Senado de Brasil da el segundo paso hacia juicio contra Dilma

Rousseff podría dejar su cargo la próxima semana. FOTO AFP

Rousseff podría dejar su cargo la próxima semana. FOTO AFP

AFP – Un comité del Senado de Brasil votó por una mayoría contundente a favor de iniciar un juicio el político contra la presidenta Dilma Rousseff.
El concepto favorable de este comité (en el que dijeron sí 15 de 21 integrantes) fue remitido al pleno del Senado, que el próximo miércoles deberá decidir, con solo 41 de sus 81 miembros, si comienza el proceso.
De ser así, como muestran los cálculos de los partidos y como prevén los analistas brasileños, la mandataria tendrá que dejar el cargo hasta por 180 días y será enjuiciada por senadores en un proceso dirigido por el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lewandowski.
Mientras tanto, sería el vicepresidente, Michel Temer, el que asuma como mandatario. No obstante, incluso antes de que venzan los seis meses de discusiones, si dos terceras partes de esa corporación encuentran culpable a Rousseff, él mismo seguirá como máximo líder hasta 2018, cuando Brasil celebrará las próximas elecciones presidenciales.
Así las cosas, Rousseff, acusada de violar normas fiscales, maquillando el déficit presupuestal de esa nación, podría dejar su cargo la próxima semana, dejando en los brasileños una mezcla de descontento y esperanza.
“Sentimos una tristeza grande, un desánimo, pero eso pasa. Seguimos haciendo nuestros trabajos y vemos que Brasil está haciendo algo que ninguna otra nación latinoamericana ha podido, y es combatir la corrupción con gran rigor. No hay otro país con jueces, fiscales, un sistema y una sociedad civil que se corrija como nosotros lo estamos haciendo ahora”, expresó Paulo Sotero, director del Instituto Brasil del Centro Wilson para la investigación.
Sotero, para quien es una certeza que el Senado votará a favor de iniciar el juicio el próximo miércoles y que este tardará mucho menos de lo esperado, no ve preocupación entre los brasileños sobre su imagen exterior ad portas de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.
“La gran inquietud que tenemos es si Temer tendrá la capacidad de organizar un gabinete bien recibido por la población, con posibilidades de ganar apoyos, que impresione bien a la gente, que está desanimada”, dijo, y agregó que el vicepresidente tiene el reto de demostrar liderazgo y capacidad de articular.
El que podría ser presidente de Brasil la próxima semana ha buscado respaldo para el juicio político contra Rousseff desde que su partido dejó la coalición de gobierno.
Por ahora, la respuesta de esta ha sido de jamás renunciar a su mandato, pues hacerlo, dijo a medios de comunicación en rueda de prensa, sería equivalente a “enterrar la prueba viva del golpe”.
Mariana Escobar Roldán

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.