¿Una bomba? ¿Sabotaje? ¿Una falla? ¿Qué le ocurrió al vuelo 804 de EgyptAir?

EgyptAir dice que el capitán del vuelo 804 tenía 6.275 horas de vuelo, incluyendo 2.101 en el Airbus A320. El copiloto tenía 2.766 horas de vuelo. Ambos contaban con gran experiencia.

EgyptAir dice que el capitán del vuelo 804 tenía 6.275 horas de vuelo, incluyendo 2.101 en el Airbus A320. El copiloto tenía 2.766 horas de vuelo. Ambos contaban con gran experiencia.

(CNN) – En términos generales, hay cuatro áreas que los investigadores considerarán cuando analicen la desaparición del vuelo 804 de EgyptAir sobre el Mediterráneo poco antes de comenzar su descenso a El Cairo. ¿Se estrelló, explotó debido a un error del piloto, a un problema mecánico, fue una bomba o un acto de sabotaje?

La ansiedad por saber la causa de cualquier accidente de aviación es inmediata y entendible, tanto para las familias que iban a bordo como por sus amplias implicaciones en materia de seguridad.

Ahmed Adel, vicepresidente de EgyptAir, dijo a Christiane Amanpour de CNN que en este caso “puede ser una falla mecánica, puede ser un ataque terrorista”.

“Hay muchas razones por las que cualquier cosa puede pasar en el aire”, dijo.

El mal tiempo no es un escenario viable. Era una noche clara sobre el este del Mediterráneo. El avión estaba en altitud de crucero y la última conversación de la tripulación con los controladores griegos no incluyeron ninguna discusión sobre asuntos del clima.

Primer escenario: una bomba

Un acto de terrorismo es una de las explicaciones más plausibles para algunos funcionarios. El ministro de aviación de Egipto, Sherif Fathy, sugirió que era más probable que se trate de terrorismo que de una falla mecánica.

“Si analizas la situación de manera correcta, la posibilidad de tener una acción distinta a bordo, o tener un ataque terrorista, es más alta que el tener un problema técnico”, dijo en El Cairo.

La primera teoría que barajan funcionarios estadounidenses es también el terrorismo, con la sospecha inicial de que el avión fue derribado por una bomba, dijeron a CNN. Esa teoría, sin embargo, está basada en circunstancias y no en evidencia concreta. No había ninguna amenaza conocida contra el vuelo, dijeron los funcionarios.

Y si realmente fue una bomba lo que derribó al vuelo 804 de EgyptAir, sería otro duro recordatorio de que las medidas de seguridad en los aeropuertos solo son tan buenas como la gente que las implementa.

En un artículo para la nueva edición del Centro de Lucha Contra el Terrorismo Sentinel, Robert Liscouski y William McGann escriben que “grupos terroristas desde Yemen a Siria al este de África continúan explorando formas innovadoras de poner bombas en aviones de combate al intentar vencer a los sistemas de detección o reclutar a empleados”.

Dicen que “los sistemas de detección por capas de última tecnología que están instalados en la mayoría de los aeropuertos en el mundo desarrollado hace difícil que los terroristas introduzcan una bomba en aviones”. Estos incluyen rayos X de alta definición o multivisión y sistemas que involucran que una persona tome una muestra de una superficie de un objeto o de la ropa y la pruebe en una máquina para ver si hay rastros de explosivos”.

Pero, agregan, “muchos aeropuertos en el mundo en desarrollo no han desplegado esas tecnologías o no han dado entrenamiento riguroso a los operadores”.

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.