Federación de Taxistas de Puerto Rico considera que Uber tomará por asalto las leyes y reglamentos del país

taxiSAN JUAN  – Luego de la confirmación por parte de la empresa Uber de comenzar operaciones en la isla sin reglamentos, la Federación de Taxistas de Puerto Rico (FTPR) le hizo un llamado, el sábado, a las agencias gubernamentales correspondientes y a la ciudadanía, a condenar esta declaración de irresponsabilidad social.

“Nos sorprende que Uber quiera empezar a trabajar en Puerto Rico sin ley alguna. Esto es una falta de respeto a la confianza que le ha dado el Departamento de Obras Públicas (DTOP), y la ciudadanía boricua. El país tiene demasiado como para permitir que otra empresa privada que pase por alto la seguridad de los usuarios y las leyes que regulan el transporte en PR”, manifestó Juan De León, presidente del gremio en un parte de prensa.

Cabe resaltar, que el presidente de la Comisión de Servicio Público (CSP), Omar Negrón, advirtió que multará con 1,000 dólares a todo conductor que cojan conduciendo en nombre de Uber. Además, indicó que la compañía se enfrenta a multas diarias ascendentes a los 10,000 dólares e incluso, a un enfrentamiento legal en las cortes estatales para hacer valer las leyes que regulan el servicio de transporte de Puerto Rico.

“Es importante que los conductores interesados en trabajar para Uber comprendan que se están exponiendo a problemas con las leyes de PR. Uber se ha pintado como una compañía seria, pero queda claro que lo que buscan es tomar por asalto las leyes y reglamentos locales; lo que podría representar un golpe de estado de su parte. Tú como empleador no puedes pedirles a tus empleados que hagan actos ilegales. Eso es un llamado muy irresponsable y atrevido que atenta contra la seguridad de la Isla. Ellos ni tan siquiera tienen un reglamento aprobado”, acató De León.

A lo que añadió, “emplazamos a la Compañía de Turismo, a la Policía de Puerto Rico, al Departamento del Estado, al Departamento de Justicia, a la Administración de Tribunales y a la CSP, a que no permitan este tipo de actos en Puerto Rico. Este es un acto para apoderarse de las calles puertorriqueñas. Con esto se abre la puerta a desreglamentar todos los servicios que son regulados y garantizan la seguridad en la salud, educación, restaurantes y criminalidad”, puntualizó el presidente.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.