Adjuntas

radiografiaportadaAdjuntas-300x168Adjuntas, Puerto Rico

El municipio de Adjuntas es conocido como la “Ciudad del Gigante Dormido”, la “Tierra de Lagos” y la “Suiza de América”. Limita al norte con Lares y Utuado; al sur con Yauco, Guayanilla y Peñuelas; al este con Utuado y Ponce y al oeste con Lares y Yauco.

A comienzos del siglo XX, en el 1906, el presidente de Estados Unidos, Theodore Roosevelt, hizo parada en la Isla como parte de un viaje hasta el Canal de Panamá. Al visitar el municipio de Adjuntas, comparó el paisaje con el de Suiza debido a sus altas montañas. De ahí el cognomento que lo compara con dicho país.

Su otro cognomento, el de la “Ciudad del Gigante Dormido”, hace referencia a la silueta de una montaña que se observa desde el pueblo. Adjuntas posee una gran cantidad de embalses o lagos, lo que inspiró el cognomento de la “Tierra de Lagos”. Sus embalses más importantes son Las Garzas y el Lago Guayo. Además, entre los recursos hidrológicos del municipio destacan los ríos: Portugués, río Grande de Arecibo y río Grande de Añasco.

Adjuntas tiene una población de 19,143 adjunteños (censo 2000). El municipio está organizado en los barrios: Portillo, Tanamá, Capáez, Pellejas, Guayabo Dulce, Guayo, Yahuecas, Guilarte, Garzas, Saltillo, Portugués, Vegas Arriba, Vegas Abajo, Juan González, Yayales y Limaní. La superficie total de Adjuntas es de 172.9 km² (66.47 millas²).

En la década del 1980, nació una organización adjunteña de base comunitaria que detuvo éxitosamente un proyecto de explotación minera que amenazaba a varios pueblos de la Cordillera Central. Desde entonces, la labor ambiental y comunitaria de Casa Pueblo, como se llamó la organización, ha continuado y actualmente maneja la Reserva Puertorriqueña de la Biosfera en las ‘Tierras Adjuntas’. Esta Reserva abarca una superficie de 36,000 cuerdas (14,149 hectáreas) de terreno, distribuidas a través de diez municipios. La región posee elevaciones que oscilan entre los 2,000 y 4,000 pies (607 a 1219 metros) de altura sobre el nivel del mar.

Desde las últimas décadas del siglo XIX, el cultivo del café ha sido la principal actividad económica de este pueblo. Inclusive, la fundación del pueblo estuvo ligada a esta industria. La producción de café adjunteño es bien estimada en el mercado local e internacional y en la actualidad este municipio es uno de los principales productores de café en la Isla. No obstante, también se ha desarrollado la ganadería, el cultivo de frutos menores y la manufactura de ropa y equipos electrónicos.

En el barrio Limaní de Adjuntas, a más de 1,800 pies (549 metros) sobre el nivel del mar, se encuentra la Subestación Experimental Agrícola del Colegio de Ciencias Agrícolas del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico. En una finca de 188 cuerdas, localizada en la zona cafetalera, investigadores realizan estudios de agronomía relacionados al cultivo del café y de otros frutos menores como los melocotones.

Este pueblo también se destaca por fundar en 1943 la Cooperativa de Cosecheros de Cidra. La Cooperativa exporta a Europa el singular fruto. Curiosamente, éste regresa a la Isla sobre el tope de los bizcochos navideños de fruta confeccionados en Italia.

Geografía

Adjuntas pertenece a la región occidental de la Cordillera Central, por lo que presenta una topografía montañosa. Entre sus elevaciones se destaca el Monte Guilarte de 3,953 pies de altura (1,205 metros). Le siguen otras elevaciones de importancia como: la Silla de Calderón de 3,773 pies (1,105 metros) y el cerro Vaquiñas de 3,346 pies (1,020 metros) de altura. Otras montañas, aunque de menor elevación son: los altos o cerros Mercado (barrio Yahuecas), Palo Seco (barrio Portillo), La Quinta y Avispa (barrio Guayabo Dulce) y Leoncilla (barrio Guayo). Todos estos poseen una altura menor de 800 metros (2,625 pies).

El municipio posee una hidrografía compleja que incluye ríos pertenecientes a tres vertientes hidrográficas. El río Grande de Arecibo nace en el barrio Juan González de Adjuntas y atraviesa su territorio de norte a sur, desembocando en el océano Atlántico. En territorio adjunteño también nacen los ríos Pellejas y Tanamá, ambos afluentes del río Grande de Arecibo.

Los ríos que pertenecen a la vertiente Oeste o del Canal de la Mona son el Blanco y el Prieto, ambos afluentes del río Grande de Añasco, que nace de la unión de estos ríos. A la vertiente Sur o del Caribe pertenece el río Portugués, que nace en el barrio Portugués, cruza el municipio de Ponce y desemboca en el mar Caribe. Su afluente, el río Corcho, también riega este municipio.

