Leve aumento de mujeres en las uniones obreras bajo la Ley número 130

notimas-lateralSAN JUAN – El Censo de los Trabajadores Sindicados, que realiza cada año la Junta de Relaciones del Trabajo de Puerto Rico (JRT), reflejó el martes un leve aumento de mujeres trabajadoras afiliadas a una organización obrera bajo la Ley número 130, a juicio del presidente de la Junta, el licenciado Jeffry Pérez Cabán, esto plantea un nuevo reto para los patronos y dirigentes sindicales que las representan: “la adhesión de nuevas cláusulas para la protección de la creciente población femenina dentro de los talleres unionados”.

La Ley número 130, del 8 de mayo de 1945, conocida como la Ley de Relaciones del Trabajo de Puerto Rico, crea y faculta a la JRT para investigar, deliberar, conciliar y adjudicar en los conflictos obrero patronales.

Según datos recopilados en este Censo, en la Isla hay más de 17 mil trabajadores sindicados (bajo la ley número 130), un 25 por ciento son mujeres. Los datos pertenecen al año 2015. En comparación con el 2013, hubo un aumento de 8 por ciento de mujeres en las filas de unionados. La encuesta de este año contó con números de 28 patronos y 36 uniones.

Según expresó en un comunicado el licenciado Pérez Cabán, “en la Junta somos firmes propulsores de la igualdad, tenemos la encomienda de velar porque los Convenios entre los trabajadores y patronos se cumplan. Hacemos un llamado a los patronos y a las organizaciones obreras a que sean fieles celadores del bienestar del trabajador, en especial de la mujer trabajadora. Es importante que los intereses de ellas sean acogidos en dichos contratos para que su dignidad y derechos siempre sean garantizados. Las mujeres trabajadoras son parte integral del desarrollo económico y de la capacidad de Puerto Rico de expandir las oportunidades de progreso.”

En días recientes el Presidente de la Junta, en unión con la Comisión de Derechos Civiles, brindó una charla sobre cuáles han sido las luchas que las mujeres, en especial las mujeres puertorriqueñas, han tenido que dar y el resultado de cada una de estas para lograr un espacio dentro del ámbito laboral en la Isla.

Durante dicha charla, Pérez Cabán, divulgó el resultado de un análisis de doce convenios colectivos vigentes para demostrar que, en este campo, no se ha hecho mucho en favor de las mujeres obreras, por lo que instó a las mujeres a participar activamente del liderazgo sindical, en los procesos de negociación y de la discusión de política pública.

Además, durante la charla Pérez Cabán repasó las leyes que han sido aprobadas en favor de las trabajadoras, como la ley de protección a madres obreras, la ley de lactancia y extracción de leche materna, ley de igual paga por igual trabajo y el sufragio de las mujeres.

Algunas corporaciones públicas, y sus respectivos sindicatos, que ven casos en la Junta son la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), la Autoridad de Compensaciones por Accidentes de Automóviles (ACAA), la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), la Autoridad de Edificios Públicos (AEP), la Autoridad Metropolitana de Autobuses (AMA), la Autoridad de los Puertos (AP), el Banco Gubernamental de Fomento (BGF), la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), la Corporación del Fondo del Seguro del Estado (CFSE), la Compañía de Fomento Industrial (PRIDCO) y la Compañía de Turismo. Además, todas las empresas privadas que tengan un convenio colectivo vigente y algunas uniones en las cuales sus propios empleados están sindicados.

Según el documento distribuido a los patronos y a las uniones, el propósito de este Censo es conocer de forma certera y precisa cuántos trabajadores sindicados existen en el País bajo la Ley antes mencionada, su proporción de género entre los trabajadores sindicados, así como la tendencia en empresas privadas y corporaciones públicas. Así mismo, “con estos datos buscamos conocer cuántos trabajadores están organizados en gremios, para que así nuestra Agencia sea más accesible a éstos y a sus Patronos”, dijo Pérez Cabán.

“Aunque reconocemos que necesitamos la información de las uniones bajo otros estatutos, estos resultados nos ayudan a conocer cuáles, si alguno, han sido los cambios en la demografía de nuestro trabajador sindicado puertorriqueño. Esto plantearía un reto a los patronos y gremios sindicales en los procesos de negociación colectiva, para que su enfoque sea en las condiciones de trabajo adecuadas que cubran las necesidades, deberes y derechos de la población laboral, en este caso, el de la mujer trabajadora puertorriqueña”, añadió Pérez Cabán.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.