Bernie Sanders llama a la unidad en el tenso inicio de la Convención Demócrata

Tras una jornada de protestas, donde al menos 50 personas fueron detenidas en Filadelfia, los discursos mostraron el apoyo de figuras prominentes a Hillary Clinton.

Tras una jornada de protestas, donde al menos 50 personas fueron detenidas en Filadelfia, los discursos mostraron el apoyo de figuras prominentes a Hillary Clinton.

(CNN Español) – La Convención Nacional Demócrata en Filadelfia se puso en marcha con un llamado a la unidad. Pero los seguidores de Bernie Sanders están frustrados y están manifestando su descontento dentro y fuera del Wells Fargo Center porque se sienten traicionados por el Partido Demócrata.

Sanders se solidarizó con sus partidarios decepcionados, pero les dijo firmemente que Hillary Clinton debe ganar en noviembre.

Tras las protestas en el día, los discursos en la noche mostraron la cara que esperaba el partido: el apoyo a Clinton de figuras prominentes —en especial para la comunidad latina— como el representante Luis Gutiérrez, la actriz Eva Longoria, la senadora Elizabeth Warren, la comediante Sarah Silverman y la primera dama Michelle Obama. Pero el discurso más esperado para clamar los ánimos era el de Sanders.

El senador de Vermont buscaba unir a los demócratas en la noche de apertura de su Convención, mientras las divisiones primarias fueron exacerbadas por una filtración de correos electrónicos que reforzaron la creencia de que los líderes del partido se alinearon en contra de su campaña.

El Comité Nacional Demócrata emitió una disculpa a Sanders momentos después del inicio de la convención el lunes, probablemente con la esperanza de aliviar las tensiones de cara a la semana.

“Entiendo que mucha gente aquí en esta sala de convenciones y de todo el país está decepcionada por los resultados finales del proceso de nominación”, dijo Sanders. “Creo que es justo decir que nadie está más decepcionado que yo, pero a todos nuestros seguidores, aquí y en todo el país, espero que estén muy orgullosos de los logros históricos que hemos conseguido”.

Pero después de una reñida primaria, que no dejó ninguna duda acerca de su posición.

“Hillary Clinton hará una gran presidencia y estoy muy orgulloso de estar junto a ella esta noche”, dijo al final de su intervención.

“Todo el mundo sabe que tengo diferencias con Hillary Clinton. No es un secreto. Pero unidos produjimos la plataforma más progresista en la historia del Partido Demócrata”, destacó el senador, quien explicó que entre las propuestas está desarmar las grandes instituciones financieras en Washington.

En diversos momentos, los gritos de “¡Bernie! Bernie!” sonaron durante su discurso y cientos de personas en la multitud reunida fuera vestían con ropa temáticas de campaña Sanders. Pero hubo un esfuerzo orquestado por algunas de las figuras más populares del partido de curar las divisiones y llevar a los partidarios Sanders al lado de Clinton.

El senador presentó a Donald Trump como el candidato de la división. “Esta elección debe ser para unir a nuestros ciudadanos y no para separarlos”, dijo Sanders. “Hillary Clinton entiende que nuestra diversidad nos hace más fuertes”.

La estrella de la noche fue la primera dama Michelle Obama, quien pronunció un enfático respaldo de Clinton.

“Lo que más admiro de Hillary es que nunca se da por vencida ante la presión”, dijo la esposa del presidente Barack Obama y resaltó que Clinton es la indicada para formar el futuro de los niños.

“Hillary entiende que la misión de un presidente es dejar algo mejor para los niños”.

“Es por Hillary Clinton que mis hijas, y todos nuestros hijos, dan por sentado que una mujer puede ser presidenta de los Estados Unidos”, dijo la primera dama.

Por su parte, la senadora Warren, considerada del ala más de izquierda del partido, arremetió contra Trump: “Donald Trump nunca levantó un dedo para ayudar a la gente trabajadora”.

“Hillary luchará para asegurarse que la discriminación no tiene lugar en EE.UU.”, aseguró la senadora.

Protestas y descontento por el caso de los correos

La filtración de unos correos electrónicos internos han hecho que la presidenta del Comité Nacional Demócrata Debbie Wasserman renuncie a la dirección del partido. Los emails difundidos por Wilileaks y ‘hackeados’ supuestamente desde Rusia muestran cómo el partido habría favorecido durante las primarias a Hillary Clinton, en detrimento de Bernie Sanders.

Durante el día, Bernie Sanders fue abucheado por sus propios seguidores porque no quieren que la candidata demócrata sea Hillary Clinton.

“Están siendo ridículos”, les dijo la comediante Sarah Silverman desde el escenario.

