El FBI investiga como un “acto potencial de terrorismo” el ataque en el centro comercial de Minnesota

La agencia Amaq asegura que el hombre, que apuñaló a nueve personas, era un “soldado” del ISIS

Personas de pie cerca de la entrada norte del centro comercial Crossroads, donde se produjo el ataque. DAVE SCHAWARZ (AP) / EL PAÍS VÍDEO (REUTERS)

Personas de pie cerca de la entrada norte del centro comercial Crossroads, donde se produjo el ataque. DAVE SCHAWARZ (AP) / EL PAÍS VÍDEO (REUTERS)

El FBI investiga como un “acto potencial de terrorismo” el ataque de un hombre que apuñaló la noche del sábado a nueve personas en un centro comercial de Minnesota. Pero desconoce, por el momento, si el asaltante, que murió por disparos de un policía fuera de servicio, estaba conectado o había sido inspirado por una organización terrorista internacional, según anunció este domingo el Gobierno estadounidense.

Unas horas antes, la agencia de noticias Amaq, vinculada al Estado Islámico, había anunciado que el atacante era un “soldado” del ISIS. El asalto, según Amaq, fue en respuesta a la llamada a actuar contra “ciudadanos de países que pertenecen a la coalición” que combate al grupo yihadista en Siria e Irak.

EE UU, que encabeza la coalición militar contra el ISIS, ha sufrido en los últimos meses al menos dos ataques de inspiración yihadista de los llamados lobos solitarios, individuos que actúan normalmente solos sin apenas conexión con una organización terrorista. El pasado diciembre, una pareja mató a 14 personas en San Bernardino (California) y en junio un hombre mató a 49 personas en Orlando (Florida), en el peor tiroteo múltiple de la historia del país.

Las autoridades no han difundido la identidad del agresor, que invocó a Alá y preguntó al menos a una persona si era musulmana antes de apuñalarla en el centro comercial Crossroads en St. Cloud, a un centenar de kilómetros al noroeste de Minneapolis, en el norte de Estados Unidos.

Pero dos diarios lo identificaron como Dahir Adan. El Minneapolis Star Tribune, que entrevistó al padre del supuesto asaltante, señaló que tenía 22 años, había nacido en África y vivía en EE UU desde hace 15 años.

El padre explicó que Adan estudiaba en una universidad local y trabajaba en una empresa de seguridad privada. Dijo que no tenía “ninguna sospecha” de que estuviera relacionado con actividades extremistas. Según las autoridades, el agresor solo tenía antecedentes policiales por infracciones de tráfico.

La información del Star Tribune no detalla la nacionalidad del atacante. El área de Minneapolis y St. Paul alberga la mayor comunidad de somalíes en EE UU, con cerca de 25.000 residentes. Si el agresor fuera de origen somalí, supondría un varapalo a los intentos de la comunidad de enterrar las suspicacias extremistas. Varios líderes somalíes de Minneapolis condenaron este domingo el ataque al centro comercial.

El año pasado, seis somalíes fueron detenidos en el área de Minneapolis acusados de planear un viaje a Siria para unirse al ISIS. En años recientes, ha habido casos parecidos de personas que buscaban integrarse a Al Shabaab, la filial de Al Qaeda en Somalia.

Ninguno de los heridos está en estado grave. Tres siguen hospitalizados, según explicó el alcalde de St. Cloud, David Kleis. El alcalde elevó de ocho a nueve el número de personas agredidas.

El ataque tuvo lugar casi simultáneamente a la explosión de un artefacto en Nueva York, que causó 29 heridos, y horas después de otra explosión en la localidad de Seaside Park, en Nueva Jersey, que no causó víctimas ni daños materiales graves.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.