Reunión en Colegio de Administradores de Hospitales para mejorar la seguridad en estas facilidades medicas

Suministrada

Suministrada

SAN JUAN  – El senador del Partido Nuevo Progresista (PNP), Ángel ‘Chayanne’ Martínez Santiago, sostuvo el martes, una reunión con el presidente del Colegio de Administradores de Servicios de Salud de Puerto Rico, el licenciado Ramón Alejandro Pabón, para discutir una medida de su autoría la cual establecería la primera Ley de Programas de Seguridad y Protección a los Pacientes y Visitantes en Instituciones Hospitalarias Públicas y Privadas de Puerto Rico, con el objetivo de garantizar la seguridad y el bienestar de todas las personas que estén en un hospital.

“Sostuvimos un cambio de impresiones con el Licenciado Pabón, así como con otros miembros del Colegio, en torno a las medidas de seguridad que actualmente están implementado los hospitales de Puerto Rico para garantizar la seguridad de sus pacientes y visitantes. Además, dialogamos cómo podemos mejorar el sistema, incluyendo la implementación de varias de las propuestas contenidas en el Proyecto del Senado 1544, el cual fue radicado el 29 de enero”, señaló el también portavoz de la delegación del PNP en la Comisión de Salud del Senado en un parte de prensa.

Pabón, por su parte, avaló el esfuerzo del Senador por el Distrito de Arecibo, enfatizando que actualmente los hospitales han establecido protocolos más rigurosos de los que estipula la ley.

“A medida que Puerto Rico cambia, es imperativo que hagamos lo propio, por eso decidimos escuchar las propuestas del Senador. Estamos comprometidos en brindar un ambiente seguro a todos nuestros pacientes, familiares y demás visitantes por eso exigimos rigurosidad en todos los protocolos establecidos y no vamos a escatimar esfuerzos en buscar mayores recursos. Esta medida (Proyecto del Senado 1544) será evaluada por nuestro equipo de trabajo”, sostuvo el Presidente del Colegio, en conferencia de prensa.

El mencionado proyecto de ley obligaría a los hospitales a establecer programas de seguridad y protección con el propósito de prevenir la comisión de delitos en dichas instalaciones. Entre estas medidas se encuentran incluir rondas de rutina por guardias de seguridad uniformados, establecer un proceso de identificación de visitantes, instalación de cámaras de video a ser localizadas en áreas sensitivas del hospital, adoptar un estricto procedimiento para la identificación de los empleados, personal voluntario y personal autorizado para atender a los pacientes, y la preparación de un plan de adiestramiento y capacitación para el personal de la institución hospitalaria con el propósito de ofrecer orientación sobre medidas de seguridad, técnicas y métodos que contribuyan a la prevención de la comisión de delito, entre otros.

La iniciativa surgió en enero, luego del asesinato de una joven madre de 18 años, en el Hospital San Antonio de Mayagüez. Gracias a que este hospital contaba con cámaras de seguridad, las autoridades pudieron dar una alerta general y publicar imágenes de un sospechoso, para que la ciudadanía ayudara en la captura del posible responsable por esta muerte

Según explicó el senador del PNP, actualmente, la Ley 133-1999 dispone medidas de seguridad específicas que deben tomar las instituciones hospitalarias con respecto a los recién nacidos e infantes en sus instalaciones. Dicha Ley, ha demostrado ser muy efectiva, ayudando a reducir el número de robos y secuestros de menores, que en la década de los años noventa se convirtió en una grave amenaza a la seguridad pública puertorriqueña.

“Siguiendo el ejemplo de aquél esfuerzo realizado por la seguridad pública de los recién nacidos, hoy nos damos a la tarea de ampliar nuestros estatutos y establecer normas de seguridad para todos los hospitales en Puerto Rico. De esta forma, nos colocamos a la altura de nuestros tiempos y, a la vez, promovemos la seguridad de la comunidad en general, en lugares que deben ser remansos de paz y armonía, para la recuperación de pacientes”, comentó Martínez Santiago.

El proyecto también contempla el desarrollo de un plan de alerta y movilización que entre en vigor en la eventualidad de que surja cualquier situación o incidente que amenace la seguridad dentro de la institución y el diseño de un formulario con el propósito de describir cualquier incidente que ocurra en el hospital, información que deberá ser notificada de inmediato a la Policía de Puerto Rico, a la administración del hospital y a las otras instituciones hospitalarias de la comunidad, para que adopten medidas cautelares y de prevención.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.