UTIER denuncia cierre de oficinas de AEE del área sur

AEESAN JUAN  – El presidente de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER), Ángel Figueroa Jaramillo, alegó el lunes que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) “le puso fecha al inicio del desmantelamiento” de esa corporación pública con el cierre de varias oficinas de la zona sur por virtud de la Ley 66 de Sostenibilidad Fiscal y la Le 4 de 2016 de Revitalización de la AEE.

“Que nadie se llame a engaño. Lo que está detrás de estos y otros cierres es crear la inaccesibilidad de los servicios para justificar con la molestia del pueblo la eventual privatización de nuestra primera industria, de la que depende el desarrollo económico de Puerto Rico”, dijo Figueroa Jaramillo en un comunicado de prensa.

Alegó que el cierre de la oficina comercial de servicio al cliente de Ponce Norte, ubicada en el centro comercial Santa María, está propuesto para este próximo 5 de junio.

Figueroa Jaramillo explicó que con el cierre de esa oficina se verán afectadas las personas más necesitadas y vulnerables de Ponce, quienes no cuentan con los recursos para moverse a la oficina de Ponce Norte, donde pretenden consolidar ambas oficinas. Entre las comunidades afectadas con este cambio se encuentran las de Punta Diamante, El Tuque, La Playa, Clausells, Santa María, Marianni, Perla Del Sur, Baramaya, Río Canas; además de los residenciales Chavier, Ramos Antonini, Lirios del Sur, entre muchos otros donde predominan personas de edad avanzada y madres jefas de familia que no cuentan con vehículos propios y para los que no existe transportación pública eficiente.

Mientras, el líder sindical indicó que al cierre de la oficina de Ponce Norte se le podría sumar el de la oficina comercial de San Isabel para moverla a Coamo, lo que obligaría, por ejemplo, a la gente de Salinas y Santa Isabel a tener que acudir a Coamo a hacer sus pagos, abonos o radicar querellas.

“No olvidemos que en Coamo el alcalde es el hermano del gobernador, lo que lanza una sombra sobre las razones en este caso para mover esa oficina, mientras le hacen la vida más difícil a los ciudadanos”, denunció.

Indicó además que es innegable que en el proceso de cierre de oficinas en la AEE se verán afectados los empleados de la AEE, especialmente los trabajadores de la UTIER, quienes serán trasladados o sus plazas podrían ser declaradas excedentes “para luego pasarlas poco a poco a empresas privadas”.

El dirigente obrero enfatizó en que decisiones administrativas como la de estos cierres, son una denuncia que viene haciendo la UTIER hace años. En el año 2002 se trató de cerrar la oficina de Ponce Norte, pero no se logró gracias a la gestión de amplios sectores que se unieron al reclamo de la UTIER. En el 2014 hubo otro intento similar que también fracasó.

Figueroa Jaramillo acusó a su vez a políticos como el presidente del Senado, Eduardo Bhatia, de alardear de su intensión de dar por bueno el aumento que se pretende imponer en la factura de la luz en medio de la crisis, “sólo para privilegiar el pago a los bonistas”. “Esa admisión de aumento tarifario, la hizo la propia gerencia de la AEE en días recientes al reconocer que pretenden tomar prestado 111 millones de dólares, a cambio del plan para la supuesta revitalización de la corporación pública, el cual incluye un aumento en la factura de luz de 22 dólares mensuales aproximadamente para así cumplir con el pago a la deuda de los bonistas”, dijo.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.