Lo más importante

El descontento ha llevado a la detención de al menos 50 personas en Filadelfia, donde la temperatura aumenta y los ánimos ya están caldeados.El partido quiere asegurarse que se presentara como un frente unidoSanders se solidarizó con sus partidarios decepcionados, pero les dijo firmemente que Hillary Clinton debe ganar en noviembre.

Tras las protestas en el día, los discursos en la noche mostraron la cara que esperaba el partido: el apoyo a Clinton de figuras prominentes —en especial para la comunidad latina— como el representante Luis Gutiérrez, la actriz Eva Longoria, la senadora Elizabeth Warren, la comediante Sarah Silverman y la primera dama Michelle Obama. Pero el discurso más esperado para clamar los ánimos era el de Sanders.

El senador de Vermont buscaba unir a los demócratas en la noche de apertura de su Convención, mientras las divisiones primarias fueron exacerbadas por una filtración de correos electrónicos que reforzaron la creencia de que los líderes del partido se alinearon en contra de su campaña.

El Comité Nacional Demócrata emitió una disculpa a Sanders momentos después del inicio de la convención el lunes, probablemente con la esperanza de aliviar las tensiones de cara a la semana.

“Entiendo que mucha gente aquí en esta sala de convenciones y de todo el país está decepcionada por los resultados finales del proceso de nominación”, dijo Sanders. “Creo que es justo decir que nadie está más decepcionado que yo, pero a todos nuestros seguidores, aquí y en todo el país, espero que estén muy orgullosos de los logros históricos que hemos conseguido”.

Pero después de una reñida primaria, que no dejó ninguna duda acerca de su posición.

“Hillary Clinton hará una gran presidencia y estoy muy orgulloso de estar junto a ella esta noche”, dijo al final de su intervención.

“Todo el mundo sabe que tengo diferencias con Hillary Clinton. No es un secreto. Pero unidos produjimos la plataforma más progresista en la historia del Partido Demócrata”, destacó el senador, quien explicó que entre las propuestas está desarmar las grandes instituciones financieras en Washington.

En diversos momentos, los gritos de “¡Bernie! Bernie!” sonaron durante su discurso y cientos de personas en la multitud reunida fuera vestían con ropa temáticas de campaña Sanders. Pero hubo un esfuerzo orquestado por algunas de las figuras más populares del partido de curar las divisiones y llevar a los partidarios Sanders al lado de Clinton.

El senador presentó a Donald Trump como el candidato de la división. “Esta elección debe ser para unir a nuestros ciudadanos y no para separarlos”, dijo Sanders. “Hillary Clinton entiende que nuestra diversidad nos hace más fuertes”.

La estrella de la noche fue la primera dama Michelle Obama, quien pronunció un enfático respaldo de Clinton.

“Lo que más admiro de Hillary es que nunca se da por vencida ante la presión”, dijo la esposa del presidente Barack Obama y resaltó que Clinton es la indicada para formar el futuro de los niños.

“Hillary entiende que la misión de un presidente es dejar algo mejor para los niños”.

“Es por Hillary Clinton que mis hijas, y todos nuestros hijos, dan por sentado que una mujer puede ser presidenta de los Estados Unidos”, dijo la primera dama.

Por su parte, la senadora Warren, considerada del ala más de izquierda del partido, arremetió contra Trump: “Donald Trump nunca levantó un dedo para ayudar a la gente trabajadora”.

“Hillary luchará para asegurarse que la discriminación no tiene lugar en EE.UU.”, aseguró la senadora.

Protestas y descontento por el caso de los correos

La filtración de unos correos electrónicos internos han hecho que la presidenta del Comité Nacional Demócrata Debbie Wasserman renuncie a la dirección del partido. Los emails difundidos por Wilileaks y ‘hackeados’ supuestamente desde Rusia muestran cómo el partido habría favorecido durante las primarias a Hillary Clinton, en detrimento de Bernie Sanders.

Durante el día, Bernie Sanders fue abucheado por sus propios seguidores porque no quieren que la candidata demócrata sea Hillary Clinton.

“Están siendo ridículos”, les dijo la comediante Sarah Silverman desde el escenario.

Sanders les pidió a sus seguidores que no protesten dentro de la sede de la convención y enfatizó en la necesidad de votar por la aspirante para evitar que Donald Trump llegue a la presidencia. Pero en los alrededores de la convención no todos le hicieron caso.

El descontento ha llevado a la detención de al menos 50 personas en Filadelfia, donde la temperatura aumenta y los ánimos ya están caldeados. En tanto, el partido quiere asegurarse que se presentara como un frente unido.

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.