Farmacias de la comunidad exigen regulación intermediarios de medicamentos

imagesSAN JUAN  – La presidenta de la Asociación Farmacias de Comunidad de Puerto Rico (AFCPR), Idalia Bonilla le solicitó el martes a la Legislatura que den paso a la legislación pendiente que busca regular a los Administradores de Beneficios de Farmacia (PBMs).

“Las acciones de los PBMs son insostenibles porque al no estar regulados, establecen protocolos que están retrasando o negando el despacho de medicamentos, dilatando servicios y limitando el acceso de los medicamentos a los pacientes,” indicó Bonilla en un comunicado al alegar que éstos operan sin reglamentación como intermediarios manejando los beneficios y procesando las cubiertas de medicamentos para las aseguradoras.

También alegó que los PBMs les pagan medicamentos por debajo del costo de su compra a las droguerías, lo que conlleva pérdidas y procesos de apelación onerosos que afectan su operación diaria. Además, los PBMs están creando redes cerradas que limitan el acceso de los pacientes a sus farmacias.

“Aún cuando las farmacias de la comunidad tienen los medicamentos disponibles, los PBMs están enviando las recetas a otros lugares provocando que los pacientes tengan que esperar días y semanas para comenzar sus terapias. Esta situación empeora cuando el paciente se ve obligado a esperar a que le lleguen sus medicamentos por correo”, denunció la farmacéutica y dueña de farmacia de comunidad.

Por su parte, Marylis Gavillán, directora ejecutiva de la AFCPR alegó un trato discriminatorio en los procesos de contratación individual entre las farmacias y los PBMs que son unilaterales e injustos para las farmacias y que afectan a las farmacias de la comunidad. “El beneficio económico de los PBMs no puede ser a costo de la salud del paciente y de la economía local que representan las 750 farmacias de la comunidad las cuales nos vemos afectadas con sus prácticas”, explicó.

Finalmente, rechazó la alegación de que los PBMs negocian tarifas que mantienen los costos de los medicamentos más bajos al denunciar que los PBMs retienen para sí los descuentos, “rebates y beneficios concedidos por los manufactureros de medicamentos, encareciendo el costo de medicamentos”.

“Las farmacias de la comunidad no podemos ser los que paguemos los ahorros que ellos alegan procurarle a sus representados. Es hora ya de tomar acción y resolver esta situación de una vez y por todas. La Legislatura tiene la obligación de actuar ya para hacerle justicia a los pacientes y a las farmacias de la comunidad,” dijo Gavillán.

Según indicaron, en Puerto Rico hay tres PBMs que controlan un 75 por ciento del mercado: MC21, Abarca Health y PharmPix. De todos los componentes del sistema de salud, los PBMs en el país son los únicos que no están reglamentados. En Estados Unidos, al menos 32 estados han establecido legislación para regular y uniformar las auditorías a las farmacias por parte de los PBMs. Algunos de éstos son Alabama, Arkansas, Connecticut, Iowa, Kansas, Maryland, Mississippi, South Dakota y Vermont. En Puerto Rico, hay unas 750 farmacias independientes que le brindan servicios a miles de pacientes en toda la isla.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.