Dominicanos reelegirían a Medina

Si bien hay cada vez mayores voces en contra de Danilo Medina, ninguna pudo ejercer suficiente liderazgo y unir a los sectores de oposición como para hacerle frente en esta campaña. FOTO AP

Si bien hay cada vez mayores voces en contra de Danilo Medina, ninguna pudo ejercer suficiente liderazgo y unir a los sectores de oposición como para hacerle frente en esta campaña. FOTO AP

AP – Pocas elecciones serían tan aburridas en la historia dominicana como la que tendrá lugar el domingo. Casi todas las encuestas tienen como ganador absoluto al actual presidente, Danilo Medina, con ventajas ostensibles y prevista obtención de más del 50 % de la votación.
El mandatario concentra mucho poder y apoyo en un país que ha mantenido durante dos años un crecimiento económico por encima del 7 % y registra notables progresos en temas como la educación.
Al mando de su coalición denominada Bloque Progresista, una alianza encabezada por el gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y que incluye a su antagonista histórico, el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Medina se ha garantizado el control del poder en el país caribeño.
Precisamente, su rival más fuerte es el empresario Luis Abinader, del Partido Revolucionario Moderno (PRM), el colectivo que surgió en 2015 de una división del PRD. Dicho candidato registra en encuestas un máximo de 37 % en la intención de voto (frente a 60 % de Medina, en la realizada por Greenberg). Y más allá del rezagado Abinader, no hay candidatos que puedan, desde los partidos pequeños, competirle al mandatario.
Causas de ese poder
¿Por qué le resultaría tan fácil a este personaje quedarse con los comicios presidenciales de su país? En diálogo con EL COLOMBIANO, Bridget Wooding, investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) en República Dominicana, abordó este y otros interrogantes.
“Medina ha logrado avances en educación, da la impresión que es cercano al pueblo y escucha lo que piensa, pero también es innegable que el PLD y su coalición tiene en el bolsillo todos los poderes. Además, el 25 % de la población depende de los programas sociales del gobierno y así le resulta muy fácil conservar la base de apoyo”, explicó.
“Por otra parte, la poca oposición que hay está muy debilitada y fraccionada. El candidato del PRM, Abinader, es un empresario acaudalado, pero no ha calado bien entre la población con propuestas contundentes, no convence. La gente en la calle está convencida de que ya hace falta un cambio ante los altos niveles de corrupción que hay en República Dominicana —y que permiten tanta concentración del poder—, pero no hay oposición”, agregó.
Por último, Wooding cree que “con un nuevo triunfo de Medina la problemática que vive el colectivo haitiano seguirá igual, porque ninguno de los partidos principales quiere resolver esta situación, en especial en cuanto a la documentación”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.