Científicos piden que se retrasen o reubiquen los Juegos Olímpicos por el virus del Zika

La Organización Mundial de la Salud dice que aplazar la cita de Río no tiene sentido

Fumigación para combatir el virus del Zika en el "Sambódromo" de Río de Janeiro LEO CORREA AP

Fumigación para combatir el virus del Zika en el “Sambódromo” de Río de Janeiro LEO CORREA AP

AP- “La OMS debe revisar la cuestión del Zika y posponer y/o reubicar los Juegos”, sostienen los signatarios de una “carta abierta” dirigida a la directora general del organismo, Margaret Chan, y con “copia” al Comité Olímpico Internacional (COI). También reclaman que la OMS cree un grupo independiente para asesorar de forma “transparente” sobre esta cuestión al COI. No hacerlo sería “irresponsable” en vista de las consecuencias “en materia de salud pública y éticas” que conllevaría, subrayan.

Los expertos afirman que, según las últimas pruebas, la cepa del virus del Zika que afecta a Brasil tiene consecuencias médicas más graves de lo que se creía hasta ahora. El virus, que transmite el mosquito Aedes aegypti, en la mayoría de los casos produce una infección leve, pero está vinculado a la microcefalia en bebés de madres infectadas y a otros trastornos neurológicos graves.

Con casi 26.000 casos notificados, Río de Janeiro “es una de las zonas más afectadas del país” por el Zika, recuerdan. Todo ello hace “imperativo” que la OMS realice “una evaluación fresca y basada en evidencias del Zika y los Juegos, así como de sus recomendaciones para los viajeros”, reclaman.

“Se crea un riesgo innecesario si se permite que 500.000 turistas extranjeros de todos los países viajen a los Juegos, adquieran potencialmente el virus y regresen a sus casas en lugares donde podría volverse endémico”, insisten los científicos. Correr este tipo de riesgo “no es ético”, advierten.

La carta ha sido redactada por los profesores Amir Attaran, de la Universidad de Ottawa; Christopher Gaffney, de la Universidad de Zúrich y Arthur Caplan y Lee Igel, de la Universidad de Nueva York.

Estos dos últimos ya hicieron un llamamiento similar en febrero, en un artículo publicado en la revista Forbes. El profesor Attaran también escribió en la revista especializada en salud pública de la Universidad de Harvard que el evento “puede acelerar el contagio del virus” y sugirió que se traslade a otra ciudad brasileña o que se pospongan.

Pero las autoridades olímpicas y políticas ni se plantean esta posibilidad a menos de tres meses de los Juegos, cuando esperan la visita de cerca de un millón de turistas.

“Cancelar o cambiar el lugar de los Juegos 2016 no alterará de forma significativa la expansión del virus del Zika”, replicó la OMS en un comunicado. Al fin y al cabo, razona la institución, hay casi 60 países o territorios afectados por el virus y la gente continúa viajando a esos lugares por las razones más diversas. Lo que es importante es seguir las indicaciones para evitar la picadura del mosquito o el contagio del virus, agregó la OMS, que ya publicó una guía con recomendaciones para evitar contraer el virus del Zika destinada a los atletas, periodistas y turistas que visitarán Río de Janeiro durante los Juegos Olímpicos de agosto.

La opinión de los científicos que firman la carta no es, además, compartida por toda la comunidad científica. El director del Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, Tom Frieden, desestimó esta semana la propuesta.

“No hay ninguna razón de salud pública para cancelar o retrasar los Juegos”, sostuvo en una charla con periodistas en Washington. Según indicó, el CDC ha estudiado el posible impacto de que viajen tantas personas de tantos lugares diferentes a una zona con virus del Zika y el resultado no cambiaría sustancialmente el riesgo de expansión general de este virus. “Viajar a los Juegos representaría menos del 0,25% de todos los viajes que se realizan a zonas afectadas por Zika”, explicó. “Así que incluso si se decidiera no celebrar los Juegos, seguiría existiendo un 99,75% de riesgo de que el Zika siga expandiéndose”, agregó.

Sumido en una grave crisis política, el Gobierno de Brasil, interinamente en las manos de Michel Temer, ha dedicado poco tiempo en las últimas semanas a hablar sobre los Juegos. Las autoridades de Río repiten que la ciudad está preparada.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.