Doña Miriam Ramírez tiene malos presentimientos con Donald Trump

DiarioPolitica-e1427484005795SAN JUAN  – La líder estadista y republicana, Miriam Ramírez de Ferrer, dijo el martes que no haría campaña por el aspirante republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, de quien opinó que es “un fraude” y que le causa malos presentimientos.

“No (haría campaña). Tampoco. Mira. No. Yo no creo en Donald Trump. Yo creo que Donald Trump es un fraude. Yo creo que se les coló. Yo creo que los republicanos fallaron muchísimo… Para mí que ellos pensaron que eso iba a durar poquito y cuando vinieron a darse cuenta tienen a ese señor nominado a la presidencia y yo tengo malos presentimientos con Donald Trump como presidente y no me está cómodo. Creo que los demócratas están en las mismas. Yo creo que son los tiempos electorales en Estados Unidos que han traído esos candidatos que ninguno de ellos son los más favorables para nosotros”, dijo Ramírez de Ferrer en una entrevista radial (NotiUno).

Así las cosas, aseguró que no votaría por Trump en las elecciones, aunque aclaró que no puede votar por el presidente, pues mantiene su residencia en Puerto Rico, a pesar que tiene una casa en Florida y que viaja entre Washington y Carolina del Norte.

“No. No. No. Mira. Yo no claudico mis principios para que ningún partido gane, pa’ que dos o tres suban. Yo me sostengo en mis principios. Primero, que yo no voto por el presidente. Yo soy residente de Puerto Rico”, afirmó al preguntársele en primera instancia si votaría por Trump.

De paso, Ramírez de Ferrer aseguró que no hará campaña por ningún político ni en Estados Unidos ni en Puerto Rico. “He decidido que cuando uno se abanderiza con un candidato, se echa de enemigo el otro bando y yo en este momento, previendo que cada día está más cerca que tengamos que tomar la decisión por la estadidad abiertamente, necesito que me escuchen todos los sectores, todos los bandos”, aseveró.

Mientras, rehusó adelantar si votará por Ricardo “Ricky” Rosselló o por Pedro Pierluisi para la gobernación de Puerto Rico.

Por otro lado, dijo que las promesas de los precandidatos demócratas sobre el estatus político de la isla quedarán en nada, pues es el Congreso el que tiene que tomar acción.

“Los presidentes no tienen ese poder. Es el Congreso. El Congreso no va a Puerto Rico a buscar votos. O sea, el presidente puede sugerir… Ellos (los precandidatos) pueden hacer unas cosas pequeñas en relación al envío de fondos o aumento de fondos y una serie de cosas a las que tiene jurisdicción el presidente, pero en cuestiones de estatus, le corresponde el Congreso”, explicó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.