Dura pelea entre Donald Trump y Hillary Clinton en el segundo debate

gettyimages-613703092(CNN) – La política en Estados Unidos cambió la noche del domingo.

La una vez sagrada tradición del debate presidencial, en el que los candidatos se lanzan púas sobre su visión del futuro del país, explotó en algo escalofriante.

El candidato republicano parecía desestimar la importancia de sus vulgares comentarios hacia las mujeres de hace una década, y aunque se disculpó por su conducta, insistió repetidamente en que sus observaciones eran simplemente “una charla de vestuario”

Con el marido y la hija de Hillary Clinton mirando desde el público, Donald Trump azotó con las infidelidades de Bill Clinton, llamándolo “abusivo”. Trump dijo que de ser presidente nombraría a un fiscal especial para investigarla e incluso amenazó con que sería encarcelada bajo su administración.

Clinton no mordió el anzuelo. Ella repitió la filosofía de la primera dama, Michelle Obama, articulada en la Convención Demócrata: “Cuando ellos van bajo, nosotros vamos alto”.

Trump entró en el debate con la necesidad de recuperarse de uno de los peores fines de semana que un candidato de un partido importante haya experimentado en la historia presidencial moderna.

Pero su actuación, aprovechando las vulnerabilidades de Clinton relacionadas con su servidor de correo electrónico privado y su actuación como secretaria de Estado, al menos pudo detener el pánico que ha consumido al GOP en las últimas 48 horas. Aunque no está claro si su porte severo y su presencia rondando el escenario ampliarán su base de apoyo más allá de sus partidarios más fieles, que probablemente no será suficiente para ganar las elecciones del próximo mes.

Clinton dejó claro que su problema con Trump va más allá del enfrentamiento partidista típico de una campaña presidencial. Dijo que pasó gran parte de las últimas 48 horas pensando en el video que muestra al republicano haciendo comentarios sexualmente agresivos y lascivos acerca de las mujeres.

Click to watch video
En otro giro inusual, Trump desautorizó a su compañero de fórmula, Mike Pence, cuando la conversación giró en torno a la política exterior. Durante el debate vicepresidencial de la semana pasada, Pence dijo que EE.UU. debería estar preparado para atacar objetivos del gobierno sirio para aliviar el asedio de Aleppo.

“Él y yo no hemos hablado y no estoy de acuerdo”, dijo Trump.

Esta observación podría tensar aún más la relación entre Trump y Pence, que fue puesta a prueba durante el fin de semana a raíz de los comentarios de Trump. Pero después de terminado el debate, Pence tuiteó que estaba “orgulloso de estar” con Trump y lo felicitó por una “gran victoria debate”.

Paseando sobre el escenario

Trump paseó por el escenario durante gran parte del debate, que fue moderado por Anderson Cooper de CNN y Martha Raddatz, de ABC. Con frecuencia interrumpía a Clinton y tenía problemas para permanecer quieto de pie mientras ella hablaba, a veces incluso aparecía en su toma.

Perdió la compostura después de un intercambio feroz con Clinton sobre sus correos electrónicos, acusando a los moderadores de no abordar el tema, a pesar de que Raddatz hizo una pregunta al respecto.

Click to watch video
“Bien, uno contra tres”, dijo Trump, insinuando que los moderadores estaban en contra de él.

Horas antes, Trump hizo una aparición sorpresa con un grupo de mujeres que en el pasado acusó a Bill Clinton de actividad sexual inapropiada. Más tarde, esas mujeres asistieron al debate como miembros de la audiencia.

Durante el debate, Trump insistió en que no se había acercado a mujeres sin su consentimiento, pero dijo que estaba “avergonzado” por la la grabación.

Clinton dijo que había estado pensando mucho sobre esa grabación.

“Sí, esto es lo que es Donald Trump”, dijo Clinton.

La agitación en la campaña de Trump

Decenas de republicanos electos en Washington y capitales estatales de todo el país han condenado los comentarios de Trump, y muchos incluso han pedido que se haga a un lado. Pence dijo el sábado que no podía defender sus comentarios.

El presidente Barack Obama se unió a la condena el domingo, diciendo que los comentarios sugieren que s Trump “no le importan demasiado los valores básicos”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.