Puerto Rico: crisis y soberanismo en el país del ‘mantengo’

La quiebra del estado libre asociado reabre los viejos agravios y reabre el debate del nacionalismo en la isla

El barrio de La Perla y el Fuerte de San Felipe del Morro, en San Juan. MAURILIO DE MIGUEL

El barrio de La Perla y el Fuerte de San Felipe del Morro, en San Juan. MAURILIO DE MIGUEL

La batalla simbólica está más que decidida. Las librerías de Puerto Rico están llenas de títulos sobre colonialismo, descolonización, guerra sucia del Estado, traiciones, independencia… -¿Cuántos libros les llegan que tengan un enfoque anexionista?-Ninguno. Bueno, casi ninguno- contesta Luis Javier González, el librero de la Norberto González. En el Congreso del Idioma Español que se celebró el mes pasado en San Juan estaba lleno de flecos que remiten a la situación política del Estado Libre Asociado: a su crisis financiera, a su confusa formulación política y al deseo de independencia de una parte de la sociedad puertorriqueña. ¿Una parte que crece? El discurso del Rey Felipe en la apertura del Congreso fue interrumpido por un hombre que exigió a gritos la liberación de Óscar López Rivera, un antiguo guerrillero independentista que lleva en la cárcel desde 1982 sin que pesen sobre él delitos de sangre. Nadie movió un dedo contra el activista, que recibió una ovación de público. Al poco, los periodistas españoles supimos que eso de interrumpir los actos oficiales con un recuerdo a López Blanco es una tradición en la isla, una obra colectiva en la que los voceros se van dando relevos. “La relación con Estados Unidos es la obsesión, el tema único con el que tenemos que tenemos que convivir los puertorriqueños desde hace un siglo”, cuenta el escritor puertorriqueño Luis Rafael Sánchez.Es difícil sintetizar la lista de agravios contra Estados Unidos, pero está claro que la historia comienza con la Jones Act, una ley de 1920 que prohíbe que ningún barco que tenga una bandera diferente a la estadounidense introduzca bienes en la isla. Muchos puertorriqueños creen que la norma, lo que ellos llaman la Ley del Cabotaje, explica casi todos los males de la isla: desde los altos precios de casi cualquier producto (menos la gasolina), hasta la obesidad infantil. Las frutas y las verduras son escasas y caras en los supermercados de San Juan.Hay más: las industrias farmacéuticas y armamentísticas, muy contaminantes, están instaladas en Puerto Rico, pero su riqueza no se queda en la isla. Las bases militares ocupan cantidades enormes de suelo productivo. Persiste el recuerdo de la guerra sucia contra el movimiento nacionalista durante la Guerra Fría y el sacrificio humano de la Guerra de Vietnam, donde gran parte de la tropa era puertorriqueña. Y está el problema de la fuga de cerebros: Estados Unidos ha encontrado, durante décadas una gran masa de mano de obra barata en la isla. Hoy, son los puertorriqueños educados, los profesionales cualificados, los que se van al norte. La ausencia de médicos especializados, por ejemplo, es un problema grave.Y ahora, además, la quiebra. Muy en resumen: el Estado de Puerto Rico ha reconocido una deuda pública de 73.000 millones de dólares y ya no tiene capacidad de emitir deuda pública. Como ocurre en Europa con Grecia, la Unión se ha prestado a pagar a cambio de imponer unas condiciones que aún no están claras. Los nacionalistas creen que, en este contexto, ha llegado su hora.El estado del bienestarO no. Todos los argumentos del movimiento nacionalista se topan con la realidad, muy cómoda, de millones de puertorriqueños que disfrutan de un estado del bienestar inimaginable incluso en Europa: ayudas a la alimentación, sanidad pública, enormes programas de vivienda pública (una de cada cuatro casas son cosa del Estado, que también pone la electricidad, el aire acondicionado y el wifi), ayudas al desempleo… Lo que los puertorriqueños llaman el mantengo. Y eso lo han pagado, en gran medida, los vecinos del norte. La renta per cápita de los puertorriqueños (28.529 dolares) es seis veces más alta que la de los dominicanos, por ejemplo, aunque también es un poco más baja que la del estado más pobre de la unión, Mississippi (28,944 dólares).Y eso, además del pasaporte: si millones de personas de todo el mundo sueñan con una Green Card, ¿a quién le extraña que muchos puertorriqueños quieran conservar su pasaporte de los Estados Unidos? Aunque después compartan los valores del nacionalismo.En Puerto Rico, dos partidos se turnan en el poder: el Partido Nuevo Progresista, conservador, partidario de una integración plena en los Estados Unidos, y el Partido Popular Democrático, el equivalente de los Demócratas de Estados Unidos, en el que caben tanto los partidarios de mantener el statu quo como sectores que no renuncian a la independencia. Los partidos secesionistas son, hasta ahora, insignificantes.En noviembre, coincidiendo con las elecciones estadounidenses, los puertorriqueños elegirán nuevo gobernador. El popular Alberto Padilla, ahora en el cargo, ha renunciado a la reelección. El candidato del partido será David Bernier, antiguo presidente del Comité Olímpico Puertorriqueño, que, por cierto es un viejo símbolo del soberanismo. Se le supone más partidario de la autonomía respecto a EEUU. Entre los conservadores, la expectativa era tomar el viento a favor de la candidatura de Marco Rubio en los States para avanzar en el proyecto de la integración plena. Donald Trump ya se los llevó por delante. Gane quien gane, el horizonte aparece un nuevo referéndum que pregunte a los puertorriqueños qué futuro quieren en relación con sus vecinos. En 2012 ya hubo una consulta mal redactada y llena de ambigüedades que no sirvió para nada.

LUIS ALEMANYSan Juan de Puerto Rico

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.