Comunidad escolar se tira a la calle contra reestructuración escuela de Aguada

EducacionAGUADA  – La comunidad escolar de la Escuela Anselmo Villarrubia, del barrio Malpaso de Aguada, se lanzó a la calle para protestar por la determinación del Departamento de Educación (DE) de llevar a cabo un proceso de reestructuración que supuestamente conlleva la eliminación del sexto grado, disminución de matrícula y reducción de maestros.

“Esta es una excelente escuela, con un alto grado de aprovechamiento académico, con una matrícula sólida, y una infraestructura de primer orden, por lo que el propio Departamento de Educación había determinado que no debía reestructurarse. A raíz de eso, la comunidad escolar ha estado ejecutando planes a corto, mediano y largo plazo, con la confianza de que no nos encontraríamos con problemas de último momento, como este intento de arrebatarnos el 6to grado, para entregarlo a la Escuela Profesora Juana Rosario”, explicó la portavoz, Nadia González en un parte de prensa.

La protesta del lunes se lleva a cabo de 6:00 a 8:00 de la mañana y continuará el martes a la misma hora, frente a los portones de la mencionada escuela. Se espera, además, que se intensifique la protesta en el horario de almuerzo, tanto lunes como martes, aunque no se descartan manifestaciones posteriores, dependiendo del resultado de sus esfuerzos.

Precisó que la escuela, que cuenta con una matrícula proyectada para el año entrante de 326 estudiantes entre los grados de Pre Kinder a sexto, fue recientemente remodelada bajo el programa de Escuelas del Siglo 21, lo que resultó en la construcción de más salones de clases, una reconstrucción del área de entrada, entre otras mejoras. Por tal razón, no figuraba en la lista de escuelas a ser reestructuradas, que publicó el DE el año pasado.

Además, alegó que muchos padres de niños que cursan el quinto grado, ya compraron o separaron sus uniformes del año entrante y ahora tendrían un problema con el cambio a otro plantel que utiliza un uniforme diferente.

“Pero esto va mucho más allá de los uniformes que, dicho sea de paso, el propio Departamento de Educación exige que se le notifique a las comunidades con un año de anticipación, si habrá algún cambio de uniforme. Esta llamada reestructuración reducirá nuestra matrícula, y muchos de los estudiantes se verán afectados con el traslado de maestros, algunos de ellos, que atienden niños de educación especial”, añadió.

González sostuvo que la comunidad escolar ha estado sumamente atenta y activa en este asunto, por lo que ya habían redactado cartas en las que explicaban las razones para rechazar la reestructuración, aunque el DE no ha querido tomarlas en consideración.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.