Murió Oliver Sánchez, el niño venezolano que pedía medicamentos para el cáncer

FOTO ARCHIVO AP

FOTO ARCHIVO AP

AP – Oliver Sánchez, el niño de ocho años que se hizo famoso al participar en una protesta portando un cartel en el que pidiendo quimioterapias, falleció el pasado martes.
El menor de edad murió a las 12:30 p.m. en la clínica Loira de la ciudad de El Paraíso, luego de haber estado 10 días en cuidados intensivos, informó el diario El Nacional.
Oliver había sido diagnosticado con linfoma no Hodgkin, pero la falta de medicamentos en su país dificultó el tratamiento. Por eso, en febrero pasado salió a las calles armado con un tapabocas y un cartel en el que se leía “Quiero curarme. Paz. Salud”.
La imagen le dio la vuelta al mundo y se convirtió en un ícono de aquellos que reclaman mejor salud en el vecino país.
Mitzaida Berroterán, madre del menor, le dijo al diario El Nacional que su hijo constantemente le decía: “déjame descansar, mamá”.
“Los exámenes mostraban que estaba mucho mejor, pero creemos que en el Hospital Elías Toro, en Catia, donde le aplicaban el tratamiento, se contagió con una bacteria que le causó meningitis (…) En la clínica no fue muy diferente. También tuvimos que comprar muchas cosas. Nos pidieron Epamin para las convulsiones, y antibióticos. Cada vez que nos pedían algo era un corre corre”, dijo Berroterán.
En redes sociales varias personalidades venezolanas manifestaron su tristeza tras la muerte del niño. “Es inaceptable. Esto nos confronta a todos. ¿En qué nos estamos convirtiendo?”, escribió en su cuenta de Twitter el humorista y politólogo Laureano Márquez.
La prensa del vecino país informó además que la crisis de medicamentos afecta a otros miembros de la familia Sánchez que también padecen cáncer. Entre ellos están la abuela y una de las primas del pequeño.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.