Venezuela aplicará cortes de luz de cuatro horas al día

El Gobierno ha reducido ya la jornada laboral y ha modificado el huso horario para ahorrar energía

Colas para comprar bienes básicos ayer en un supermercado en Caracas. REUTERS

Colas para comprar bienes básicos ayer en un supermercado en Caracas. REUTERS

EL PAÍS – Las luces se apagan en Venezuela. El Gobierno ha anunciado que a partir del lunes se aplicarán cortes programados de luz de cuatro horas diarias durante 40 días continuos en todo el país para postergar un colapso del sistema energético.

La medida se suma a una estricta dieta eléctrica —aplicada desde enero— que ha reducido la jornada laboral del sector público a cuatro días de trabajo, obligado a los centros comerciales a generar su propia energía, implementado inusitados asuetos y modificado el huso horario del país. Luis Motta Domínguez, ministro para la Energía Eléctrica, asegura que este racionamiento aliviará al embalse de agua Guri, la principal hidroeléctrica de Venezuela, que amenaza con colapsar debido a una prolongada sequía provocada por el fenómeno meteorológico El Niño. “Todos debemos estar unidos para combatir y minimizar el efecto climático que tanto está afectando al país”, dice.

Según Motta, el sector residencial es el mayor consumidor de electricidad, con un 63%. El Estado venezolano, que subsidia gran parte de la energía eléctrica, evalúa además un incremento en las tarifas de este servicio.

El Gobierno se ha exculpado por adelantado de los apagones inesperados —provocados por fallas y supuestos sabotajes en el sistema eléctrico— que pudiesen alargar las horas sin luz en Venezuela. Este plan preocupa a la población. Muchos hospitales ya han experimentado dificultades producto de los apagones inesperados que sufre el país desde hace una década. El gremio empresarial cree que se acentuarán las pérdidas económicas. Pero el Gobierno afirma que están preparados para asumir posibles contingencias. Jorge Arreaza, ministro de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, asegura que los centros de salud están capacitados para prestar servicio en las cuatro horas diarias sin luz.

El Gobierno había incluido originalmente a Caracas, la ciudad menos golpeada por la dieta energética, en el estricto plan. Pero esta medida fue descartada ayer por el ministro Motta Domínguez debido a que la capital es sede de los poderes públicos del Estado. El titular de Energía Eléctrica explicó que se consideraron aspectos económicos y sociales para descartar a la ciudad.

Los planes de racionamiento han tenido pésimos resultados en Caracas. En enero de 2010, el entonces presidente Hugo Chávez aplicó un racionamiento en la capital que solamente duró un día debido a su fracaso. “Me he dado cuenta de que ha habido un impacto no deseado. He ordenado suspender los cortes eléctricos en Caracas, porque este gobierno tiene que ser capaz de reconocer errores cometidos y rectificar”, dijo Chávez. Hubo un colapso en el tráfico debido a que no funcionaron los semáforos, los hospitales paralizaron operaciones, las empresas, colegios y entidades bancarias trabajaron bajo la precariedad…

Motta Domínguez también ha descartado la aplicación del plan en Vargas y Nueva Esparta. El resto del país se prepara para una severa dieta eléctrica que no cuentan con garantías de concluir en 40 días.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.