El fisco mexicano perdonó deudas a empresas y particulares por 3.000 millones durante el último año

Una investigación independiente destapa una amnistía fiscal, en la que el 10% de las compañías concentra más de las tres cuartas partes de los créditos condonados

Oficinas del SAT NOTIMEX

Oficinas del SAT NOTIMEX

En plena dieta de austeridad con el dinero público, la Hacienda mexicana (SAT) perdonó a empresas y particulares deudas fiscales por 3.000 millones de dólares de acuerdo a los datos oficiales obtenidos por una investigación independiente. La dimensión de esta amnistía fiscal se mide mejor al compararlo con los recientes recortes. Con el dinero condonado se cubriría más de la mitad del ajuste exigido a Pemex o se pagaría el presupuesto anual entero del ministerio de medio ambiente.

Los detalles de este perdón fiscal han salido ahora a la luz gracias a los avances de México en materia de transparencia. La asociación Fundar lleva nueve años insistiendo en que se abrieran los candados del secreto fiscal que hasta el año pasado impedían afinar la investigación. El estudio hace un seguimiento de dos figuras recogidas en la legislación mexicana. Por un lado, la cancelación, una fórmula que atendiendo a la eficiencia recaudatoria deja de perseguir las deudas que considera muy costosas al encontrarse los titulares sin bienes para pagar o por ser difícil localizarlos. Por otro, la condonación, una bula concedida a empresas o particulares en situaciones difíciles o como medida para incentivar que salgan a la luz flujos no regularizadas y hacer tabla rasa a partir de entonces.

En ambos casos, los responsables del estudio dudan de que se haya cumplido la justificación legal. “Si no se garantiza que todos tengamos una justicia tributaria, no hay incentivos para pagar impuestos y menos para ir creciendo y que se vaya reponiendo la falta de credibilidad de la ciudadanía”, señala el texto del informe. “Desconocemos si la autoridad tributaria intenta recuperar los adeudos hasta el máximo de sus posibilidades antes de decidir cancelarlos. Esto es todavía más alarmante porque las personas que deben más son quienes principalmente se dejan de cobrar sus deudas”, señaló la directora Fundar, Haydeé Pérez Garrido, durante la presentación del estudio.

Más de tres cuartas partes del total de créditos cancelados durante el año investigado –de julio de 2015 a julio de 2016- corresponden a empresas, y el 10% de ellas acumulan a su vez el 95% de total perdonado. “Nos hemos encontrado con que la lista de deudores perdonados está muy concentrado en pocos contribuyentes, que además tienen montos altos”, apunta Javier Garduña, coordinador del área de presupuesto y política pública de Fundar. En esta lista aparecen compañías textiles como Hilados y Maquillados de Aztek, Textiles y Acabados Nafta o la alimentaria Planet. Todas acumulan deudas eximidas por encima de los 70.000 dólares.

México emprendió hace tres años una reforma fiscal y ha elevado ligeramente su recaudación. Pese a ello la presión fiscal continúa siendo baja con respecto otros países de su entorno. Según un reciente estudio de la OCDE sobre la situación tributaria en América Latina y el Caribe, los ingresos fiscales de México en proporción al PIB se sitúan en el 19,5%, lejos de Argentina (32,2%), de Brasil que ingresa el 33,4% y a mucha distancia del 50,9% de Dinamarca, el país de la OCDE con la mayor presión fiscal.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.