Adjuntas, también cuenta con los lagos: Adjuntas, Garzas, Guayo, Pellejas y Yahuecas. Todos toman el nombre de los barrios en que se encuentran, aunque generalmente, su extensión ocupa tierras de los barrios aledaños. El Adjuntas, el Garzas y el Pellejas pertenecen a la cuenca del río Grande de Arecibo; el Guayo y el Yahuecas, a la del río Grande de Añasco.

De todos, el que tiene mayor capacidad de almacenaje de agua es el Guayo: 17,400 acres/pie (21,462,552 metros cúbicos), éste ocupa el sexto lugar entre los embalses puertorriqueños por su volumen. El Yahuecas tiene la mayor área de desagüe: 45 kilómetros (17.4 millas). Garzas se encuentra a mayor altura, a 734 metros (2,415 pies) sobre el nivel del mar; éste es el segundo más alto de Puerto Rico.

Hacia el oeste de Adjuntas, en medio de la zona cafetalera, se encuentra el bosque Guilarte que cuenta con unas 1,457 hectáreas (3,600 acres) y que está seccionado en seis zonas. El área forestal abarca tierras de los municipios de Adjuntas, Peñuelas, Guayanilla y Yauco. Por su localización, está clasificado entre los bosques de la alta cordillera. Su altura oscila entre los 760 metros (2,492 pies) y los 1,205 metros (3,953 pies), altura del Monte Guilarte. El bosque recibe un promedio anual de lluvia de 2,244 milímetros (88.7 pulgadas). Su vegetación es muy variada y entre las especies de árboles nativos que crecen en él figuran la palma de sierra, el caimitillo y el granadillo. Entre las plantas exóticas se encuentra el eucalipto.

El trío de municipios formado por Utuado, Jayuya y Adjuntas compone, desde el punto de vista minero, la zona más importante y rica de Puerto Rico, tanto por la calidad como por la cantidad de los minerales que se encuentran en ella. Los más relevantes son el oro y el molibdeno, que se hallan asociados a otros minerales, y el cobre, encontrado en forma de calcopirita.

Según los historiadores el nombre de Adjuntas procede del nombre original de la región: las Tierras Adjuntas de la Villa de San Blas de Illescas. Se le conocía de esta manera debido a la relación eclesiástica con dicha villa, ya que estaba adjunta a su vicaría.

La historia de este municipio ha estado vinculada al café desde su fundación. La introducción de esta planta a la Isla en 1736 por el gobernador Felipe Ramírez de Estenós, propició el poblamiento del interior montañoso de Puerto Rico. En 1805, los vecinos que eran unas veinte familias, habían construido una pequeña capilla debido a que la iglesia de Utuado, a la que estaban adscritos, quedaba muy apartada e inaccesible. Los vecinos decidieron solicitar a las autoridades eclesiásticas la autorización para construir una nueva parroquia, para lo cual eligieron como portavoz al hacendado Diego Maldonado.

Adjuntas queda constituido como pueblo el 11 de agosto de 1815, fecha en que se bendijo la iglesia del pueblo, bajo la advocación de San Joaquín. Para este año, la población era de 713 habitantes.

En 1818 el territorio estaba organizado en los barrios: Capáez, Garzas, Juan González, Pellejas, Pueblo Abajo o zona urbana y Saltillo. En 1825, se suma el barrio Jagüeca y en 1845, Portugués, Jayalse, Guilarte, Limaní, Guayo, Guayabo Dulce y Tanamá.

En 1878, se crea el barrio Portillo; el sector Vega fue dividido en dos barrios, Vegas Abajo y Vegas Arriba; Jayalse se convierte en Yayales y Jagüeca cambia Yahuecas. El poblado tenía diez calles, plaza mayor, iglesia, ayuntamiento, cuartel de la Guardia Civil, carnicería y un cementerio en desarrollo. Además, la población del municipio había aumentado a más de 14,000 vecinos. En 1894, Adjuntas recibió el título de villa por Orden Real.

El cultivo del café, factor determinante en la creación y desarrollo de este municipio, decayó para finales del siglo XIX. También para esta época se comenzó a explotar cobre en la mina Córcega. En la actualidad, el café sigue teniendo importancia en la economía adjunteña, pero a menor escala. También, se cultivan otros productos agrícolas tales como la cidra, la cual se procesa para producir conservas que son exportadas.

En el mes de marzo tiene lugar en Adjuntas el Festival de la Cidra. Las fiestas patronales se celebran alrededor del 21 de agosto, día de San Joaquín y Santa Ana.

Símbolos

Bandera

La bandera de Adjuntas deriva del escudo de la población. Una banda blanca la divide diagonalmente en dos triángulos irregulares. El superior es de color violeta y el inferior, verde. En el centro de cada uno de los triángulos lleva una cruz de Illesca blanca. La misma simboliza a San Joaquín y Santa Ana. El color blanco simboliza la pureza; el violeta el manto de San Joaquín y el verde, la vegetación del pueblo.

