Franklin Gómez dice acuerdos UWW no compensan su pérdida

United World Wrestling (UWW)SAN JUAN – El luchador Franklin Gómez indicó, el domingo, que la decisión tomada por los líderes de la United World Wrestling (UWW) sobre la expulsión de por vida de los tres árbitros responsables en su combate para pasar a la semifinal de los Juegos Olímpicos de Río de Janiero 2016 en los 65 kilos, y la compensación con ayudas económicas no arreglan el problema de honestidad que carece el deporte de la lucha olímpica a nivel mundial ni su perdida.

“Lo que ellos contestaron, lo veo como una contestación de que ellos hicieron algo. Realmente no compensa mi perdida. Al final, no va a compensar toda la trampa que hicieron. Se le agradece todo lo que están haciendo, pero no están lidiando con el problema, sino con los síntomas”, reaccionó Gómez en un comunicado enviado ante los acuerdos de la UWW.

El resumen de los acuerdos a raíz del caso Gómez y el uzbeko Ikhtiyor Mavruzov durante el congreso de la UWW en Manco, Francia son: la expulsión del sudcoreano Tong Kun Chung (juez oficializador del combate entre Gómez y Mavruzov), el juez principal del mattre donde se llevó a cabo el combate, Temo Kazarashvili de Georgia, y el ruso Sergei Novakoskity, quien fungió como juez principal de la competencia olímpica; establecer una comisión para hacer cambios en las reglas del deporte; acuerdo de mantener activo al luchador de Puerto Rico en el programa de Solidaridad Olímpica con la inclusión de una ayuda directa de la UWW para su preparación deportiva; la entrada del árbitro Abraham Galva (con experiencia internacional) al programa de Solidaridad Olímpica para contar con presencia en el grupo de árbitros de América; y una disculpa oficial por parte del presidente de la UWW, el serbio Nenad Lalovic.

A pesar de los acuerdos, Gómez recalcó que con la expulsión de los tres árbitros no es suficiente para arreglar el problema, cuando “hay 50 árbitros en la competencia que pueden estar faltando a la honestidad del deporte. Tratan de compensar financieramente poco a poco. Yo quiero que los líderes que saben que pasó eso (robo del combate) tomen responsabilidad de lo que pasó. Queremos que avancen con la investigación. Queremos que lleguen a la raíz de todo el problema. Somos muchos los que sabemos que son muchos líderes que le faltan a la ética del deporte. Es una caja de pandora lo que hemos abierto”.

El subcampeón mundial de la división el 65 kilo entiende que para que exista una transformación en la filosofía de los líderes de la lucha olímpica se necesita más que su caso de ejemplo.

“Lo que pasó conmigo, no será suficiente. Necesitamos que se unan más países para que saquen a las personas no honestas, porque el deporte se disfruta cómo debe ser cuando hay honestidad y ética. Dejen que los atletas hagan su decisión, y no los árbitros”, explicó el luchador olímpico en Londres 2012 y Río de Janeiro 2016.

A su petición, se une el presidente federativo a nivel local. “Debe de haber un sistema de reglas en las cuales los atletas sean los que deciden el combate, no los árbitros. Los árbitros están ahí para que se sigan las reglas, pero los protagonistas y quienes se someten al sacrificio de llegar a unos Juegos Olímpicos son nuestros atletas. Por lo tanto, ellos son los que deben decidir su futuro”, sentenció García, que a su juicio entendió que la UWW no fue clara en su determinación.

“Aún siento nuestra pérdida y lo único que podemos hacer es prepararnos para el futuro. Le doy gracias a Dios de que la voz de cuatro millones de boricuas se escuchó, y que si es su voluntad habrá un cambio en la lucha en un futuro no muy lejano”, añadió el líder federativo, quien abogó por la inclusión del árbitro boricua, Galva, en el programa de Solidaridad Olímpica para que exista un balance de representación de todos los continentes en las competencias de envergadura como Juegos Olímpicos y Campeonatos Mundiales.

De otra parte, el luchador de 30 años continúa en su proceso de sanación a raíz del doloroso revés que volcó a Puerto Rico en solidaridad hacia el atleta e indignación con las autoridades internacionales de la UWW.

“A mí me gustaría volver al mattre. Pero, por el momento quiero compartir con mi familia y las amistades. Dejar que el tiempo pase a ver qué puedo hacer”, expresó el olímpico sobre lo que hará próximamente en su vida.

“La sanación espiritual la estoy pasando con mi fe en Cristo. Me ayuda mucho. La Biblia dice que vendrán aflicciones, no me sorprendió tanto que algo así pasara. Yo entiendo que Dios es un dios justo. No importa el dinero que se le pague a uno, Dios hará justicia como debe ser. Eso me da paz. El que yo traté de dar el máximo, me lleva a dormir en las noches. Me da paz y me ayuda”, compartió Gómez.

El luchador partirá en dos semanas para la República Dominicana a compartir con sus hermanos para visitar su familia en la hermana isla del Caribe. Luego partirá a Pensilvania a seguir con sus compromisos académicos y profesionales.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.