La Consejería Grupal y su Eficacia para el Manejo de la Soledad en las Persona de Edad Avanzada

Por : Daina Román Román Estudiante Programa Graduado de Consejería                                                                                    Universidad Central de Bayamón

www2.pr,gov

www2.pr,gov

La soledad es un sentimiento doloroso y temido por un gran número de personas de edad avanzada, nunca es una situación buscada. Entre los factores que causan la soledad en esta población, están el Síndrome del Nido Vacío, la muerte de un ser querido (como por ejemplo el cónyuge), pobre relación con los familiares, situación económica precaria y la jubilación. Disponen de tiempo libre, y muchas veces, no saben en qué ocuparlo, por lo que podría crear un aislamiento social.

Las personas de edad avanzada sufren la crisis de identidad causada por un conjunto de pérdidas que pueden deteriorar su autoestima. Experimentan la crisis de autonomía, ocasionada por el deterioro del organismo y la limitación en las posibilidades de desempeñarse en las actividades de la vida diaria como desearían. Además sufren la crisis de pertenencia, experimentada por la pérdida de roles y de ser parte de grupos ya sea relacionados con la vida profesional, familiar o de amistades, pero que el deterioro de las capacidades físicas y de otra índole, han afectado su vida social (Martin, 2008).

Las situaciones antes descritas pueden provocar el sentimiento de soledad en las personas de edad avanzada, la depresión, el aislamiento y el sentirse faltos de apoyo social. (Jonis & Llacta, 2013). La depresión tiene consecuencias físicas y mentales que pueden complicar un problema de salud existente de una persona de edad avanzada y desencadenar nuevas preocupaciones (Silk, 2016). Es un riesgo a la vida porque esta población puede llegar a tener insomnio, aislamiento y pérdida de memoria.

La literatura presenta varios estudios tales como el del Dr. De Ussel, citado por Martin, (2008) donde se encontró que la soledad de las personas mayores se previene o se supera cuando se realizan actividades como ver la televisión, escuchar música, etc. Aunque las estrategias para afrontar la soledad son diferentes para cada persona, se recomiendan las siguientes

  • Cambios de estilo de vida
  • Buena comunicación con su familia.
  • Un buen núcleo de amigos con quien que puedan compartir temas de interés.
  • Pertenecer a programas donde el envejeciente se sienta importante.

Estas alternativas pueden presentarse cuando la persona de edad avanzada recibe ayuda para el manejo de sus crisis. Puede ser a través de la consejería individual o grupal. La consejería grupal como intervención es apropiada porque se da en un ambiente seguro donde no se van a sentir solos y no se sentirán que son los únicos que tienen problemas. Esta estrategia pude ser ideal para esta población porque es una fuente de apoyo donde se sentirán entendidos. Algunos de los beneficios de la consejería grupal según Yalom (2009) son

  • oportunidad de expresarse y ventilar sentimientos
  • eleva la esperanza al recibir ayuda
  • se pueden ayudar unos a los otros
  • la persona se puede beneficiar observando la conducta de los demás y podría imitar la conducta favorable ante una situación similar.
  • se recibe retroalimentación sobre cómo el propio comportamiento afecta a las personas de su entorno.
  • descubrir que la vida continua y que se es dueña de la misma
  • se ventilan situaciones y se trabajan en conjunto con posibles alternativas de solución
  • oportunidad de desahogo

El consejero es uno de los profesionales de la salud mental que pueden ser de gran ayuda para este segmento de la población que va en aumento, como lo va el deterioro de su salud física y emocional. Ayuda a las persona a entender, lidiar y manejar las crisis del diario vivir como lo es el sentirse solo durante la vejez.

 

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.