FBI desmantela organización dedicada a robos de ATH

FBI_bg-408x264-300x16811

SAN JUAN  – Agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés) diligenciaron 21 órdenes arresto contra miembros de una violenta organización supuestamente dedicada a robar cajeros automáticos, conocidos como ATH y que está vinculada con al menos siete robos, incluyendo uno en el que fue asesinado un guardia de seguridad.

“En el día de estamos anunciando una desarticulación de una ganga violentísima que ha llevado a cabo por varios años asaltos a personas, a ATH, a bancos y otras entidades… La acusación incluye siete robos que cometieron los miembros de esta ganga, incluyendo a cuatro bancos, dos cooperativas de ahorro y crédito y una gasolinera”, dijo la fiscal federal en la isla, Rosa Emilia Rodríguez en una conferencia de prensa.

Más temprano, el portavoz del FBI, Carlos Osorio indicó que la mayoría de los imputados son del área de Toa Baja, aunque no estaban limitados a esa área. Informes de prensa señalan que ocho de los 21 acusados están presos por otros delitos y que siete de ellos están encarcelados en cárceles federales.

Mientras, el director del FBI en la isla, Douglas A. Leff dijo que “el nivel de violencia encontrado en este caso ha sido uno de las más graves no solo en Puerto Rico, sino en todos los Estados Unidos. Por eso el FBI trajo equipos de agentes de la sede del FBI y de las oficinas del FBI de Richmond y Washington DC para llevar a cabo estos arrestos”.

El fiscal Max Pérez, a cargo del procesamiento, explicó que la supuesta ganga estudiaba la estructura de los establecimientos para robar los cajeros automáticos. Éstos escalaban la propiedad por el techo o rompían y cambiaban el candado. Entonces, regresaban posteriormente y por la parte posterior, cortaban las máquinas con acetileno.

De otra parte, Rodríguez explicó que el seis de abril pasado emitió una acusación de 17 cargos contra los miembros de esta pandilla por violaciones a la ley de crimen organizado, conocida como RICO Act, conspiración para cometer robo a bancos, interferencia con el comercio interestatal por medio del robo, “carjacking”, conspiración para poseer con intención de distribuir heroína, cocaína y marihuana y por violaciones a la Ley de Armas de Puerto Rico.

Las autoridades federales también realizaron siete órdenes de allanamiento en las que ocuparon, armas, drogas y cantidades de dinero.

Rodríguez detalló que según la acusación revela que el 25 de noviembre de 2010, siete de los acusados cometieron un robo en la Cooperativa Coopaca en Levittown en Toa Baja, donde a punta de pistola, asaltaron y secuestraron a un guardia de seguridad y se robaron cerca de 45 mil dólares de un cajero automático. También secuestraron y le robaron a otras personas.

Otro de los robos, según la fiscal federal, ocurrió el 29 de diciembre de 2014 en el Colmadito Encantado en Plaza Encantada en Trujillo Alto. Allí, 11 de los imputados secuestraron y asaltaron al guardia de seguridad y se robaron cerca de 54 mil dólares de la ATH de Scotiabank. De otra parte, el cinco de enero del año pasado, 11 acusados fueron al Doral Bank de Vega Baja, donde robaron el sistema de cámaras de seguridad, computadoras y cerca de 229 mil dólares de los cajeros automáticos.

Según la funcionaria, el 28 de enero del año pasado se reportó otro robo en el Oriental Bank en Cagüitas Mall en Caguas. Allí nueve individuos secuestraron al guardia de seguridad, escalaron el banco e intentaron llevarse el dinero de la ATH. El 11 de febrero de ese mismo año, siete de los acusados intentaron robar en el Doral Bank de Plaza Dorada en Dorado. Los sujetos secuestraron a dos guardias de seguridad y uno de ellos fue asesinado por uno de los imputados.

Entre los robos incluidos en el pliego acusatorio, también está uno ocurrido en Plaza Morovis, donde robaron 30,330 dólares de una ATH de la Cooperativa Moroveña y le robaron el carro al guardia de seguridad. Otro de los atracos ocurrió el 18 de agosto del año pasado en una gasolinera Gulf en Ciales y robaron 61 mil dólares de la ATH del Banco Popular. También robaron 879 dólares de la caja registradora, así como 50 cartones de cigarrillos y amenazaron al empleado con un marrón y lo encerraron en el baño del establecimiento. En este caso, los sujetos incendiaron varios vehículos en la calle para impedir el paso de la Policía al lugar.

La fiscal federal dijo que los acusados, que se presumen no culpables, enfrentan una alegación de confiscación por las violaciones de la Ley RICO de 190,900 dólares y de 344,240 por conspiración para robo a bancos.

El personal de la División de Robos a Banco de la Policía estatal colaboró con la pesquisa. El procesamiento del caso está a cargo del fiscal Max Pérez y la fiscal especial del Departamento de Justicia, Normarie Figueroa. De ser hallados culpables, los imputados enfrentan entre 10 años de prisión y cadena perpetua. Los siete acusados relacionados al caso en el que un guardia fue asesinado, cualifican para la pena de muerte.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.