Transan acuerdo por caso venta ilegal plaguicidas de bromuro de metilo

epaNUEVA YORK – En un acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental Federal (EPA por sus siglas en inglés), dos distribuidores de plaguicidas, Superior-Angran LLC y Superior Angran Caribbean Inc., ubicados en Guaynabo, entrarán en cumplimiento con la Ley federal de Aire Limpio y la Ley federal de Plaguicidas.

Judith A. Enck, administradora regional de la EPA, explicó en un comunicado que se trata de un acuerdo por presuntas violaciones a la Ley federal de Aire Limpio.

“Desde el 2013 hasta el 2015 Superior-Angran compró, almacenó y vendió dos plaguicidas con contenido de bromuro de metilo incumpliendo con los requisitos establecidos por la Ley federal de Aire Limpio, la cual establece que se informe y mantengan registros sobre sustancias que agotan el ozono. Superior Angran Caribbean exportó los mismos dos plaguicidas con contenido de bromuro de metilo en incumplimiento con los requisitos de la Ley federal de Aire Limpio, la cual establece que se debe informar sobre sustancias que agotan el ozono”, detalló la funcionaria.

Además, indicó que este acuerdo hace responsables a los distribuidores de plaguicidas en Puerto Rico por violar importantes leyes federales ambientales y a la vez, ayuda a garantizar que otras empresas entiendan claramente las restricciones importantes sobre la venta y uso de plaguicidas, particularmente de aquellos con contenido de bromuro de metilo.

Indicó que ambas compañías también pagarán una multa de 210,000 dólares y proveerán adiestramiento profesional a aplicadores de plaguicidas.

Entretanto, explicó que los plaguicidas con contenido de bromuro de metilo comprados y distribuidos por estas empresas sólo pueden ser aplicados para propósitos de cuarentenas y previo a embarques en estructuras utilizadas para el almacenaje comercial o el manejo de materia prima, tal como los que se encuentran en puertos y aeropuertos. Estos plaguicidas nunca deben usarse en hogares y áreas residenciales.

Advirtió que los efectos a la salud de la exposición a bromuro de metilo son serios y van desde dolores de cabeza y mareos hasta daños al sistema nervioso central y al sistema respiratorio. La Ley federal de Aire Limpio exige a los distribuidores del bromuro de metilo producido para aplicaciones por cuarentena o previo a embarques, a certificar al productor de estos plaguicidas que estos se utilizarán sólo para aplicaciones por cuarentena o previo a embarques.

Además, explicó que bajo la Ley federal de Aire Limpio antes de que un distribuidor de estos productos venda el plaguicida a un aplicador de estos, debe primero recibir una certificación del aplicador de que el plaguicida se utilizará sólo para aplicaciones por cuarentena o previo a embarques. El distribuidor del bromuro de metilo producido para aplicaciones por cuarentena o previo a embarques debe también radicar un informe a la EPA dentro de los 45 días luego del final de cada trimestre que incluya las cantidades totales de bromuro de metilo exportadas o distribuidas localmente para aplicaciones por cuarentena o previo a embarques.

Según la funcionaria, la EPA ha estado investigando el cumplimiento de las empresas con las leyes federales de plaguicidas y la Ley de Aire Limpio en el Caribe luego de un incidente peligroso de envenenamiento con plaguicidas que ocurrió en marzo del 2015, cuando una familia que vacacionaba en las Islas Vírgenes Americanas se enfermó gravemente después de haber sido expuesta a bromuro de metilo, el cual fue utilizado para fumigar la unidad del condominio debajo del apartamento que habían alquilado.

Desde marzo hasta octubre del 2015, investigadores del Departamento de Agricultura y la EPA llevaron a cabo inspecciones en las instalaciones de Superior-Angran y Superior Angran Caribbean en Guaynabo y obtuvieron información de las compañías acerca de su manejo y distribución de plaguicidas con contenido de bromuro de metilo. La investigación reveló que Superior-Angran compró dos plaguicidas con contenido de bromuro de metilo, los cuales sólo están permitidos para aplicaciones por cuarentena o previo a embarques, sin certificar que iban a usarse sólo con ese propósito, y los vendió a aplicadores en Puerto Rico y las Islas Vírgenes Americanas sin obtener las certificaciones requeridas de estos aplicadores.

Dijo que los aplicadores de Puerto Rico que le compraron a Superior-Angran los pesticidas con contenido de bromuro de metilo y que luego aplicaron ilegalmente, ni por cuarentena ni por previo a embarque, no les habría sido posible comprarlos legalmente si Superior-Angran le hubiera requerido a los aplicadores someter una certificación, de acuerdo a los requisitos de la Ley de Aire Limpio. La compañía tampoco informó a la EPA las cantidades de bromuro de metilo que distribuyó a aplicadores en Puerto Rico y las Islas Vírgenes Americanas, y Superior Angran Caribbean no informó a la EPA las cantidades de bromuro de metilo que exportó a Tortola, en las Islas Vírgenes Británicas.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.