“Los desencantados deben saber que Trump no es su consuelo, es su caos”

El ‘Dallas Morning News’ ha recomendado este año votar demócrata por primera vez desde hace más de 70 años. La directora de Opinión del diario explica por qué

even Ann Milley, en la terraza del Dallas Morning News en Dallas, Texas. P. X. S

even Ann Milley, en la terraza del Dallas Morning News en Dallas, Texas. P. X. S

“Trump está, o ha estado, enfrentado a casi todos los ideales republicanos que este periódico estima. Donald Trump no es un republicano y desde luego no es un conservador”. Con estas palabras, el pasado 6 de septiembre el periódico Dallas Morning News, el diario de la élite republicana del norte de Texas, decía en un editorial a sus lectores que no apoyaba al candidato republicano. Al día siguiente, otro editorial recomendaba (no apoyaba) votar a Hillary Clinton. Otros diarios conservadores como el Arizona Republic o el Chicago Tribune también han renegado de Trump. El diario de Dallas no había pedido el voto para un demócrata desde los años 30. La jefa de opinión del diario conservador, Keven Ann Milley, nos recibió en su despacho para explicar esta decisión, que ha dividido a sus lectores.

Pregunta: ¿Como se llegó a esta decisión?

Respuesta: El Consejo Editorial había recomendado a John Kasich en las primarias y nos decepcionó cuando no tuvo tirón. Desde el principio habíamos estado incomodos con Donald Trump y fue a peor. Llegamos a la decisión relativamente fácil de que Trump no era alguien que pudiéramos recomendar de buena fe a los votantes. Lo más difícil para nosotros era contestar ‘si no es Trump, ¿entonces quién?’. El único nombre en la papeleta con opciones realistas de evitar que Trump llegue a la Presidencia es Hillary Clinton. Lo hicimos en dos editoriales porque le debíamos una explicación a nuestros lectores, que son en su mayoría conservadores.

P. ¿Qué clase de respuesta han tenido?

R. Agitamos mucho el debate. Nos han llegado respuestas de lectores muy decepcionados con la decisión. ¿Cómo podéis apoyar a un demócrata? ¿Y a esta demócrata en particular? Muy poca gente ha defendido a Trump, de hecho. Y hemos tenido respuestas de gente que apoyaba nuestra recomendación y pensaba que era un soplo de aire fresco y una indicación de amplitud de miras y de transparencia. Algunos nos dijeron que no estaban de acuerdo pero nos agradecían la forma en que lo explicamos. Las voces más altas han sido las críticas.

P. En esta elección parece haber una desconexión entre los intereses de las élites y los intereses del americano medio. ¿Es eso lo que ha pasado en este caso?

R. Creo que hay una desconexión en el partido, en el Gobierno y en los medios. Creo que lo que está alimentando el fenómeno Trump es este sentimiento muy real por parte de algunos votantes de que están desenganchados, económica y culturalmente, Creo que es un sentimiento real. Creo que los partidos, el Gobierno y los medios tienen que esforzarse más por entender ese componente. Nuestra posición editorial es que Trump no es la respuesta. No es tu consuelo, es tu caos.

P. ¿Y cuál es el consuelo? La gente parece preferir el caos. Cuanto más se les advierte, más quieren a Trump.

R. El problema es real, sus soluciones son falsas. Lo que necesitan los desencantados no es algo que Trump quiera o pueda darles. No tiene experiencia en gobierno ni en servicio público. Dice que es un hombre de negocios exitoso, pero ha hundido sus empresas. Esperar que limpie y sea el salvador de lo que sea, no es realista.

P. ¿Y sí es realista en el caso de Clinton?

R. Es ligeramente más realista.

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.