Farmacias de Comunidad proponen cambios a reglamento de suplementos naturales

afcprSAN JUAN  – A pesar que apoya en principio el reglamento propuesto por el Departamento de Salud sobre los suplementos naturales, la Asociación de Farmacias de Comunidad (AFCPR) se expresó el lunes, sobre otros asuntos que no están atendidos como la regulación al “hemp” (cáñamo) o semilla de la planta del cannabis.

“La reglamentación al “hemp o cáñamo” no está ni en el Reglamento de Marihuana Medicinal ni en este Reglamento, o sea, que de no incorporarse en este Reglamento que está viendo Salud, estaría por la libre. De quedarse así, sería el único producto natural que no estaría regulado por ningún reglamento en el país, lo que tendría el efecto de concederle un trato preferencial sobre otros productos naturales que si lo están”, explicó la licenciada en farmacia, Idalia Bonilla, presidenta de la AFCPR en declaraciones escritas.

Mencionó que, con el ingrediente del “hemp” se mercadean productos en aceite, proteína o la semilla misma, además de productos comestibles. Es un producto legal y comercial que es una variedad de cannabis con un bajo contenido en sustancias psicoactivas que no produce las mismas sensaciones que el cannabis.

Otra recomendación de la Asociación es que se especifique que tanto los doctores en naturopatía como los naturópatas no pueden vender suplementos naturales en su oficina sino solo podrán almacenar productos naturales para propósito de administrarlos a los pacientes en sus oficinas. Tanto en la Ley 208-1997, que regula la práctica de la medicina naturopática, como en la Ley 211-1997, que regula la práctica de los naturópatas, se le prohíbe a estos profesionales vender o distribuir productos naturales en sus oficinas.

“Para cumplir con la clara prohibición que establecen sus respectivas legislaciones regulatorias, debe delimitarse claramente en el Reglamento Propuesto el tipo de certificación y uso que se les permitirá a estos profesionales con relación a los productos naturales,”indicó la licenciada Marylis Gavillán, directora ejecutiva de la AFCPR.

“Los productos naturales y el potencial riesgo que representan para la salud constituyen una preocupación no sólo local, sino internacional. En un número significativo de casos, los consumidores desconocen lo que están realmente ingiriendo. Estos productos también pueden provocar efectos secundarios nocivos e interaccionar con medicamentos recetados afectando su efectividad y el tratamiento farmacológico del paciente. Por eso se hace necesario su regulación,” explicó Bonilla.

La Asociación recomendó que estos suplementos no puedan contener reclamo medicinal alguno para que haya una mayor claridad en el Reglamento ante la clara prohibición, tanto local como federal, a que se incluya en las etiquetas reclamos medicinales o se promocionen los productos naturales como la cura o tratamiento de una enfermedad.

“Esto lo vemos en productos que vienen del exterior y se venden en el país creando falsas ilusiones de curas de condiciones. Lo vimos con el Chikungunya, algunos tipos de cáncer y más recientemente con el Zika,” dijo Bonilla.

La AFCPR indicó que el Reglamento propuesto por Salud es abarcador y beneficia a la ciudadanía porque ayuda a garantizar la calidad de los productos. Atiende, entre otros, los elementos de identificación de ingredientes y composición de los productos naturales, lo cual, a juicio de la Asociación, asistirá en la tarea de identificar y evitar, en lo posible, la interacción de los productos naturales con el tratamiento farmacológico de los pacientes.

“Apoyamos este Reglamento y cualquier otra medida que beneficie al paciente y salvaguarde su salud,” expresó Bonilla.

Proponen, además, que la lista de productos naturales registrados sea publicada por el Departamento de Salud para que toda persona tenga acceso a ésta.

“Esto permitirá a la ciudadanía identificar los productos naturales que han cumplido con las exigencias establecidas en el Reglamento Propuesto previo a su adquisición y el paciente pueda estar seguro que son productos de calidad y determinar si pueden interactuar con algún medicamento que esté tomando ese paciente,” señaló Bonilla.

Al presente, existe legislación federal a cargo de la Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) que impone requisitos a la industria de productos naturales por considerarse a los productos naturales o suplementos dietéticos como alimentos. Contrario a la norma aplicable a los medicamentos, la legislación federal no dispone para que se establezca la seguridad y efectividad de un producto natural previo a que éste se haga accesible a los consumidores. Tan pronto un producto natural es mercadeado, la FDA tiene que probar o establecer que no es seguro para poder prohibir o restringir su uso, dependiendo de reportes de eventos adversos por parte de consumidores, profesionales de la salud o por parte de los propios manufactureros, a los cuales se les exige reportar eventos adversos serios.

Los comentarios de la AFCPR surgieron en la Vista Pública que llevó a cabo el Departamento de Salud para adoptar el Reglamento Propuesto para establecer las normas y parámetros que regirán la operación de los establecimientos dedicados a la manufactura y distribución, al por mayor y al detal, de productos naturales en nuestro país y los requisitos de registro que tienen que cumplir estos productos para ser distribuidos en Puerto Rico.

Este Reglamento surge a raíz de que la Ley PROMESA incluye en su sección 409, inciso g3- que el Grupo de Trabajo formado por congresistas deberá evaluar la orden administrativa del Departamento de Salud que regula los suplementos vitamínicos y productos naturales del país.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.