Lely Burgos se sostiene en la perseverancia

Lely Burgos es la primera mujer en competir por Puerto Rico en dos Juegos Olímpicos en levantamiento de pesas (Straffon Images COPUR).

Lely Burgos es la primera mujer en competir por Puerto Rico en dos Juegos Olímpicos en levantamiento de pesas (Straffon Images COPUR).

RÍO DE JANEIRO, Brasil  – “La marca esencial que distingue a un hombre digno de llamarse así, es la perseverancia en las situaciones adversas y difíciles”. Esta frase célebre del compositor Ludwing van Beethoven cae como anillo al dedo para describir el camino recorrido para la pesista Lely Burgos, que llega a sus segundos Juegos Olímpicos como la primera puertorriqueña en repetir una participación olímpica en levantamiento de pesas.

La pesista natural de Ponce, superó un ciclo olímpico trastocado por problemas de salud influyendo en algún momento deseos de retirarse del deporte que tanto ama.

“Lo que me trajo a Río fue la gloria de Dios. Fue un ciclo olímpico bastante arduo en el que me enfermé y todavía estamos saliendo de eso. Pero, una cosa que puede marcar la diferencia y llegar lejos, y tratar de marcar la historia es la perseverancia. Entonces eso fue lo que me sostuvo, primero Dios y segundo mi perseverancia. Las ganas de quererle abrir el camino a la generación que viene después de mí”, confesó Burgos en un comunicado.

El padecimiento de salud que enfrentó Burgos se debió a exceso de estrés que la llevó a un desbalance hormonal, del que ha ido en recuperación. Es comprensible para una deportista que lleva siete años radicada en Cali, Colombia que solo visita a su familia, en Coamo, por dos semanas en las Navidades o como será en la finalización del ciclo olímpico en Río, que estará dos meses.

“De Colombia puedo decir que es mi casa. Me tratan súper bien. Puedo decir que es mi casa, pero ese calor familiar al llegar a la casa es el más que extraño de Puerto Rico. Ha sido muy duro, en un país que no es de uno, aunque me hayan adoptado, todo se ha hecho por un sueño. Lo que me une estar en Colombia es el amor que le tengo al levantamiento de pesas y he ganado una familia extendida. He crecido muchísimo, estas situaciones me han llevado a estar más cerca de Dios”, compartió la pesista.

La boricua está a la espera de su confirmación de día de competencia y la división a competir, todo dependerá de los acuerdos del congresillo técnico.

“Estamos evaluando la posibilidad de competir en los 53 kilogramos para buscar un resultado más cercano al que podemos tener en los 48 kilos. Hasta el momento Lely sigue inscrita en los 48 kilos para competir el domingo en la segunda ronda del peso”, dijo el entrenador de pesas, John Javier.

En la categoría de Burgos, 48 kilos, están inscritas 16 participantes. La próxima categoría, 53 kilos, tiene 10 deportistas.

Haber clasificado a sus segundos Juegos Olímpicos motiva a Burgos a pensar en el plan de trabajo para el ciclo olímpico de Tokio 2020.

“John Javier y yo estamos trabajando para estar aquí y seguir para Tokio 2020. Vamos a quedarnos otro ciclo más. Quiero que me vean en Barranquilla, Colombia las personas que me han dado la mano. Quiero ir a mis terceros Juegos”, enfatizó con una sonrisa enorme la pesista.

“Tengo la disciplina, Sé vivir en buena alimentación, concentración y superar los sacrificios que trae el levantamiento de pesas”, agregó.

La olímpica en Londres 2012 cuenta con dos preseas de bronce y dos de plata a nivel de Juegos Centroamericanos y del Caribe (Mayagüez 2010 y Veracruz 2014). Burgos es la primera mujer en ganar medalla de oro en unos Juegos Panamericanos, con un total de 171 kilos en la división de los 48 kilogramos, en Guadalajara 2011.

En la historia de la halterofilia femenina puertorriqueña, Ruth Rivera fue la primera olímpica en Sídney 2000 y ocho años después Geralee Vega compitió en Beijing 2008.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.