El lugar del mundo con más pirámides que Egipto

Las pirámides sirven de tumba a los mandatarios del reino de Kush, y están distribuidas en tres grupos a lo largo de la ciudad. FOTOS SSTOCK / CORTESÍA WIKIMEDIA COMMONS

Las pirámides sirven de tumba a los mandatarios del reino de Kush, y están distribuidas en tres grupos a lo largo de la ciudad. FOTOS SSTOCK / CORTESÍA WIKIMEDIA COMMONS

POR DANIEL BRAVO ANDRADE  – Al sur de El Cairo, siguiendo el cauce del río Nilo, las únicas pirámides que florecieron no son las egipcias.

Después de un par de recodos, cuando el cuerpo de agua se adentra en territorio de Sudán, aparecen las pirámides nubias, más pequeñas, puntiagudas y numerosas que las egipcias.
Edificadas como tumbas para los mandatarios del reino de Kush, una región que comprendía parte del sur de Egipto y el norte de Sudán, estas pirámides fueron construidas después de las egipcias. Algunas datan del 720 a. C., cuando la pirámide escalonada de Zoser, considerada la más antigua egipcia, es del 2650 a. C.
Su principal diferencia es su tamaño: la gran pirámide de Guiza alcanza los 139 metros de altura, mientras que las de Meroe comienzan en 5 o 6 y apenas —como si hacerlo fuera una proeza fácil— llegan a los 30.
En el 2014, la revista digital Slate escribió sobre el lugar y afirmó que esta pequeña región del desierto del norte de Sudán tiene más pirámides que la totalidad de Egipto.
Las cifras parecieran estar de su lado: se estima que en Meroe hay unas 220 pirámides en pie, mientras que en el 2008 el New York Times reportaba (mientras daba la noticia de que una nueva había sido descubierta) que en Egipto había unas 128.
Las pirámides nubias también se distinguen por su inclinación. Lo usual es que como la de Kefrén, que pertenece a la necrópolis de Guiza, tengan una pendiente de 50°. En Meroe, algunas alcanzan los 70°.
Una zona de difícil acceso
Técnicamente, llegar a Meroe no es difícil. A pesar de quedar en medio del desierto, puede tomarse un carro desde la ciudad de Jartum, capital de Sudán, que está a unos 200 kilómetros al sur de la ciudad antigua. Luego, el recorrido puede terminarse en camello.
Sin embargo, no todo son buenas noticias para los aficionados de viajar a las maravillas del mundo antiguo. El año pasado, el medio estadounidense The Atlantic indicó que a pesar de ser una de las principales atracciones turísticas de Sudán, las visitas a la necrópolis se han visto afectadas por las sanciones económicas impuestas al país por el conflicto al oeste de su territorio, en Darfur.
Según sus reportes, Sudán recibe ahora menos de 15.000 turistas al año, a diferencia de los 150.000 reportados en otras épocas.
En últimas, un comentario en el sitio web de turismo Tripadvisor.com aporta otro elemento, tal vez desapercibido, a considerar sobre las pirámides de Meroe: “Nunca antes he tenido la posibilidad de visitar un lugar arqueológico de esta magnitud en completa soledad. Ojalá se pudiera recuperar esa sensación en las abarrotadas pirámides de Guiza”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.