Al menos 53 muertos en un atentado en un hospital de Pakistán

En la policlínica se habían concentrado decenas de abogados tras el ataque a un colega tiroteado unas horas antes

Servicios sanitarios y voluntarios transportan a las víctimas y heridos, este lunes en Quetta (Pakistán). NASEER AHMED REUTERS

Servicios sanitarios y voluntarios transportan a las víctimas y heridos, este lunes en Quetta (Pakistán). NASEER AHMED REUTERS

Más de medio centenar de personas murieron, este lunes, en un ataque de un suicida con bombas contra un hospital de Quetta, en el oeste de Pakistán, que ha dejado además 58 heridos, según informaron a Efe fuentes policiales.

El portavoz de la policía provincial, Ghulam Akbar, indicó que al menos 53 personas murieron en “una fuerte explosión” en el hospital civil de Quetta, adonde había sido trasladado poco antes el presidente de la Asociación de Abogados de Baluchistán, Bilal Anwar Kasi, tras ser tiroteado por un grupo de hombres sin identificar. Anwar Kasi ha muerto.

La explosión se produjo en entrada de la planta de accidentes y emergencias, donde había fallecido Anwar Kasi unas horas antes. Además de la detonación, se produjo un tiroteo en el centro de salud, donde se había concentrado un gran número de abogados tras el ataque a Anwar Kasi, en torno a las 09.00 hora local (06.00 GMT), según informaron fuentes locales a Efe. Es la segunda ocasión en que es atacado este hospital, que también sufrió un atentado con bomba en 2010. Por el momento, ninguna organización terrorista ha asumido la autoría del atentado.

El jefe de Gobierno de Baluchistán, Sanaullah Zehri, declaró al canal de televisión Geo que se trata de un ataque suicida “planeado”, que contaba con el atentado contra el abogado y la llegada de otros letrados al hospital. Entre los fallecidos, al parecer, hay decenas de abogados y varios periodistas que habían acudido a cubrir el luto por el presidente de la Asociación de Abogados de Baluchistán.

“Sabían que dispararían al abogado y que otros abogados irían al hospital. El suicida explotó las bombas que portaba cuando los abogados fueron al hospital”, dijo Zehri. El político indicó que desconocen quién está detrás del ataque y subrayó que los grupos insurgentes se están centrando en objetivos “blandos”. Las autoridades decretaron el estado de emergencia en todos los hospitales de la ciudad.

En los últimos meses varios abogados han sido atacados en la provincia de Baluchistán, región suroccidental donde operan grupos armados de corte separatista que atentan contra las fuerzas de seguridad y otras instituciones del Estado, además de facciones talibanes y grupos yihadistas.

Hace menos de una semana el abogado Jahanzeb Alvi fue asesinado por atacantes sin identificar y en junio el director de la Universidad de Derecho, Amanullah Achakzai, fue también tiroteado.

Estos incidentes se producen en medio de una significativa disminución en el número de ataques en Pakistán desde que en junio de 2014 el Ejército comenzó una operación antiterrorista en el noroeste del país, en la que han muerto al menos 3.400 insurgentes y 488 militares, según datos no verificados independientemente.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.