Empleados del Cardiovascular piquetean por supuesta decisión de privatizar el área de facturación, cobro y otras áreas

ugt-pr-470-2651-300x16911-155x155SAN JUAN  – Empleados del Centro Cardiovascular de Puerto Rico y el Caribe efectuaron un piquete el miércoles, para protestar por la supuesta decisión de subcontratar el área de facturación y cobro de esa institución médica y hospitalaria.
Como consecuencia, según se denunció, la movida tendrá el efecto de desplazar a los empleados unionados representados por la Unión General de Trabajadores (UGT) que realizan ese tipo de labores.
“Para los empleados y la UGT esto no es otra cosa que un regalo resultante del padrinazgo dirigido a premiar politiqueramente ­­­­­ a una compañía privada allegada a las esferas de poder. En medio de los actuales momentos de crisis fiscal anuncian esta creación de plazas gerenciales subcontratadas con un contrato de más de un millón de dólares anuales con miras a atornillar a amigos del alma en el empleo público mediante la subcontratación, lo cual la UGT dijo es totalmente innecesario, pues la mano de obra unionada lo hace de forma más eficiente y costo-efectiva”, dijo Fernando Juarbe, funcionario de la UGT a cargo de brindar servicios a los empleados unionados del Cardiovascular, en un comunicado de prensa.
La UGT denunció en el piquete que supuestamente, el viernes, 9 de septiembre, la UGT tenía pautada una reunión con la gerencia para discutir este asunto, entre otros, y en la que se esperaba la presencia del Director Ejecutivo del Cardiovascular. La Unión solicitó con tiempo la presencia en la reunión del Cuerpo de Delegados de este centro de trabajo, puesto que la política de la Junta de Directores de la UGT es que sus funcionarios no se reúnan con la gerencia sin la presencia de los delegados. Sin embargo, media hora antes de comenzar la reunión, el Director Ejecutivo envió un correo electrónico desautorizando la presencia de los delegados en la reunión. La respuesta de la UGT a esta acción prepotente e irrespetuosa por parte del patrono no se hizo esperar. La UGT canceló la reunión hasta tanto la gerencia esté dispuesta a aceptar la presencia de los delegados.
Indicó que estas acciones son demostrativas de que “la gerencia rehúye dialogar con la Unión y los trabajadores, no dejando abierto otro camino que el de la confrontación”.
Agregó que ha sido por esa razón que la UGT y los trabajadores se vieron obligados a convocar a este piquete de protesta para denunciar el estado de situación en el Centro Cardiovascular de Puerto Rico y el Caribe.
“Esperamos que la gerencia actíue correctamente y deje sin efecto el contrato. De lo contrario, no tendremos otra opción de defender el dinero y los servicios al pueblo, paralizando las labores en el Cardiovascular”, terminó indicando Juarbe.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.