Médico ponceño murió con el virus del zika

Foto de un mosquito Aedes aegypti, sospechoso de causar el virus del zika, bajo un microscopio en el Instituto Fiocruz de Recife, estado de Pernambuco, Brasil. Foto tomada el 27 de enero del 2016. En Puerto Rico, la primer mujer embarazada e infectada de zika dio a luz a un bebé saludable, dijeron

Foto de un mosquito Aedes aegypti, sospechoso de causar el virus del zika, bajo un microscopio en el Instituto Fiocruz de Recife, estado de Pernambuco, Brasil. Foto tomada el 27 de enero del 2016. En Puerto Rico, la primer mujer embarazada e infectada de zika dio a luz a un bebé saludable, dijeron

PONCE – El médico internista Blas Anaya murió el pasado 10 de junio con el virus del zika. Tenía 80 años y aún trabajaba en su consultorio médico.

El Centro de Control de Enfermedades (CDC) recién confirmó a la familia del galeno que las pruebas realizadas al reconocido médico ponceño resultaron positivas al virus del zika, informó la hija Gladys Anaya.

El médico fue el segundo miembro de esa familia cuyos resultados de laboratorios arrojaron positivos a ese virus, confirmó la hija, quien destacó que la información sobre los resultados de las pruebas realizada a su padre las obtuvo en conversación telefónica con el CDC.

Personal del CDC, según explicó, le ofreció la información por teléfono y la entrevistó sobre el particular, pero la familia aún espera por la confirmación impresa de los resultados del laboratorio.

El primero en enfermarse con el virus del zika en esta familia, explicó Anaya, fue su hijo varón, nieto del fenecido médico. Los resultados de las pruebas realizadas al niño los recibieron días antes de que el cuadro clínico del internista se complicara.

Otra paciente en esa familia con los síntomas de zika fue una niña, también nieta del galeno. A la niña no le hicieron la prueba, pero su mamá no pone en duda que se tratara del virus por manifestar los mismos síntomas que su hermano.

Anaya trabaja en un laboratorio clínico, precisamente tomando muestras y llenando el documento de historial médico de casos sospechosos del virus del zika, cuyas muestran las envían al CDC.

Explicó que, una semana antes de que su padre falleciera, justo un domingo, su papá comenzó a sentir fiebre, diarrea y presentó salpullido. “Decía que le dolía todo el cuerpo”, describió.

Los síntomas continuaron y el jueves próximo el hombre cayó al piso. Al llevarlo al hospital, le confirmaron que le había dado un infarto. También tenía líquido en los pulmones y sangró por la orina.

“El viernes fue entubado. Le falló el corazón, los pulmones, los riñones, el hígado”, describió la hija. “Murió a la semana de estar entubado, el viernes próximo”, lamentó.

“Yo no entendía por qué no respondía a ningún tratamiento”, dijo Anaya a Es Noticia.

Señaló que un conocido suyo, también con residencia en el sur, viajó a la Florida y allá comenzó a mostrar los síntomas por lo que fue llevado a un hospital. “Estuvo 28 días hospitalizado en Orlando”, destacó. También se trató de un adulto mayor.

Anaya destacó que uno de los problemas para la detección de este virus es que la prueba comercial cuesta sobre $145 y no la cubren los planes médicos.

Explicó que el CDC hace la prueba libre de costo, pero la prioridad son las embarazadas y los niños. Los resultados del CDC tardan en llegar.

“Deben hacer accesible la prueba”, insistió la tecnóloga.

El Departamento de Salud (DE) informó ayer, aunque no reveló nombre, la muerte de un segundo paciente con el virus del zika.

La información la proveyó en un comunicado de prensa en el que también señaló que en la semana epidemiológica 29, la cual cubre del 15 al 21 de julio, se confirmaron 1,480 nuevos casos con este virus, lo que incrementó a 8,776 los casos confirmados.

El DS informó que en dichas estadísticas hay 113 embarazadas para un total de 901 casos. Una de las grandes preocupaciones con este virus es la tendencia a que los bebés nazcan con la condición de microcefalia.

“Aunque no nos sintamos enfermos, tenemos que protegernos. Todos y cada uno de nosotros somos piezas clave en esta lucha. Elimina criaderos, utiliza ropa que limite la cantidad de piel que quede expuesta y repelente, invierte en telas metálicas para puertas y ventanas. Necesitamos trabajar juntos para combatir este virus”, reiteró la secretaria del Departamento de Salud, Ana Ríus Armendáriz.

Insistió en que “se ha comprobado que el virus también se transmite sexualmente, por lo cual exhortamos al uso del condón como medida de prevención contra esta y otras enfermedades de transmisión sexual”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.