la tripulación comunicó al control del tráfico aéreo un problema con el sistema eléctrico del avión.

Expertos del Reino Unido, donde se fabricó el avión, se están desplazando al lugar del accidente para ayudar a las autoridades colombianas en la investigación.

La serie Avro fueron en el pasado un pilar de las operaciones regionales de pequeñas aerolíneas estadounidenses y europeas, pero se sustituyeron en favor de los más eficientes aviones bimotores. E

De acuerdo con un informe de julio de 2016 de Boeing, la familia Avro ha sufrido 14 accidentes en los que el avión resultó en pérdida total, incluyendo siete con víctimas mortales.

El accidente del lunes empaña lo que ha sido un año ejemplar en cuanto a seguridad aérea. Las muertes debidas a accidentes aéreos en 2016 están a menos de la mitad del promedio de 10 años.

Deje un comentario