Rusia y EE.UU. van más allá de la Guerra Fría y entran en un “peligroso” enfrentamiento

putin-obama(CNN) – No es una nueva Guerra Fría. Es un conflicto abierto.

Las relaciones entre Estados Unidos y Rusia se han deteriorado drásticamente en medio de un aluvión de acusaciones y desacuerdos, que van desde las operaciones militares en Siria, las disputas sobre la independencia de Europa del Este y la escalada de violaciones cibernéticas.

“Este es un conflicto, no debe haber ninguna duda”, dijo Matthew Rojansky, director del Instituto Kennan en el Wilson Center, sobre la confrontación entre Estados Unidos y Rusia.

El martes, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo que EE.UU. estaba considerando una “gama” de respuestas “proporcionales” al supuesto hackeo ruso de grupos políticos estadounidenses. Washington acusó directamente al Kremlin de los ataques cibernéticos en los sistemas electorales el pasado viernes.

La acusación tuvo lugar después de que las conversaciones sobre un alto el fuego en Siria se rompieran y de que funcionarios estadounidenses sugirieran que Rusia ser investigado por crímenes de guerra en la sitiada ciudad de Aleppo.

Moscú ha negado rotundamente que se esté entrometiendo en la elección presidencial de Estados Unidos. En una entrevista esta semana con Christiane Amanpour, de CNN, el canciller ruso, Sergei Lavrov, dijo que esa era una acusación sin fundamento.

“Es halagador, por supuesto, obtener este tipo de atención para una potencia regional, como el presidente Obama nos llamó hace algún tiempo… No hemos visto un solo hecho, una sola prueba”, dijo Lavrov.

La candidata presidencial demócrata Hillary Clinton ha señalado los hackeos a su campaña como prueba de que Rusia apoya a su oponente republicano, Donald Trump. En un foro de inversión en Moscú el miércoles, el presidente ruso, Vladimir Putin, lo rechazó.

“Hubo toda una histeria sobre ser de interés para Rusia, pero no hay nada en el interés de Rusia”, dijo Putin.

“Toda la histeria tiene como objetivo hacer que Estados Unidos se olvide de la manipulación de la opinión pública”, añadió. “Nadie está hablando de eso, todo el mundo quiere saber quién hizo eso, lo importante es lo que está dentro y de lo que trata la información”.

Mientras tanto, Moscú dejó abruptamente un pacto de seguridad nuclear, citando una agresión de Estados Unidos, y trasladó misiles con capacidad nuclear al borde del territorio de la OTAN en Europa. Sus responsables han planteado abiertamente el posible uso de armas nucleares.

La fricción entre Moscú y Washington -según muchos análisis la mayor desde la caída del muro de Berlín- llevó a Gorbachov, el último líder de la Unión Soviética, a hacer un llamado el lunes para el diálogo y la distensión.

“Creo que el mundo ha llegado a un punto peligroso”, advirtió Gorbachov, según la Agencia France Presse.

“Esto tiene que parar. Necesitamos renovar el diálogo”, dijo Gorbachov, al comentar la decisión de Estados Unidos de suspender las conversaciones sobre Siria.

“De hecho, no es una Guerra Fría”, dijo Igor Zevelev, exdirector de la oficina en Rusia de la Fundación MacArthur. “Es una situación mucho más peligrosa e impredecible.”

Es poco probable que las tensiones mengüen en el corto plazo, con la posibilidad muy real de desarrollar un “ojo por ojo” dinámico n un momento en que los canales de comunicación entre las dos capitales se han reducido.

Un diplomático occidental dijo que los enfrentamientos anteriores entre Occidente y Rusia siguieron un patrón típico de una escalada lenta y un entendimiento mutuo de ambas partes cuando llegó el momento de parar.

Con las acciones de Rusia en Siria, su decisión de poner misiles con capacidad nuclear a las puertas de la OTAN y sus ataques cibernéticos, dijo el diplomático, “tienes la impresión de que se va al extremo”.

“Este no es el equilibrio estratégico que conocíamos. Es inusual y peligroso”, agregó.

