La Realidad de la Fobia Social…

Por: Mariangelie Aponte Santiago, Consejera en Adiestramiento . Programa Graduado de Consejería en Rehabilitación

Universidad Central de Bayamón.

untitled“Ni amigos, ni pareja, ni trabajo. Los hombres y las mujeres con fobia social tienes muchas dificultades para entablar relaciones con otras personas y se sienten incomprendidos en una sociedad que los confunde como tímidos.” (Diario Sur de Málaga, 2004)

Hoy en día estamos expuestos constantemente a relaciones, ya sean laborales, de pareja y con nuestra familia, entre otras. Con esto en mente, aquello que evita que una persona se relacione con otros y que el estar expuesto a situaciones le produzca ansiedad, puede ser algo muy incapacitante.

Cuando hablamos de fobia social, el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, conocido como el DSM-V, lo define como el miedo o ansiedad intensa en una o más situaciones sociales en las que el individuo está expuesto al posible examen por parte de otras personas. Para estas personas, las situaciones sociales casi siempre provocan, se evitan y se resisten con miedo o ansiedad intensa.

Las estadísticas nos demuestran que alrededor de 15 millones de americanos sufren de este trastorno. Estos datos solo están relacionados a adultos, pero la fobia social puede ser diagnosticada desde la niñez temprana, aunque se ha observado que está más relacionada a la etapa de la adolescencia. La intervención temprana puede ser todo un éxito. Esto le permite al niño o adolescente desempeñarse mejor tanto académica como socialmente.

Cuando analizamos este trastorno, debemos cuidarnos de no confundirnos ya que es parecido a otros. Estos otros pueden ser: trastorno de ansiedad, trastorno depresivo mayor y hasta el trastorno por consumo de sustancias.

Teniendo en cuenta lo antes mencionado, la finalidad del tratamiento es ayudar a la persona a desempeñarse de manera efectiva. Todo esto va a depender en gran manera de cuales sean los temores o miedos de la persona. En la mayoría de los casos se trabajan con tratamientos conductuales, entre ellos: terapia cognitiva conductual, la desensibilización sistemática y el juego de roles. Además, ciertos medicamentos pueden ser muy útiles para este trastorno.

Es necesario destacar que es importante que las personas con fobia social reciban tratamiento. Entre las opciones, además de las antes mencionada, esta la consejería grupal. La consejería grupal está guiada por un profesional licenciado que le simplifica y posibilita a esa persona con herramientas para sobreponerse a la situación, con un enfoque siempre dirigido al bienestar, a metas reales y que estas le favorezcan.

Una de estas herramientas que puede ayudar a las personas a aliviar la fobia social es uniéndose y participar de un grupo de apoyo o de consejeria. El compartir con otros experiencias y problemas en común y recibir retroalimentación, puede ayudarlo a comprender que no está solo o sola. Que puede aprender de otros, mientras ayuda a otros. Mientras sea parte de estos grupos de apoyo, la persona adquirirá destrezas que le ayudarán a disminuir ese sufrimiento relacionado con las situaciones sociales y enfrentarlas con valentía y entereza.

Ojo…. No quiero decir que sea un sustituto de las terapias antes mencionadas, pero si pueden ser un complemento beneficioso y rentable ya que es un tratamiento costo-efectivo.

Existen en las redes muchos recursos que brindan muchísima información. Quiero compartir con ustedes la siguiente página, visítala y así obtendrás mas información. Anxiety and Depression Association of America y su website: www.adaa.org.

Recuerda, SIEMPRE hay ayudas disponibles y el consejero profesional es una de esas herramienta que tienes al alcance de tu mano para ayudarte a superar la Fobia Social… que es real pero se puede vencer!!!!

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.