Anuncian intensificación del programa educativo y de orientación sobre Ley que prohíbe el uso de bolsas plásticas desechables

imagesSAN JUAN  – La Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS), la Junta de Calidad Ambiental (JCA), el Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO) y el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) anunciaron el martes, la intensificación del programa educativo y de orientación sobre la Ley Número 247-2015, conocida como Ley para la Promoción de Bolsas Reusables y la Reglamentación del Uso de Bolsas Plásticas en el Estado Libre Asociado de Puerto Rico y recalcaron la importancia de reducir el uso de las bolsas plásticas desechables.

El director ejecutivo de la ADS, Nelson Santiago Marrero informó que, según datos del External Trade Statistics, entre el 2012 y el 2015 se importaron a Puerto Rico aproximadamente 1.7 billones de bolsas plásticas.

Además, destacó que la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA) estima que por cada 8,695 bolsas plásticas recuperadas se ahorra aproximadamente una yarda cúbica de espacio en un vertedero y se evitan los impactos de este residuo en el medioambiente. “Esto datos confirman la necesidad de eliminar este material de nuestro quehacer diario. Por tal razón, exhortamos a la ciudadanía y al comercio en general a adoptar el cambio en comportamiento necesario para alcanzar los objetivos de esta Ley y fomentar un desarrollo sostenible para el País”, afirmó el director ejecutivo de la ADS en un parte de prensa.

La Ley Número 247-2015, que fue aprobada el 29 de diciembre de 2015, establece que, a partir del 30 de diciembre del 2016, queda prohibido que los establecimientos comerciales en Puerto Rico brinden bolsas plásticas desechables a sus clientes para cargar sus artículos. Esta legislación de avanzada persigue reducir y minimizar el uso de las bolsas plásticas debido a sus impactos adversos en el medioambiente.

La aprobación de la Ley Número 247 representa un cambio en la forma en que tradicionalmente acarreamos los artículos que consumimos. “Debemos evitar la generación de bolsas plásticas y otros desperdicios que pueden afectar la calidad de las aguas para usos diversos, ocupar nuestras escasas tierras e impactar la calidad del aire por sus procesos de manufactura. Queremos llevar un mensaje de educación ambiental sobre este tema a todos los niveles. El transporte de artículos mediante bolsas reusables u otros envases en nuestro diario vivir es una práctica económicamente viable, de grandes beneficios al ambiente y la salud pública”, expresó el presidente de la JCA, Weldin Ortiz Franco.

“Evitar que las bolsas plásticas terminen en los vertederos o en nuestros espacios naturales es responsabilidad de todos. Al hacerlo, se evita que esas bolsas no solo dañen el aspecto visual de nuestro entorno natural afectando el turismo y nuestras posibilidades de desarrollo socioeconómico, sino que también se logra salvar la vida de especies en peligro de extinción como las tortugas, los manatíes, peces u otras especies marinas que las pueden confundir con alimento. El cumplimiento con este estatuto es una medida de responsabilidad social empresarial y de acción ciudadana, ya que se debe tomar en consideración que este tipo de material toma muchísimos años en descomponerse. Aunque la ley entra en vigor en diciembre del 2016, exhortamos a la ciudadanía a poner en práctica desde este momento la costumbre de utilizar bolsas reusables en sus compras para cambiar patrones de conducta que ayuden al ambiente y a nuestras especies de vida silvestre”, declaró la Secretaria del DRNA, Carmen R. Guerrero Pérez.

Por ello, se exhorta a la ciudadanía en general a educarse sobre cómo cambiar los hábitos de consumo. “Es el momento adecuado para que los consumidores aprovechen el término de transición, se eduquen y comiencen a realizar sus compras utilizando bolsas reusables. Esta legislación ha logrado un amplio periodo de tiempo para su difusión, por lo que esperamos que los comercios cumplan con la ley cuando DACO comience a fiscalizar”, expresó el secretario del DACO, Nery Adames Soto.

En ese sentido, sostuvo dejar saber a la ciudadanía: Los consumidores pueden usar las bolsas que prefieran para transportar los productos comprados en los establecimientos comerciales, ya sea en bolsas reusables, de papel o plásticas desechables que tenga en su hogar. Los establecimientos comerciales no podrán ofrecer bolsas plásticas, en su lugar entregarán o tendrán disponibles para la venta bolsas reusables, las cuales deberán estar hechas a base de tela, u otro material que cumpla con las características establecidas en la Ley. Los comercios también podrán ofrecer a los clientes bolsas de papel, cuyo costo podrá ser recuperado por el local, a su discreción. Es importante destacar que la Ley no prohíbe al consumidor utilizar bolsas de cualquier tipo (incluyendo las bolsas plásticas desechables) para el acarreo de sus productos en los establecimientos comerciales.

Por otro lado, en lo que respecta a los establecimientos comerciales, la Ley provee lo siguiente: El comercio tendrá disponible gratis o para la venta a sus clientes bolsas reusables. Permitirá al consumidor traer y utilizar bolsas de cualquier tipo, incluyendo las bolsas plásticas desechables, para acarrear sus productos. Tienen la responsabilidad de adiestrar, orientar y motivar a sus empleados para promover el uso de bolsas reusables en sustitución de las bolsas plásticas desechables. Los establecimientos comerciales deberán colocar varios avisos informativos dirigidos a sus consumidores en los cuales se indique y eduque sobre la aprobación e implantación de esta Ley. Estos avisos informativos deberán ubicarse, uno a la entrada del establecimiento y otro, en la caja(s) registradora(s). Tener en vigor un plan de reciclaje de bolsas plásticas desechables en su establecimiento. La Ley establece que el DACO impondrá multas a los establecimientos comerciales que brinden bolsas plásticas desechables a sus clientes para el acarreo de sus artículos.

Se exhorta a reciclar las bolsas plásticas desechables que existan en el inventario de los establecimientos comerciales y en poder de los ciudadanos según dispone el Artículo 18-A de la Ley Número 70-1992, según enmendada, conocida como Ley para la Reducción y Reciclaje de Desperdicios Sólidos de Puerto Rico.

Para finalizar, es importante resaltar que la clave para lograr eliminar las bolsas plásticas desechables está en todos nosotros. Debemos adoptar nuevos hábitos que nos permitan, por un lado, reducir el uso desmedido de este material al sustituirlo por bolsas de tela reusables o análogas, y por otro, reciclar aquellas bolsas plásticas que tengamos en nuestro poder al entregarlas en los centros de reciclaje que dispone la Ley.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.