AGP se niega a enmendar el Plan Fiscal

AGPSAN JUAN  – El gobernador Alejandro García Padilla dijo el lunes que no enmendarán el Plan Fiscal para incluir medidas de austeridad, luego que la Junta de Control Fiscal rechazara el mismo.

“Le informo al pueblo de Puerto Rico, que una vez se reciba la notificación por escrito solicitando cambios en el Plan Fiscal, les estaremos notificando que el plan no será enmendado para añadir austeridad. No es lo correcto y no es necesario. Lo sugerido por la Junta, inevitablemente, sometería nuestra economía a un espiral descendente o ‘death spiral’ económico. Eso sería el regreso a las políticas de depresión”, dijo García Padilla en declaraciones escritas.

La determinación de García Padilla ocurre luego que la Junta de Control Fiscal le pidiera que incluyeran recortes de cerca de 1,600 millones de dólares en el plan. En caso que el organismo establezca una orden distinta, entonces el gobernador entrante, Ricardo Rosselló Nevares tendrá que trabajar un plan.

“No conozco las razones de la Junta para rechazar el plan, pues no han cumplido con la notificación escrita que requiere la ley. Lo expresado a los medios de comunicación indica que requerirán un agresivo plan de recortes de gastos, con la consecuencia inevitable de despidos de empleados para la reducción del tamaño del gobierno y el pago de la deuda hasta donde los acreedores estén dispuestos a reducirla. Algunos, de hecho, sugieren que la solución a los préstamos es más préstamos. Discrepo”, agregó.

El mandatario señaló que el pasado 14 de octubre presentaron a la Junta de Control Fiscal -dentro del término establecido- el plan de recuperación financiero que, según dijo, presenta un curso de acción, específico y claro, de implantación de medidas de eficiencia, aumento de captación y estabilidad fiscal.

“El plan logrará las metas trazadas en una década, sin necesidad de contemplar despidos de empleados públicos ni reducción en los servicios esenciales. A su vez, protege la Universidad de Puerto Rico y a los pensionados. Por supuesto, parte de la premisa de que futuros gobiernos continuarán siendo responsables fiscalmente, y pone presión al gobierno federal, quien, derogando la sección 936, inició la crisis. En el Congreso hay receptividad, pero como cualquier cuerpo político, es susceptible a razones y a presiones. Tenemos razón en nuestro reclamo; corresponde reclamar y presionar”, afirmó.

Asimismo, el gobernador, quien viajó a España, dijo que el sistema de salud está integrado al federal pero se nos imponen las regulaciones sin proveer las ayudas; la Junta tiene que advertir esa injusticia ante el Congreso. De otro lado, mencionó que la acreditabilidad de la Ley 154 representa una cuarta parte de los ingresos y que no es sensato pedir un Plan Fiscal sin la continuidad de esos ingresos.

“Además, es economía básica que reducir la base tributaria con políticas recesionarias como despidos, recortes a las pensiones y limitar las fuentes de competitividad del país, como la UPR, es contraproducente a mediano y largo plazo. Así lo evidenciaron la Ley 7 de 2009 y las políticas anti-universitarias del 2009 al 2012”, sostuvo el ejecutivo.

García Padilla manifestó que para poder levantar la economía invirtiendo en ella y evitar que el gobierno se quede sin dinero, la Junta tiene a su disposición el Título 3 de la Ley PROMESA. “No deben temer, es más, no deben dudar en utilizarlo. Es una herramienta que protegerá al pueblo, y proteger al pueblo es la función principal de la democracia”, expresó.

“Mientras sea el gobernador de Puerto Rico, me opondré a cualquier intento de viabilizar medidas, como por ejemplo, el despido de empleados públicos, la reducción de las pensiones de nuestros retirados y la desprotección de la UPR”, finalizó el mandatario.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.