Sube tensión en la marcha de la oposición en Venezuela

El dirigente Henrique Capriles resultó afectado por los gases lacrimógenos lanzados por la policía.

Foto: REUTERS Los manifestantes de la oposición fueron dispersados con gases lacrimógenos.

Foto: REUTERS
Los manifestantes de la oposición fueron dispersados con gases lacrimógenos.

REUTERS – Miles de simpatizantes de la oposición venezolana marchan este miércoles hacia las sedes del árbitro electoral en las principales ciudades del país, para exigir la activación del referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.

Un fuerte contingente policial esperaba a los manifestantes a pocas cuadras de la sede del CNE en Caracas para cortarles el paso. Horas más tarde, se generó un choque con la policía y el gobernador de Miranda, Henrique Capriles resultó afectado por los gases lacrimógenos arrojados contra los cientos de manifestantes que tuvieron que cambiar de ruta debido a que varias vías fueron bloqueadas por las autoridades.

En otras ciudades de la nación suramericana, otros miles se concentraban para marchar hacia las sedes regionales del CNE, también fuertemente custodiadas.

La oposición busca revocar a Maduro, cuyo mandato termina en el 2019, por considerarlo el principal responsable de la crisis económica que sufre Venezuela, con la inflación más alta del mundo, recesión y escasez de bienes básicos.
Para ello, la MUD presentó el lunes pasado 1,85 millones de firmas con las que busca activar el revocatorio.

“Nos tenemos que calar una cola de 9 y 10 horas por un paquete de harina, caminamos de farmacia en farmacia buscando medicinas. Por eso y mucho más queremos que ese señor (Maduro) se vaya. Y queremos que lo haga en sana paz”, dijo Irma Rojas, dirigente comunitaria de una zona humilde de Punto Fijo, en la costa norte del país.

Según el reglamento, el CNE tiene cinco días para revisar las planillas, luego de los cuales debe empezar la validación de los datos de cada firmante.

Sin embargo, una de las rectoras del CNE, Tania D’Amelio, mostró el martes un oficio que envió a la coalición opositora donde sugiere que el árbitro electoral tiene hasta 30 días para responderle a la MUD.

Por su parte, el oficialista Jorge Rodríguez, alcalde del municipio más grande de Caracas, dijo que el revocatorio no se llevaría a cabo este año.

“No se ha activado ningún mecanismo y no va a haber referendo este año 2016. Ellos (la oposición) saben que eso es la verdad, por eso están desesperados”, opinó Rodríguez.

La Constitución de Venezuela permite revocar todos los cargos de elección popular transcurrida la mitad de su mandato que, en el caso de Maduro, se cumplió en enero del 2016.

Según las normas electorales, la oposición luego deberá recolectar 3,9 millones de firmas en tres días para, finalmente, llamar a la consulta popular.

El mandato de Maduro se considerará revocado si votan a favor de su salida igual o mayor número de los electores que lo escogieron en el 2013, esto es, 7,5 millones. Además, deben acudir a votar al menos un 25 por ciento de los electores inscritos, 4,8 millones aproximadamente.

Bloquearon el paso de la marcha con policías y camiones

Con tanques de guerra, autobuses, camiones y cientos de policías fueron obstaculizados los tres accesos al municipio caraqueño de Libertador donde se ubica la sede principal del Consejo Nacional Electoral (CNE), lugar al que la oposición esperaba llegar para hacer sus exigencias.

La marcha, encabezada por el dos veces candidato a la Presidencia Henrique Capriles, por el secretario ejecutivo de la alianza Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba, y por el presidente del Parlamento, Henry Ramos Allup, había partido del este de Caracas y no pudo recorrer, ni siquiera, dos kilómetros.

Sra Lucena: no hay obstáculos que detengan las ganas que tienen los venezolanos de exigir al #CNERevocatorioYA pic.twitter.com/kNKB8LtqWa

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.