Bernier no quiere la PROMESA del Congreso

DiarioPolitica-e1427484005795SAN JUAN – El candidato a la gobernación por el Partido Popular Democrático (PPD), David Bernier insistió el jueves en su rechazo a la propuesta de una Junta de Control Fiscal para Puerto Rico, aun con la nueva versión de la llamada ley PROMESA, radicada el miércoles en el Congreso.

“Insistimos que este proyecto es malo para Puerto Rico y nos oponemos a su aprobación tal y como está. Insistimos que ante la actitud congresional la ruta debe ser la renegociación voluntaria del gobierno de Puerto Rico con los acreedores que permita un espacio para una negociación más abarcadora y la insistencia que el Ejecutivo Federal actúe ahora para evitar las serias consecuencias de un impago el primero de julio”, dijo Bernier en declaraciones escritas.

Dijo que a menos de 45 días para que el gobierno de Puerto Rico tenga que incurrir en un impago sustancial de su deuda por falta de recursos para poder reestructurar la misma, insistir en esta legislación es una falta de consideración y respeto al país ante la grave crisis que vive.

“Nos oponemos a este proyecto por las mismas razones que nos opusimos al primer proyecto PROMESA”, afirmó.

Según se informó, la nueva versión de PROMESA o HR5278 fue radicada el miércoles y contempla la imposición de una Junta de Control Fiscal, un proceso más flexible para reestructurar la deuda, así como algunas disposiciones de desarrollo económico. Informes de prensa señalan que aunque se produjo un acuerdo bipartita para la presentación de la nueva propuesta, ésta aun enfrenta un futuro incierto en la Cámara de Representantes federal.

Bernier indicó que en primer lugar, las disposiciones sobre la Junta de Control Fiscal Federal que lesionan seriamente las facultades democráticas del gobierno de Puerto Rico siguen presentes en esta versión. Aseguró que este es un mal proyecto para Puerto Rico ya que no atiende el asunto medular de la reestructuración de la deuda sin lacerar las instituciones democráticas del gobierno de Puerto Rico.

“Los poderes de la Junta de Control Fiscal Federal que propone la medida no fueron alterados significativamente. La Junta seguiría teniendo la última palabra sobre los planes fiscales, presupuestos, leyes, contrataciones del gobierno (requeriría aprobación de la junta de contrato, ley o reglamento) reglamentos u otras acciones del gobierno de Puerto Rico. Es decir, esta Junta no electa pudiera ir por encima del gobernador y los legisladores electos por los puertorriqueños en aspectos fundamentales sobe nuestra vida colectiva”, expresó.

En segundo lugar, dijo que “lamentablemente”, el componente de reestructuración de la deuda crea varias excepciones para distintas clases de categorías y grupos de bonos, incluyendo aseguradores de bonos. El requisito de las dos terceras partes de los bonistas dentro de una categoría para restructuraciones voluntarias, continúa en este proyecto.

Por último, Bernier criticó que el proyecto incluye la mención de la creación de un Grupo de Trabajo a nivel congresional para estudiar medidas para promover el desarrollo económico de Puerto Rico, gracias a las sugerencias del presidente de la Cámara, Jaime Perelló.

“A pesar de la inclusión de este lenguaje, nos preocupa que las mismas se canalicen a través del mecanismo de un Grupo de Trabajo. Por 17 años ha estado constituido un Grupo de Trabajo a nivel de la Rama Ejecutiva federal con encomiendas similares a las que actualmente se sugiere para este nuevo Grupo de Trabajo, esta vez a nivel congresional, sin que eso haya redundado en medidas que promuevan la reactivación de nuestra economía. Entendemos que no es momento de más estudios, es momento de acción”, sostuvo.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.