México protege una de las playas más bonitas del mundo y sus mil islas

Las autoridades anuncian una nueva reserva de la biosfera y el blindaje de Playa del Amor

La Playa del Amor, en las islas Marietas. J. LEWIS GETTY EL PAÍS VÍDEO

La Playa del Amor, en las islas Marietas. J. LEWIS GETTY EL PAÍS VÍDEO

Las fotografías se hicieron virales en internet. Mostraban una playa increíble, escondida en un agujero circular formado en la roca de una isla paradisiaca. Solo se podía acceder a ella nadando 150 metros por una cueva. Parecía imposible, pero la playa existía, a pocos kilómetros de Punta Mita, en la costa pacífica de México. El lugar había pasado desapercibido durante siglos. Un documento elaborado para el rey español Felipe II describía así la isla y otra vecina en 1584: “No hay cosa notable. Antiguamente solían ser sacrificadero de indios, e iban a adorar allí al diablo”.

El rincón recóndito saltó a las listas de las playas más bonitas del mundo, como la publicada en febrero por el diario británico The Guardian. Los turistas no tardaron en acudir en masa al paraje, bautizado Playa del Amor o Playa Escondida. Esta Semana Santa llegaron hasta 3.000 personas cada día, amontonándose en sus apenas 690 metros cuadrados de arenas blancas. “Tuvimos que cerrar la playa, ante el turismo desorganizado y masivo”, explica Alejandro del Mazo, responsable de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas de México (CONANP). Había incluso chicles pegados en los arrecifes coral. Las autoridades clausuraron la playa el 9 de mayo y la reabrieron el 31 de agosto tras su restauración. Un nuevo límite fija 116 visitantes diarios como máximo, en grupos de 15 personas, que ya no podrán bucear en los corales.

Imagen aérea de la Playa del Amor, escondida en las islas Marietas. OVC RIVIERA NAYARI

Imagen aérea de la Playa del Amor, escondida en las islas Marietas. OVC RIVIERA NAYARI

La protección de Playa del Amor fue la antesala de un anuncio más importante. El Gobierno habrá protegido todas sus islas, casi mil, antes de que acabe el año, según ha proclamado Del Mazo en el Congreso Mundial de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que se celebra en Honolulu (EE UU) hasta el 10 de septiembre. El blindaje de las islas mexicanas llegará con un decreto que firmará el presidente, Enrique Peña Nieto, “entre septiembre y octubre”, según detalla Del Mazo a Materia. El decreto creará la nueva Reserva Islas del Pacífico de la Península de Baja California, un grupo de 21 islas con 700 kilómetros cuadrados de tierra y 11.000 de mar, “con más especies endémicas por metro cuadrado que las islas Galápagos”, según presume la CONANP.

Las autoridades agrupan las 21 islas, con sus 97 islotes, en ocho complejos: Coronado, Todos Santos, San Martín, San Benito y Cedros, San Jerónimo, Adelaida, Magdalena y Los Alijos. En islas Coronado anida la mayor colonia del mundo de mérgulos de Scripps, unas aves que tan solo un día después de salir del huevo saltan hasta 60 metros por los acantilados para reunirse con sus padres en el mar. Los mérgulos se encuentran en una situación vulnerable, debido a la introducción de ratas y ratones en las islas que constituyen los últimos reductos de la especie. Islas San Benito, por su parte, es el sitio con mayor abundancia de aves marinas en el Pacífico oriental desde las islas Galápagos hasta el mar de Bering, según la CONANP.

La nueva Reserva Islas del Pacífico de la Península de Baja California incluirá 21 islas y 11.000 kilómetros cuadrados de mar

a nueva reserva se sumará a las 914 islas del Golfo de California, ya protegidas sobre el papel desde 1978, y a otras salpicadas por las aguas territoriales mexicanas. El país cuenta con 940 islas, sin incluir los islotes, según apunta Del Mazo. “Todas las islas quedarán bajo alguna figura de protección antes de que acabe 2016”, afirma el comisionado. “Queremos que se conozcan las áreas protegidas y que se aprovechen de manera sustentable. Unos 300 millones de turistas entran a los parques nacionales de Estados Unidos cada año. En México solo recibimos tres millones de visitantes”, ilustra. “Tenemos un gran potencial”.

El turismo descontrolado es, sin embargo, uno de los problemas de las islas mexicanas teóricamente protegidas. La propia Playa del Amor se encontraba protegida desde 2005, dentro del Parque Nacional Islas Marietas. Su programa de conservación, elaborado por la CONANP en 2007, ya señalaba: “En la zona conocida como Playa del Amor, se concentran grandes cantidades de visitantes, los cuales defecan a cielo abierto, generan basura e incluso arrojan piedras a las aves”. Casi una década después ha sido necesario cerrar la playa. La protección solo era real sobre el papel.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.