Desmantelan a “Los Lobos” que usaban redes sociales para narcotráfico en San Juan y Cataño

rosa-emilia-296x3001SAN JUAN  – La jefa de la Fiscalía Federal en la isla, Rosa Emilia Rodríguez informó el jueves que un total de 17 personas fueron acusados por tráfico de drogas en los municipios de San Juan y Cataño, con lo que desmantelaron una organización criminal que utilizaba las redes sociales como parte de sus actuaciones delictivas.

“El resultado de esta operación no es menos significativa y pone de relieve el objetivo principal de hacer cumplir la ley para mantener las drogas fuera de nuestros barrios. Estas detenciones mantendrán a los ciudadanos respetuosos de San Juan y Cataño más seguro de la violencia inevitable que trae el tráfico de drogas”, dijo Rodríguez en un comunicado.

“A lo largo de tres décadas, la cuadrilla de Los Lobos controla varias comunidades en Puerto Rico, el tráfico de drogas y armas en una escala masiva, mientras que los residentes honestos de esas comunidades sufrieron. Hoy en día, la investigación a largo plazo de esta empresa criminal culminó con su desmantelamiento, por detenciones en Puerto Rico y en todo el territorio de Estados Unidos”, dijo por su parte, Douglas A. Leff, agente especial a cargo del Negociado Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés) en San Juan.

Según detalló Rodríguez, el martes 17 de mayo, un gran jurado federal en el Distrito de Puerto Rico emitió una acusación formal contra los 17 acusados por conspiración para poseer con intención de distribuir y distribución con ánimo de lucro de heroína, crack, cocaína y marihuana entre 2007 y 2015 en la barriada Las Monjas en San Juan y Los Bultrones Alley en Cataño, así como en otras áreas de ambos municipios.

De acuerdo con la fiscal federal, los 17 acusados actuaron en diferentes roles con el fin de promover los objetivos de su organización. Dieciséis acusados se enfrentan a un cargo de posesión de armas de fuego en cumplimiento de un delito de tráfico de drogas. Los acusados y sus co-conspiradores tenían y usaban armas de fuego de diferentes marcas y calibres y totalmente automáticas para protegerse a sí mismos, proteger su organización, mantener el control de sus puntos de drogas, intimidar y tomar represalias contra otras organizaciones y para ampliar sus actividades.

Además, la funcionaria federal detalló que los imputados se tomaban fotos con teléfonos celulares en posesión de armas de fuego y de las drogas que distribuían. También usaron las redes sociales para publicar fotos de los co-conspiradores en posesión de armas de fuego, para mantener contacto entre sí, para promover sus actividades de tráfico de drogas y para amenazar a otras personas.

Rodríguez indicó que entre los imputados están Franklin A. Valdez Marcelino, alias “Popeye”; Omar A. Mangual Lanause, alias “Omar”; Carlos E. Carrión Nieves, alias “Negro”; Raymond Fuentes Echevarría, alias “R”, “Raymond” y “Doble Cincuenta”; David Oliveras Lugo, alias “Ardilla”; David Manuel Vélez Torres, alias “Tripa” y “Tribi”; Orlando Martínez Núñez, alias “Irving” y “Elvin” y Frajamilis Maldonado Cruz, alias “Coquito”.

También fueron acusados Luis Manuel Resto Reyes, alias “Guitarreño” y “Guitarra”; Emmanuel Mercedes Morán, alias “Mono”; Jorge L. Martínez Rodríguez, alias “Chito”; Edgardo Lamboy Ruiz, alias “Galdo” y “Al-Qaeda”; Frankie junior Cruz, alias “Papa”; Erick J. Ortiz Colón, alias “Gringo”; Joel Rosa Robles, alias “Bobmar”; Carlos A. Sánchez Rivera, alias “Casper” y Víctor A. Martínez Rodríguez, alias “Vitito”.

El fiscal federal César Rivera Giraud está a cargo del procesamiento del caso. De ser hallados culpables, los acusados se enfrentan a una pena mínima de 10 años y hasta cadena perpetua. Las acusaciones contienen sólo los cargos y no son prueba de culpabilidad. En esta investigación colaboraron agentes del FBI, de la Policía de Puerto Rico y del San Juan Strike Force.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.