Satisfecho activista ambiental por reconocimiento internacional

300px-Corredor_Playa_San_Miguel

SAN JUAN  – El activista ambiental, Luis Jorge Rivera Herrera expresó satisfacción el lunes luego que la Fundación Goldman le confiriera el Premio Ambiental Goldman por su labor en pro de la conservación de la Reserva Natural del Corredor Ecológico del Noreste (CEN).

“Para mí es motivo de gran satisfacción, como orgulloso representante de la Coalición Pro Corredor Ecológico del Noreste, pero sobre todo, como puertorriqueño, haber recibido esta distinción, tal y como también lo hicieron en el pasado Don Alexis Masol (año 2002) y Rosa Hilda Ramos (año 2008). Este reconocimiento es el de mayor prestigio en su clase, siendo conocido como ‘el Premio Nobel’ en el campo del activismo ambiental a nivel internacional”, dijo Rivera Herrera en una declaración escrita.

Según el portal del Premio Ambiental Goldman (http://www.goldmanprize.org/), Rivera Herrera ayudó a liderar una exitosa campaña para el establecimiento de una reserva natural en el Corredor Ecológico (CEN) que es zona de anidaje para el tinglar que está en peligro de extinción y para la protección del patrimonio natural de la isla contra los proyectos dañinos de desarrollo.

“La labor colectiva a la que se me asocia y merecedora de este premio, se debe en gran medida, a la atención, confianza y paciencia que han tenido conmigo los miembros de la prensa puertorriqueña durante los pasados años, como parte de su labor de informar, educar y fomentar el pensamiento crítico entre todos los residentes de nuestra isla”, dijo el ambientalista.

Por su parte, José Menéndez, presidente del Capítulo del Sierra Club de Puerto Rico reaccionó que “el trabajo de Luis Jorge a favor de la protección del Corredor Ecológico del Noreste ha sido incansable. Durante toda su vida adulto se ha actuado con el buen de Puerto Rico y su medio ambiente antes de cualquier prioridad. En 2002 se dio cuenta que hubo mega-proyectos de lujo propuestos para el Corredor Ecológico del Noreste y trabajó con la comunidad en asegurarse que ningún permiso fuera otorgado sino que eventualmente se declarara el área como reserva natural. Ha seguido luchando hasta el día de hoy para asegurarse que el Corredor reciba lo más alta protección posible para que todos nosotros podemos disfrutar del área. El ha sido un líder entre líderes de la Coalición Pro Corredor Ecológico del Noreste y un ejemplo para todos los puertorriqueños”.

Indicó que entre los seis ganadores, representando los Estados Unidos, está también Destiny Watford que ha sido reconocida por su trabajo en contra de Energy Answers que no solo propone construir un incinerador en Arecibo, pero también en Baltimore Maryland. Ella junto con su comunidad logró que los 22 propuestos clientes del incinerador en Maryland se quitara del proyecto y en Marzo el Departamento Ambiental de Maryland canceló los permisos del proyecto.

“No estamos solos en los riesgos que enfrentemos del propuesto incinerador de Energy Answers en Puerto Rico están haciendo lo mismo en una comunidad de bajos recursos en Maryland. Pero qué bueno que tampoco estamos solos en nuestra lucha hacia un futuro mejor, un futuro basura cero. Ver que un joven como Destiny Watford organizar su comunidad en contra de este proyecto en Maryland nos da mucha esperanza que tanto su comunidad como nuestra se puede atender la situación de basura de una manera que no impacta ni nuestro ambiente ni nuestra salud”, dijo Javier Biaggi, líder de Sierra Club en Arecibo.

El portal del premio también indica que el mismo premia y da reconocimiento anualmente a seis personas de diferentes partes del mundo que han emprendido luchas para ganar victorias ambientales e inspira a las personas a tomar acciones extraordinarias para proteger los recursos naturales del mundo. El Premio Ambiental Goldman fue creado en 1989 por Richard N. Goldman y su esposa Rhoda H. Goldman, ambos filántropos y líderes cívicos.

Además, el portal explica que los ganadores del premio son seleccionados por un jurado internacional a partir de nominaciones confidenciales que hace una red mundial de individuos y organizaciones ambientales. Los ganadores del premio hacen una gira de 10 días en San Francisco y Washington, D.C., donde participan de una ceremonia de entrega de premios, conferencias y sesiones informativas de prensa, así como reuniones con líderes políticos y ambientales.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.