Contralora

contralorInforme de la contralora detalla irregularidades en contratos en el RUM

SAN JUAN – La Contralora Yesmín Valdivieso publicó el lunes un Informe sobre el área de compras y desembolsos del Recinto Universitario de Mayagüez.

En el mismo, según Valdivieso, “no se formalizó un contrato escrito con los proveedores para el mantenimiento de la piscina del natatorio ni de los elevadores. Por estos servicios se desembolsaron 1.2 millones de dólares sin verificar la legalidad y propiedad de los pagos. Además, al no haber contrato escrito, tampoco se anotaron en el Registro de Contratos del RUM ni se enviaron al Registro de Contratos de la Oficina del Contralor”.

“La auditoría señala que todos los desembolsos, unos 7,037, para el pago de bienes y servicios que se realizaron del 7 de julio de 2010 al 30 de junio de 2013 por la cantidad de 5.8 millones de dólares, se emitieron sin órdenes de compra. Esta situación es indicativa de que no se ejercía una pre intervención adecuada y propicia un ambiente para la comisión de irregularidades con efectos adversos para el RUM”, dijo Valdivieso en declaraciones escritas.

De acuerdo con la contralora, el Informe de 4 hallazgos notifica que contrario al Reglamento de Compras, el RUM no realizó subasta de servicio para el arrendamiento de las fotocopiadoras para lo cual efectuaron pagos por 1.9 millones de dólares del 2013 al 2015. Además, nuestros auditores identificaron deficiencias en el diseño y construcción de un mosaico para la celebración del centenario del RUM para lo cual se pagó 155 mil dólares.

La opinión de la Contralora es parcialmente adversa. El informe cubre el periodo del 1 de julio de 2010 al 30 de agosto de 2015.

Siguen los problemas administrativos en Toa Baja, según informe de la contralora 

SAN JUAN  – Déficits presupuestarios millonarios, sobregiros, sobre estimados de partidas y no remesar los descuentos de beneficios de la nómina de empleados municipales, son parte de una lista de 18 hallazgos incluidos en el informe de auditoría M-16-22 sobre el municipio de Toa Baja que la contralora Yesmín Valdivieso divulgó el lunes.

“El municipio de Toa Baja incurrió en déficits de 10.5, 14.8 y 14.4 millones de dólares correspondientes a los años fiscales de 2012 al 2015, sobregiros por 47,796 dólares en dos fondos y sobreestimó los ingresos de varias partidas por 4.7, 11.2, 2.7 y 1.8 millones de dólares del 2012 al 2015 respectivamente”, dijo Valdivieso en una comunicación escrita.

Indicó que situaciones similares se señalaron en un informe de auditoría del 2013 (M-13-20).

Según la funcionaria, el informe indica que se realizaron préstamos al Banco Gubernamental de Fomento (BGF) para el pago y refinanciamiento de deudas y gastos operacionales por 31.8 millones de dólares.

“Las deudas se acumularon porque el municipio hacía los descuentos de nómina pero no remesaba los mismos al Sistema de Retiro o al Departamento de Hacienda entre otros, contrario a la Ley 1-2011 del Código de Rentas Internas. Además, no se realizaron gestiones de cobro en cuentas atrasadas por 4 millones de dólares en patentes municipales y arrendamiento de nichos del Mausoleo desde el 2001 al 2014”, indicó la contralora.

Por otro lado, indicó que se ordenó la construcción de seis proyectos por 2.8 millones de dólares sin obtener los permisos por parte de la Oficina de Gerencia de Permisos (OGP) en tres de ellos. El municipio invirtió 1.2 millones de dólares en obras y adquisiciones que no han tenido utilidad como la rehabilitación de la Escuela de Bellas Artes por 681,113 dólares, abandonada y en deterioro, el sistema fotovoltaico para dicha escuela por 180,320 dólares cuyos cables habían sido hurtados y la adquisición de 35 cámaras de vigilancia por 340,000 dólares que no eran monitoreadas. Esta inversión de fondos públicos contrasta con la crítica situación económica del Municipio.

El informe de 18 hallazgos y dos comentarios especiales revela también deficiencias con el pago de horas extras, acumulación de tiempos compensatorios, hurtos de propiedad notificados con tardanzas a la Oficina del Contralor, faltas de control interno con la propiedad municipal, deficiencias con las conciliaciones bancarias y los cheques en blanco, entre otros.

“En los comentarios se indica que se transó por 60,000 dólares, una demanda por discrimen político presentada por dos exempleados en el 2006 y quedaban pendiente de resolución 31 demandas civiles por 34.3 millones de dólares contra el municipio”, sostuvo Valdivieso.

La opinión de la Contralora es parcialmente adversa y el informe cubre el período del 1 de enero de 2011 al 31 de diciembre de 2014. El informe de auditoría está disponible en www.ocpr.gov.pr o e este enlace: 04-18-16_M-16-22_TOA_BAJA.pdf .

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.