Se abre polémica por condena a atacantes israelíes

Dos jóvenes fueron condenados por quemar vivo a un palestino en 2014. Aumenta la tensión en la zona.

Foto: EFE Enfrentamientos en la ciudad cisjordana de Qabatiya, donde vivían los atacantes que el miér

Foto: EFE
Enfrentamientos en la ciudad cisjordana de Qabatiya, donde vivían los atacantes que el miércoles

Por: AFP – Un tribunal de Israel condenó este jueves a dos jóvenes israelíes a cadena perpetua y a 21 años de prisión, respectivamente, por haber quemado vivo a un adolescente palestino, crimen que contribuyó a desencadenar la guerra de Gaza en el 2014.

El veredicto en este caso era esperado con atención entre los palestinos, en un momento en que crece la tensión y se han registrado incidentes violentos en los últimos días. Este jueves, dos adolescentes árabes israelíes apuñalaron a un agente de seguridad cerca de la estación de autobuses de Ramleh (oeste de Israel) antes de ser detenidos. El agente resultó herido levemente. Un día antes, tres palestinos mataron a una guardia fronteriza israelí en Jerusalén.

Los dos israelíes condenados eran menores en el momento del ataque, en el que, junto a un tercer hombre, secuestraron a Mohamed Abu Jdeir, de 16 años, en una calle de Jerusalén este y luego lo asesinaron.

El colono israelí Yosef Haim Ben David, de 31 años, es considerado como el autor intelectual del ataque contra Abu Jdeir, pero sus abogados aseguran que padece trastornos mentales y que no era responsable de sus actos en el momento de los hechos.

El tribunal sentenció que este tercer hombre cometió el crimen, pero aún debe determinar si era o no mentalmente responsable. Los otros dos acusados tenían 16 años en el momento de los hechos en 2014, pero ahora son adultos.

Sus identidades no han sido divulgadas al haber sido entonces menores, pero el tribunal mencionó que pertenecían a familias de judíos ultraortodoxos. La cadena perpetua es la pena máxima que puede pronunciar un tribunal israelí.

Suha, la madre de Abu Jdeir, gritó cuando el tribunal emitió la sentencia. Tanto ella como su marido, Husein, criticó la decisión de condenar a unos de los responsables a 21 años de prisión. “Estamos hablando de la vida de Mohamed. Él no merecía esto. Ya no dormimos en la noche. ¿Cómo podemos volver a conciliar el sueño después de algo así?”, se lamentó la madre.

Creciente tensión

Abu Jdeir fue golpeado y trasladado en un vehículo hacia un bosque cercano a Jerusalén, donde fue rociado con combustible. La autopsia demostró que Mohamed Abu Jdeir estaba aún vivo cuando fue quemado.

Ben David había dicho a los investigadores que quiso vengar el asesinato tres semanas antes de tres adolescentes israelíes secuestrados en Cisjordania.

El asesinato de Abu Jdeir fue parte de una espiral de violencia previo a la guerra de Gaza en 2014, un conflicto que duró 50 días.

El veredicto fue emitido en un momento de creciente tensión. Este jueves, las fuerzas israelíes bloquearon la pequeña ciudad de Qabatiya, en Cisjordania, donde residían las tres adolescentes que mataron a la guardia fronteriza e hirieron a otro el miércoles. “Qabatiya está acordonada. El ejército y el Shin Beth (las fuerzas de seguridad) están procediendo a numerosos arrestos”, anunció el miércoles el primer ministro Benjamín Netanyahu, en Jerusalén.

El ejército israelí realizó un operativo en el que estallaron enfrentamientos con los habitantes de esta localidad de más de 15.000 personas. Una decena de personas, familiares y conocidos de los tres atacantes, fueron detenidos, según la policía palestina.

Un adolescente de 15 años fue evacuado, herido gravemente, hacia un hospital después de haber sido golpeado por un Jeep israelí, indicaron fuentes médicas palestinas.

Al menos cuatro palestinos resultaron heridos por bala en enfrentamientos, añadieron.

En la primera intifada esta localidad fue particularmente activa en los levantamientos. En la ola de violencia que comenzó en octubre de 2014, que ha dejado 164 palestinos y 26 israelíes muertos, además de un eritreo y un estadounidense, varios residentes de Qabatiya han muerto. La mayoría de palestinos muertos son autores o presuntos autores de ataques. A diferencia de la mayoría de ataques, la del miércoles implicó a tres hombres armados con pistolas ametralladores y aparatos explosivos. Este atentado “representa una importante señal de alerta. Ya no estamos en el acto espontáneo”, advirtió el diario Maariv.

Por su parte, Netanyahu revocó los permisos de trabajo de varios palestinos en Israel y agregó varios nombres a la lista de casas que serán demolidas, un castigo que se aplica a los familiares de personas que son acusadas de terrorismo.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.