Rechazan reducción voluntaria de jornada sea antesala a despidos

ocalarhSAN JUAN  – El director de la Oficina de Capacitación y Asesoramiento en Asuntos Laborales y de Administración de Recursos Humanos (OCALARH), Harry Vega Díaz defendió la nueva ley de reducción de jornada laboral voluntaria y negó se trate de una antesala a despidos de empleados públicos.

“No. No. Eso no es correcto. Es todo lo contrario. Esto en tiempo de crisis ayudaría a generar economías si el empleado se acoge a la misma. Simplemente es voluntario. No es algo impositivo como se puede estar percibiendo erróneamente”, dijo Vega en entrevista radial (NotiUno).

El miércoles se informó que el gobernador Alejandro García Padilla convirtió en ley el Proyecto de la Cámara 1984 que permite que funcionarios públicos y sus respectivos patronos puedan llegar a acuerdos voluntarios de reducción de jornada laboral. La medida permite al servidor público disponer de alguna flexibilidad en su jornada, en el equivalente a un día por semana, para atender situaciones particulares y personales sin que se afecte su jornada de trabajo ni los servicios que ofrezca su empleador a la ciudadanía.

“Su reducción sería el equivalente a un 20 por ciento de su salario. Por ejemplo, si el salario de un empleado es de dos mil dólares mensuales, estaría ganado 1,600 dólares mensuales si estuviera trabajando cuatro días a la semana”, explicó.

Además, Vega explicó que esta ley aplicaría a los empleados de agencias que están bajo el sistema de administración de recursos humanos, creado por la Ley 184 de 2004.

Por su parte, la representante del Partido Nuevo Progresista (PNP), Jenniffer González cuestionó los ahorros que pudiera generar esta iniciativa y denunció la medida abre la puerta a futuros despidos. “Decir que vas a eliminar un día a la semana y que los empelados voluntariamente van a seleccionar no trabajar un día a la semana pero a su vez van a cobrar el 80 por ciento de su salario, no hay data que evidencie que esto pueda ser una medida de ahorro para el gobierno de Puerto Rico”, señaló la legisladora en la misma emisora.

“Esto es como una ventana para despedir gente. Los mismos que hablaron de proteger los derechos de los empleados, te quitas voluntariamente un día de trabajo de la semana para después decir que por necesidades de servicios, ahora no va a ser voluntario, va a ser estándar en toda la operación del gobierno”, agregó.

La expresidenta cameral además dijo que esta iniciativa no es nueva, pues en 2005 se emitió una orden ejecutiva similar. Alegó que en esa ocasión fue mínima la cantidad de empleados que se acogieron a la misma.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.