Escudo

El escudo de Adjuntas incluye un báculo o cayado que representa al patriarca San Joaquín, padre de la Santísima Virgen María. La rueca alude a las labores domésticas, además de simbolizar a Santa Ana, madre de la Virgen María. La estrella representa, pues a la Virgen. Las campanas y las cruces aluden al nombre de la población, Adjuntas. Las cruces están tomadas del blasón de Coamo y tienen su origen en los escudos de armas de la villa y del linaje de Illescas, nombre relacionado históricamente con la antigua Villa de San Blas. Las ramas del cafeto aluden a que Adjuntas se ubica en la zona cafetalera de Puerto Rico. La corona mural es diminutivo de los escudos de cuatro torres para significar que en tiempos de España obtuvo de la Corona el privilegio de titularse “Villa”.

Según los historiadores el nombre de Adjuntas procede del nombre original de la región: las Tierras Adjuntas de la Villa de San Blas de Illescas. Se le conocía de esta manera debido a la relación eclesiástica con dicha villa, ya que estaba adjunta a su vicaría.

La historia de este municipio ha estado vinculada al café desde su fundación. La introducción de esta planta a la Isla en 1736 por el gobernador Felipe Ramírez de Estenós, propició el poblamiento del interior montañoso de Puerto Rico. En 1805, los vecinos que eran unas veinte familias, habían construido una pequeña capilla debido a que la iglesia de Utuado, a la que estaban adscritos, quedaba muy apartada e inaccesible. Los vecinos decidieron solicitar a las autoridades eclesiásticas la autorización para construir una nueva parroquia, para lo cual eligieron como portavoz al hacendado Diego Maldonado.

Adjuntas queda constituido como pueblo el 11 de agosto de 1815, fecha en que se bendijo la iglesia del pueblo, bajo la advocación de San Joaquín. Para este año, la población era de 713 habitantes.

En 1818 el territorio estaba organizado en los barrios: Capáez, Garzas, Juan González, Pellejas, Pueblo Abajo o zona urbana y Saltillo. En 1825, se suma el barrio Jagüeca y en 1845, Portugués, Jayalse, Guilarte, Limaní, Guayo, Guayabo Dulce y Tanamá.

En 1878, se crea el barrio Portillo; el sector Vega fue dividido en dos barrios, Vegas Abajo y Vegas Arriba; Jayalse se convierte en Yayales y Jagüeca cambia Yahuecas. El poblado tenía diez calles, plaza mayor, iglesia, ayuntamiento, cuartel de la Guardia Civil, carnicería y un cementerio en desarrollo. Además, la población del municipio había aumentado a más de 14,000 vecinos. En 1894, Adjuntas recibió el título de villa por Orden Real.

El cultivo del café, factor determinante en la creación y desarrollo de este municipio, decayó para finales del siglo XIX. También para esta época se comenzó a explotar cobre en la mina Córcega. En la actualidad, el café sigue teniendo importancia en la economía adjunteña, pero a menor escala. También, se cultivan otros productos agrícolas tales como la cidra, la cual se procesa para producir conservas que son exportadas.

En el mes de marzo tiene lugar en Adjuntas el Festival de la Cidra. Las fiestas patronales se celebran alrededor del 21 de agosto, día de San Joaquín y Santa Ana.

Símbolos

Bandera

La bandera de Adjuntas deriva del escudo de la población. Una banda blanca la divide diagonalmente en dos triángulos irregulares. El superior es de color violeta y el inferior, verde. En el centro de cada uno de los triángulos lleva una cruz de Illesca blanca. La misma simboliza a San Joaquín y Santa Ana. El color blanco simboliza la pureza; el violeta el manto de San Joaquín y el verde, la vegetación del pueblo.

Escudo

El escudo de Adjuntas incluye un báculo o cayado que representa al patriarca San Joaquín, padre de la Santísima Virgen María. La rueca alude a las labores domésticas, además de simbolizar a Santa Ana, madre de la Virgen María. La estrella representa, pues a la Virgen. Las campanas y las cruces aluden al nombre de la población, Adjuntas. Las cruces están tomadas del blasón de Coamo y tienen su origen en los escudos de armas de la villa y del linaje de Illescas, nombre relacionado históricamente con la antigua Villa de San Blas. Las ramas del cafeto aluden a que Adjuntas se ubica en la zona cafetalera de Puerto Rico. La corona mural es diminutivo de los escudos de cuatro torres para significar que en tiempos de España obtuvo de la Corona el privilegio de titularse “Villa”.

Texto tomado de la enciclopediapr.org

Video

Ayúdenos a describir todo lo que su municipio  ofrece a las Industrías del Turismo y Negocios.

Favor enviar sus textos,  fotografías y videos a:

http://diariodepuertorico.com/contacto/

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.