Clinton y Trump hacen sus últimos llamados en los estados cruciales

clinton-trump(CNN) – En un dramático día final de la campaña más fea de la historia moderna, los candidatos -así como el presidente Barack Obama y la primera dama Michelle Obama- llevaron a cabo casi dos docenas de mítines, persiguiéndose entre sí en los estados indecisos, con desesperados llamados a los votantes.

Clinton y Trump entran en el día de las elecciones con posibilidades de llegar a la Casa Blanca, pero Clinton tiene más opciones de asegurar los 270 votos electorales necesarios para ganar la presidencia.

Tal vez reflejando optimismo, Clinton subrayó la unidad nacional en sus apariciones de cierre, mientras que Trump volvió a sus afirmaciones de que el sistema político y los medios de comunicación habían actuado contra él.

La ex secretaria de Estado culminó su campaña con un acto con el presidente Obama, quien la presentó en un discurso de firme apoyo y también de despedida conmovedora de la política.

“Ahora tenemos la oportunidad de elegir el 45 presidente que construirá nuestro progreso, que terminará el trabajo… que es inteligente, que es estable y que lo ha probado”, dijo Obama.”Ella va a trabajar, ella se va a entregar. Ella no solo tuiteará”.

“¡Vamos a mostrar mañana que no habrá ninguna duda sobre el resultado de esta elección!” dijo Clinton.

Michelle Obama, que ha usado su popularidad para convertirse en quizás la más potente baza de Clinton, pidió a los demócratas ir en masa a votar el martes para evitar que Trump se convierta en presidente.

“Esta elección está en nosotros. Está en nuestras manos”, dijo. “Si salimos y votamos mañana, Hillary Clinton ganará”.

“La cara de fracaso”

Trump, por su parte, presentado a sí mismo como el rostro del cambio para los estadounidenses quienes, dijo, habían sido abandonados por un sistema político corrupto.

“Hillary es la cara del fracaso. Ella es la cara del fracaso”, dijo Trump, criticando el servicio político de Clinton como secretaria de Estado.

El candidato republicano afirmó, en desafío a las encuestas que muestran a Clinton medio punto por encima, que estaba empatado con su rival en Pensilvania, un estado crucial para la demócrata.

“Dicen que estamos empatados en Pennsylvania. Yo no lo creo. Creo que los vamos a apagar mañana”, dijo Trump en un acto en Scranton, una de las partes más reñidas del estado.

El último resumen de encuestas de CNN da a Clinton una ventaja de cuatro puntos sobre Trump, de 46% a 42%. En la mayoría de los estados clave que decidirán, la carrera está apretada. Pero si Clinton gana en la mayoría de los estados que han votado demócrata en las elecciones recientes y añade a lo sumo un par de estados indecisos, probablemente gane la elección.

Pero los demócratas están preocupados por la fuerza de Trump en el Medio Oeste, sobre todo en Michigan, que no ha votado por los republicanos desde 1988. Trump ha dado un fuerte empuje en medio de las cerradas encuestas.

Margen de error

Trump tiene poco margen de error.

Tendrá que ganar Ohio, Carolina del Norte y Florida, donde está en una contienda muy reñida con Clinton, para tener la oportunidad de hacer una carrera casi perfecta a través de los restantes estados indecisos que necesita para lograr la presidencia.

Los demócratas están especialmente alentados por indicaciones de un aumento de los votantes hispanos en la votación temprana en Florida y Nevada. Pero también hay señales de advertencia a Clinton, con una proporción no tan grande de afroamericanos en el voto temprano como lo fue para el presidente Barack Obama en 2008 y 2012.

El mapa electoral más reciente de CNN proyecta que Clinton ganará 268 votos electorales en los estados que son sólidamente azules o apuntan en esa dirección. Trump tiene 204 votos de los estados que están sólidamente con su partido o se inclinan hacia él. Un candidato necesita 270 votos para ganar la Casa Blanca.

En el último resumen de encuestas de CNN en los estados indecisos, Clinton lo supera por un 45% frente al 43% en Carolina del Norte, mientras que están empatados con el 45% en Florida y la demócrata lo supera en cinco puntos en Pensilvania, un estado que Trump espera convertir en rojo.

En New Hampshire, donde la carrera se apretó en la última semana, Clinton sigue liderando con un 44% frente a un 41%. New Hampshire tiene solamente cuatro votos electorales, pero el camino de Trump hasta los 270 es tan difícil que los votos de los estados más pequeños todavía podrían ser cruciales para él.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.