Los incidentes recientes incluyen el acoso a diplomáticos estadounidenses en Moscú y las denuncias rusas de que sus funcionarios del servicio exterior están agobiados en EE.UU., las varias ocasiones en el último año en que aviones de combate y buques de guerra rusos han pasado cerca de buques estadounidenses y la violación por parte de Moscú en 2014 de un tratado de seguridad por la prueba de un misil de crucero lanzado desde tierra. La lista continua.

“La calidad de las relaciones entre nosotros es sin duda el punto más bajo desde la Guerra Fría”, dijo el embajador de Rusia en Estados Unidos, Sergey Kislyak. “El riesgo de errores de cálculo se ha incrementado”, especialmente con las fuerzas de la OTAN “siendo desplegadas al lado de nuestras fronteras”, dijo Kislyak en un discurso en la Universidad Johns Hopkins School of Advanced International Studies.

El embajador dijo que “los canales normales de comunicación están congelados” entre EE.UU. y Rusia. “Vemos a Estados Unidos tomando medidas hostiles hacia Rusia, incluidas las sanciones, hay llamados para aislar a Rusia”, dijo.

Lavrov dijo a los entrevistadores de Canal Uno de Rusia que Moscú se había retirado del pacto de seguridad nuclear de plutonio, el 3 de octubre, debido a las “agresivas tendencias anti-Rusia en la base de la política de Estados Unidos”.

Se refirió a los despliegues de la OTAN de infraestructura y misiles como ejemplos de “medidas agresivas que pueden afectar a nuestra seguridad nacional”.

A la luz de las tensiones, Gorbachov instó a un “retorno a las principales prioridades” entre Rusia y EE.UU.

“Estos son el desarme nuclear, la lucha contra el terrorismo, la prevención de un desastre ambiental”, enumeró.

Sin embargo, cambiar a corto plazo es poco probable. Putin ha consolidado su control sobre el Parlamento y parece que va a ser reelegido en los próximos 18 meses.

Él tiene una trayectoria espinosa con Clinton, a quien acusó de instigar en diciembre de 2011 manifestaciones contra él mientras era secretaria de Estado.

Por su parte, Trump ha elogiado repetidamente a Putin, restando importancia a las acciones rusas en Siria y a los presuntos ataques cibernéticos.

“Creo que sería muy bueno llevarnos bien con Rusia”, dijo Trump en el segundo debate presidencial el pasado domingo.

Independientemente de quien habite próximamente la Casa Blanca, Putin no es susceptible de alterar el curso de las cosas. La alineación de Rusia con Siria y la lucha contra EE.UU. en el Consejo de Seguridad de la ONU le sirven al líder ruso en casa.

“Se podría pensar ‘¿por qué está preocupado?’, pero claramente hay preocupación en algún nivel” en el lado de Putin sobre las próximas elecciones presidenciales “y esto apuntala su popularidad”, dijo Angela Stent, directora del Centro de Estudios de Eurasia, Rusia y Europa del Este en la Universidad de Georgetown.

También distrae a los rusos de la economía, que según el Grupo Eurasia, entre otros analistas, tiene una perspectiva negativa a largo plazo.

“Es útil tener a un enemigo si las personas están sintiendo el impacto económico”, dijo Stent.

Hay elementos globales en la estrategia del líder ruso que también son una señal de las continuas tensiones. Putin está “impulsado por grandes ideas sobre el papel de Rusia en el mundo”, dijo Zevelev. Quiere limitar el papel de liderazgo mundial de Estados Unidos, frenar lo que él ve como una inclinación estadounidense para el “cambio de régimen”, y demostrar que Rusia también puede utilizar la fuerza militar para alcanzar objetivos de política exterior.

“Putin quiere hacer valer a Rusia como potencia global con grandes ambiciones”, dijo Zevelev, “y con el fin de demostrar que Moscú tiene que algo que hacer en la arena mundial de vez en cuando”.

“Este es el momento más peligroso desde ya no sé cuándo”, dijo Stent, de la Universidad de Georgetown, quien añadió que los próximos meses, antes de que el nuevo presidente de Estados Unidos asuma el cargo, estarán probablemente lleno de acontecimientos.

“Rusia entiende que tiene un par de meses hasta enero, y por qué no tomar ventaja de eso”, dijo.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.