Si Eres Codependiente…Hay Ayuda Para Ti.

Por: Zuleika Ortiz Maldonado – Estudiante de Maestría en Consejería con Especialidad en Desordenes Adictivos. Universidad Central de Bayamón

UnknownEl trastorno adictivo, sea de tipo comportamental o derivado del consumo de drogas, suele constituir una fuente de problemas no solo para quien lo mantiene, sino también para su entorno: familia, amigos, compañeros de estudio o de trabajo, etc… La familia como sistema, recibe de manera frontal el impacto de una adicción, puesto que no existe familia que se no afecte y muestra síntomas de disfunción, cuando uno de sus miembros se enferma por esta causa de acción y en ocasiones, la colaboración puede ser inadecuada convirtiéndose en un obstáculo para el proceso terapéutico del propio paciente o promoviendo la conducta adictiva y conllevando un aumento del malestar del familiar.

La codependencia se define como el ciclo de patrones de conductas, pensamientos disfuncionales, que producen dolor y sufrimiento al sujeto no adicto (codependiente) ante al desarrollo de la adicción del familiar o adicto. No obstante, la familia afectada por la adicción, termina produciendo un sistema de conducta que apoyan en cierta medida, al desarrollo de la adicción del individuo. De acuerdo con Pérez (2002) el término “codependencia” implica un vínculo de subordinación hacia la patología mental del adicto y por consiguiente hacia el consumo mismo.

Algunos de los síntomas de la Codependencia son:

  • Dificultad para establecer y mantener relaciones íntimas sanas
  • Perfeccionismo
  • Necesidad obsesiva de controlar la conducta de otros
  • Profundos sentimientos de incapacidad
  • Depresión
  • Autoimagen negativa
  • Sentirse sobreresponsable por las conductas de otros
  • Conductas compulsiva

Sin embargo, la detección de personas que presentan codependencia puede ser tratada por profesionales de ayuda. Así como la adición es una enfermedad tratable, la codependencia también lo es. El tratamiento de la codependencia puede consistir en una mezcla de psicoterapia individual y asistencia a grupos de autoayuda, hasta sesiones estructuradas de terapia familiar. Muchas veces la recuperación de los codependientes o una familia afectada por la adicción, comienza con la recuperación de los codependientes, sin embargo es necesario que el codependiente ponga el foco en su propia recuperación y cuidado personal, para que pueda ocurrir.

La codependencia debe ser intervenida por equipos preparados para entender que la adicción es a través de un proceso que involucra diversos actores sociales con un estilo de vida que impacta de manera negativa la comunicación intrafamiliar y comunitaria, generando una reajuste en el modo como se interpretan las adicciones, sus causas y consecuencias. Cabe anotar que un adecuado proceso de rehabilitación debe incluir a la familia y al grupo de pares, además de involucrar a toda la comunidad para evitar el sojuzgamiento, la estigmatización y la disfuncionalidad del lenguaje emitido acerca del consumidor y del codependiente. Por tal motivo también implica un cambio en modo paradigmático como se analiza la adicción la cual es “uno de los rasgos más fuertes que y con mayor crudeza señala al mundo actual es el fenómeno de las adicciones”( Ferrara, Francisco. 2000, p.233), nos dice que la rehabilitación y una intervención multidisciplinaria, ética y sensata más que un reto, es la única posibilidad para mejorar la calidad de vida de las comunidades vulnerables y la estabilidad social y psicoafectiva de las familias impactadas por este fenómeno.

Uno de los componentes necesarios en la recuperación de la mayor parte de los codependientes es el uso de grupos. La terapia grupal, ha desarrollado una lista de promueve factores terapéuticos que, particularmente en el caso de este enfoque, han sido clave de en su efectividad (Yalom & Leszcz, 2005). Algunos de los factores son:

  • Esperanza – La esperanza es un factor imprescindible en cualquiera de los enfoques sirve para la mejoría y de ejemplo e inspiración. Cuando el codependiente observa que otras personas han podido recuperarse de su codependencia, desarrollar esperanza de que ellos también puedan hacerlo.
  • Universalidad – El hecho de comprobar que otros miembros tienen problemas y preocupaciones similares a los propios, da la oportunidad de reforzar los lazos de empatía con ellos. Muchas personas con trastornos de personalidad se sienten estigmatizados y escindidos por una condición que puede aparecerse ante ellos como denigrante, que los separa del resto del género humano. El codependiente puede expresar no soy el único.
  • Información – Por otra parte, el consejo provisto por los otros pacientes es mucho más propenso de ser escuchado que el incluso el del terapeuta ya que éste último es un profesional remunerado, en tanto que los otros miembros son percibidos como copartícipes genuinos de la situación. El terapeuta puede bridar información que ayude al codependiente a entender su situación, validar y evaluar sus pensamientos, sentimientos y conductas.
  • Altruismo – En el grupo, el hecho de que sus opiniones resulten de importancia para otros es un factor importante en su autoestima. El ayudar a otras personas produce satisfacción a los miembros del grupo.
  • Cohesividad grupal – La cohesividad refleja el hecho de que el desarrollo personal sólo puede tener lugar en un contacto interpersonal, incluso para el caso de las terapias grupales. Hay una situación que los identifica y los une en su dolor y en la búsqueda de alternativas.
  • Catarsis – Otro elemento fundamental de la terapia grupal es la oportunidad de alivio que ofrece al paciente Al poder expresar sus pensamientos y sus emociones (en particular sus sensaciones de vergüenza y culpa) sin inhibiciones a un grupo de personas que, merced a sus problemas compartidos, produce una sensación de alivio. están en condiciones de mostrarse plenamente empáticos con él.

La codependencia es el resultado del impacto de la adicción en la familia y se manifiesta a través de patrones de conducta y relación que son disfuncionales y que facilitan el desarrollo de la adicción. La codependencia es tratable y la recuperación es posible. Por eso, la ayuda de un profesional especializado puede ser de gran beneficio para los codependientes. El consejero, profesional de la salud mental licenciado, sobresale como una alternativa de ayuda para quienes quieren salir adelante por encima de sus circunstancias.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.