¿Le conviene a Rusia que Trump sea presidente?

rump espera frenar su descenso en las encuestas, en las que Clinton le saca una ventaja de seis puntos (47,2 % frente a 41,2 %), según el promedio diario que elabora RealClearPolitics. FOTO AP

rump espera frenar su descenso en las encuestas, en las que Clinton le saca una ventaja de seis puntos (47,2 % frente a 41,2 %), según el promedio diario que elabora RealClearPolitics. FOTO AP

Esta semana ha sido nefasta para Donald Trump, especialmente por lo que ocurrió el lunes en la Gran Manzana. Tres periodistas de The New York Times publicaron un artículo investigativo que señala los vínculos entre el que era hasta entonces jefe de su campaña presidencial, Paul Manafort, con Víktor Yanukovych, el depuesto expresidente de Ucrania y líder de los prorrusos.
Citando fuentes de la recién formada Oficina Nacional Anticorrupción ucraniana, el reputado periódico neoyorquino aseguró que el asesor de Trump tenía incluso oficina en la Plaza de la Independencia de Kiev y dejó distintas pruebas de su relación con sectores afines a Moscú.
“La presencia del señor Manafort se percibe en cualquier parte de la capital (ucraniana), donde los investigadores del gobierno que examinan documentos secretos han encontrado su nombre, tal como el de las compañías con las que hizo negocios, mientras tratan de desvelar una red de corrupción que afirman fue usada para saquear el erario ucraniano y amañar elecciones durante el mandato de uno de sus principales clientes, el expresidente Víktor Yanukovych”, reza la publicación.
“Listas de contabilidad escritas a mano muestran pagos de hasta 12,7 millones de dólares para Manafort de parte del partido prorruso de Yanukovych, de 2007 a 2012”, agrega.
Negocios y mano dura
Lo publicado por el diario —que ya dejó consecuencias para la campaña de Trump—, se suma a pasadas informaciones que vinculaban al equipo del magnate con los hackers rusos que revelaron datos del correo electrónico de la candidata rival, Hillary Clinton, cuando fungía como secretaria de Estado.
Así, cabe preguntar ¿le conviene a la Rusia de Putin ver a Trump gobernar? En diálogo con EL COLOMBIANO, distintos expertos dieron respuesta a este interrogante.
“Claro que sí le beneficiaría a Vladimir Putin ver a Trump presidente de EE. UU. Son dos ‘políticos duros’ y se apoyarían. Incluso hasta se podrían ver aspectos positivos de esto, pero todo depende de cuán real sería la alianza, que no fuera solo en apariencia. En cualquier caso, lo que más los une sería el tema de negocios. Ambos personajes tienen intereses en común. Mientras que Trump busca ampliar su red de hoteles, Putin también se beneficiaría de sus asociados en asuntos como la construcción de oleoductos y otras infraestructuras”, explicó Emilio Viano, politólogo y docente de la American University (Washington D.C).
Rafael Piñeros, internacionalista e investigador de la Universidad Externado, consideró que “a Putin le conviene un líder a su estilo. Ha tenido una relación agria y difícil con Obama, que ha impulsado una política exterior diplomática, y le ha puesto obstáculos a los intereses de Rusia en todos los escenarios. Históricamente ambos países han querido influir en las elecciones de la contraparte. Creo que en el caso de Trump, Putin buscaría mayor cercanía para asegurar contratos y para que algunos consorcios rusos no se vean perjudicados”, argumentó.
Efectos negativos
Todo iba bien hasta que The New York Times publicó dichas informaciones sobre Manafort y sus vínculos con los prorrusos. Ayer, Trump lo despidió y lo reemplazó con el “combativo” Steve Bannon, director del sitio web conservador Breitbart News, señalado de ser muy hábil para difundir rumores sobre los rivales políticos.
Para Piñeros, las consecuencias ya se veían sobre el magnate: “cuando en la política interna de EE. UU. se menciona a Rusia, se abre una caja de Pandora. Esto sin duda le dejará críticas a Trump y los demócratas han sabido aprovechar la polémica”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.