Nos escriben

Consejería grupal para adictos a sustancias                   

Por: Larry W. Pérez Rodríguez.

Estudiante de Maestría en Consejería en Rehabilitación  Universidad Central de Bayamón

banner-comunicados-3La adicción es una enfermedad crónica y recurrente del cerebro que se caracteriza por la búsqueda y el consumo compulsivo de drogas, a pesar de sus consecuencias nocivas. No obstante, se considera una enfermedad del cerebro porque las drogas modifican este órgano, afectando su estructura y funcionamiento. Estos cambios en el cerebro pueden ser de larga duración.

Mientras más factores de riesgo tengan los individuos, mayor es la probabilidad de que el consumo de drogas se convierta en abuso y adicción. Estos factores pueden ser situaciones en el hogar, escuela, biológicos, individuos que sufren de ansiedad social, trastorno relacionado con el estrés, depresión, presión por aumentar o mejorar su capacidad, rendimiento e influencia, comienzan a utilizar sustancias en intento de eliminar los sentimientos de angustia, debido a que, la mayoría de las sustancias de las que se abusan producen sensación de placer y tranquilidad.

Por consiguiente, los individuos que sufren una adicción a menudo presentan problemas médicos asociados, enfermedad pulmonar o cardiovascular, accidente cerebro vascular, toxificaciones al hígado, cáncer y puede desencadenar o exacerbar los trastornos mentales, particularmente en personas con vulnerabilidades específicas que pueden conducir a comportamientos peligrosos.

Es importante que las personas con problemas de adicción reciban la ayuda adecuada en términos de terapias, tratamientos farmacológicos y otros servicios que le ayuden a satisfacer sus necesidades individuales y familiares y a reincorporarse a la sociedad. Es muy importante, que reciban ayuda junto a un grupo de personas con situaciones similares, donde se trabaje con la espiritualidad y con estrategias para fortalecer su recuperación. La consejería grupal es una ayuda ideal. Consiste en un proceso colaborativo que facilita el progreso del individuo en tratamiento hacia las metas y objetivos del proceso terapéutico. Esta incluye métodos que son sensibles a las características del usuario y reconoce la influencia de otras personas significativas, así como el contexto social y cultural del mismo. Se construye basándose en un entendimiento, apreciación y habilidad del uso apropiado de las contribuciones de varios modelos de consejería según su aporte a las modalidades del cuidado para individuos, grupos, familias, parejas y otras personas significativas.

Los criterios que definen la consejería grupal son el establecimiento de una relación de ayuda con las personas en tratamiento, caracterizada por la cordialidad, respeto, claridad y empatía igual para cada individuo.   Es decir que, la consejería grupal es una de las mejores terapias para adictos.  Las sesiones de grupo, sea grupo de apoyo o de terapia clínica tienen varios beneficios, entre estos, son una gran manera de construir las habilidades sociales, de practicar la catarsis en un ambiente seguro. Además surge la esperanza en los miembros del grupo al darse cuenta que otros que han estado en situaciones perores, han salido adelante. Se da la retroalimentación entre los participantes, se comparte información, pero sobre todo, se desarrolla el concepto de universalidad que significa que se dan cuenta que no son los únicos con la enfermedad de la adicción.

Los grupos de terapia para drogo dependientes dirigidos por un terapeuta u otro profesional de la salud mental presentan mayores beneficios que el trabajar contra la adicción a las drogas por sí mismos. Además de la ayuda grupal, el terapeuta puede ofrecer ayuda individual, terapia de familia o de parejas y ofrecer información necesaria para el desarrollo del nuevo estilo de vida a seguir por el dependiente en recuperación.

 

 

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.