Conteos a boca de urna dan como ganadora a Keiko Fujimor

Tendría el 39 % de los votos, pero no evitaría que se produzca una segunda vuelta.

Foto: Reuters Los candidatos de esta votación: Keiko Fujimori, Pedro Pablo Kuczynski y Verónika Mendoz

Foto: Reuters
Los candidatos de esta votación: Keiko Fujimori, Pedro Pablo Kuczynski y Verónika Mendoz

La conservadora Keiko Fujimori se habría impuesto el domingo en la primera ronda de la elección presidencial de Perú, pero no evitaría una segunda vuelta con un candidato de centroderecha o una aspirante de izquierda que ha sacudido los mercados, según conteos a boca de urna de tres encuestadoras.

Fujimori, una ex legisladora de 40 años educada en Estados Unidos, habría obtenido entre un 37,8 por ciento y un 39,9 por ciento de los votos, según los sondeos de la firma Ipsos, CPI y GFK difundidos por la televisión al término de los sufragios.

Sin embargo, se habría quedado corta de la mayoría absoluta necesaria para consagrarse en primera ronda, por lo que la presidencia se definiría el 5 de junio.

No quedaba claro quién sería su rival si se confirman estos resultados. El ex ministro de Economía Pedro Pablo Kuczynski, de 77 años y preferido por los mercados financieros, habría logrado entre un 19,7 y un 20,9 por ciento de los votos, un virtual empate técnico con Verónika Mendoza, la candidata de izquierda.

Mendoza, de 35 años y que plantea redactar una nueva Constitución para debilitar a la elite empresarial, habría obtenido entre un 18,8 y un 20,3 por ciento de los votos.

Los primeros resultados oficiales serán difundidos a partir de las 9:00 pm, hora local, según informó la oficial Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

La diferencia entre Kuczynski y Mendoza es mínima y el resultado podría variar mientras avanza el conteo oficial en un proceso opacado por un ataque el sábado del grupo rebelde Sendero Luminoso, que aún opera en una zona remota andina del país minero, contra militares que dejó cuatro muertos.

Los últimos votos contabilizados provienen generalmente de las zonas rurales y alejadas del país, donde el apoyo a Kuczynski es limitado, según analistas de firmas encuestadoras.

Aumenta el miedo al terrorismo

Fujimori llegó como favorita con amplio apoyo frente a rivales, pero el recelo que despierta en muchos peruanos por el autoritarismo y los delitos de su encarcelado padre y ex presidente Alberto Fujimori lo condujo a una segunda vuelta.

Fujimori encaró en la recta final de la campaña protestas contra su candidatura porque muchos no perdonan los abusos a los derechos humanos y los escándalos de corrupción de su padre.

A pesar de todo, su liderazgo en la carrera presidencial se explica porque bastantes peruanos valoran que su padre haya sentado las bases para el auge económico de la última década y diezmado a los rebeldes izquierdistas de Sendero Luminoso, según ellos.

“Queremos un gobierno fuerte, con los pantalones puestos y no como Humala que decepcionó”, dijo Alejandro Plácido, un electricista de 32 años que dijo que votó por Fujimori.

El saliente Ollanta Humala, un militar retirado, ha sufrido un desplome en su popularidad a niveles históricos por no haber honrado promesas hechas a los más pobres, por los vertiginosos cambios en su gabinete, la desaceleración económica y por las denuncias de lavado de activos sobre su esposa.

“Estamos viendo que la insania terrorista trata en estas fechas de buscar notoriedad y hacer creer que pueden recurrir al miedo para que el Perú no continúe en su marcha democrática”, dijo el presidente Humala tras emitir su voto en Lima.

“No es un día de fiesta electoral, es un día en que la familia peruana esta enlutada por la violencia”, agregó.
Todos los candidatos presidenciales también condenaron el ataque del grupo rebelde, que tuvo su apogeo hace tres décadas.

“Estos hechos no deben ocurrir en ninguna parte del mundo, menos en nuestro país, y cuando esto ocurre los peruanos cerramos filas”, dijo Fujimori sobre el ataque de Sendero.

Durante la campaña electoral, Fujimori ha prometido mano fuerte para luchar contra la delincuencia que se ha convertido en uno de los problemas claves del país andino.

Además, ha dicho que mantendrá el rumbo económico y acelerará la inversión pública para reanimar la actividad de Perú, que se enfrió por la caída de los precios de los metales. Kuczynski, un ex funcionario del Banco Mundial, asegura que es su destreza en las finanzas lo que atraerá inversión privada en grandes proyectos para explotar recursos naturales que acelerarían la economía.

Mientras tanto, Mendoza ha sacado provecho del descontento de muchos peruanos pobres y quiere redactar una nueva Constitución para darle al Estado un rol más dominante en la economía. Su avance en las preferencias generó volatilidad en los mercados financieros.

REUTERS

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.